Para mayor gloria.

For-Greater-Glory-Cristiada_cartel_peliHace unos años, tuve la fortuna de entrevistar al crítico de cine, Alberto Fijo en un programa de “esRadio” en su emisora de Murcia, con motivo del estreno en España de la película de Roland Joffé, “Encontrarás Dragones” y desde entonces, suelo seguir con cierta frecuencia la revista que tan magníficamente dirige-Fila Siete-, pero no te preocupes amigo lector, no te voy a hablar sobre Alberto Fijo, ni de Radio, ni tan siquiera de  Roland Joffé, te quiero comentar una película.

Película que como dice Alberto en la crítica correspondiente, que es de aquellas, que “como Encontrarás dragones y De dioses y hombres, demanda un público inteligente, sin prejuicios, dispuesto a que le cuenten algo distinto.” Y creo que “For Greater Glory” lo consigue.

Se estrenó el pasado viernes día 5, y yo tuve la fortuna de ir a verla con mi esposa al día siguiente, y no puedo decir que pese a su duración-dos horas y media-, sea un obstáculo, al contrario, la cinta te engancha desde el primer instante hasta el último. He de reconocer que había escuchado y leído algo sobre la película, pero no le hice nada de caso. Sin embargo el verla anunciada por la calle y ver el reparto de actores que la interpretan, me animó a verla.

Una vez visionada  y habiendo dejado pasar unos días para digerirla, he de confesarte que me sorprendió gratamente, hasta el punto de atreverme a decirte ¡que vale la pena! Ni que decir tiene, que el reparto es muy bueno, que para mi gusto, tanto los actores principales como los secundarios están “soberbios”, y es que en esta película se cuenta una serie de hechos acaecidos en México entre 1926 y 1929, que no me extraña que incluso en el mismo México, se haya levantado como especie de un muro alrededor del tema. Se puede decir, sin miedo a equivocarnos que es un tema “tabú”.

Lo que es innegable, es que los siglos XIX y XX, han sido siglos convulsos en lo que refiere a la limitación y supresión de libertades. Y donde los cristianos y los católicos en particular han sido los blancos de muchos grupos que han pretendido la eliminación de los primero. Incluso actualmente a comienzo del siglo XXI, en muchos lugares del mundo ocurre cosan parecidas y apenas son denunciados por los medios de “comunicación tradicionales”, ¡menos mal que existe internet!

Es evidente que cuando la libertad religiosa es pisoteada, hasta el hombre más integro se pone del lado de los “más débiles” como ocurrió en el caso que nos ocupa. En la citada película este personaje es interpretado por  Andy Garcia.

El mismo actor llega a decir en una entrevista concedida a The Associated Press lo siguiente;

«Unas 90 mil personas murieron en tres años (1926-1929), hubo tortura, curas colgados de postes telegráficos (…) Lo curioso es que yo no sabía nada al respecto y cuando le pregunté a algunos amigos mexicanos ellos tampoco sabían nada o apenas habían escuchado»

Al margen de lo anterior, el hecho de que esto tenga un velo de silencio en México, no quita valor a la cinta y sobre todo a mi gusto, con respecto a los actores que se podrían llamar secundario como Peter O’Toole, con un papel del sacerdote, ¡que lo borda!, y el actor que hace del niño José Sánchez del Rio (Beato José Sanchez), está igual de soberbio, es evidente que la película tiene fuerza, pero los actores le dan un plus.

Pero al margen de todo lo expuesto hasta el momento, me gustaría comentarte amigo lector, las sensaciones que la película me ha llegado a transmitir desde el comienzo al final de la misma. Sobre todo, es como te sitúa ante el problema planteado, la pérdida de la libertad y de tus derechos a poder ejercer tus creencias plena y libremente. ¿Cuál sería tu actitud ante el problema?, ¿Lucharías de una forma pacífica?, ¿Cogerías el camino de las armas?, ¿Tanto odio puede llegar a plantear el simple hecho de vivir tu fe?

Como te podrás imaginar las cuestiones son muchas y variadas. Y ni pretendo bombardearte ni darte la paliza, pero si decirte que es un hecho donde murieron muchas personas por la tiranía de unos pocos que se creen con derecho a decir lo que tienes de hacer, decir, pensar. Esos pocos tiranos que se creen que el respaldo de las urnas es suficiente para decidir el futuro y el devenir de sus conciudadanos.

Porque no te equivoques, en el lado opuesto de los defensores de la libertad, seguro que hubo personas que ni sabían porque luchaban, pues muchas veces ¡esos!, también están en situación de no saber qué hacer.