Al final ¿quién miente? ¿o quién dice la verdad?

La Secretaria de Estado de Educación, a la sazón la señora Dña. Montserrat Gomendio ha dado a conocer hoy un informe de la OCDE sobre España y la Educación.
Dicho documento se estructura básicamente en tres puntos muy importante…, el primero la figura del estudiante, luego las instituciones docentes. Y para finalizar el sistema educativo. Es decir, los tres pilares fundamentales de la educación dentro de un país, sin contar la familia que seria la cuarta pata de la mesa.

Esos pilares, que en España con el transcurso de la democracia, nos hemos empeñado en dañar continuamente. Sobre todo con tanto cambio legislativos donde casi cada cuatro u ocho años según el ciclo político, se ha realizado un cambio de ley educativa.

Antes de nada, me gustaría hacer constar que no se me puede definir como afín a este gobierno ni a los que actualmente se encuentran en la oposición, pues desde estas líneas-al menos por mi parte-, no he dejado de echarle en cara tanto a unos como a otros esa forma tan particular de hacer política con el tema educativo.

De todos modos, el informe al que me estoy refiriendo, hace-a mi modo de ver- una radiografía bastante ajustada a la realidad del sistema educativo español. Otra cosa es el color del cristal con que se vea todo esto.

El citado informe se centra en los alumnos entre los 16 y 24 años esa capa de la sociedad que durante la crisis lo ha pasado y lo esta pasando mal, sobre todo a los que se les ha dado en llamar ninis.

Según la OCDE nuestros jóvenes entre 16-24 años son más competentes que la mayoría de los adultos, pero rinden muy por debajo de sus iguales en otros países del entorno OCDE, es decir su rendimiento es inferior al de la media de sus iguales de otros países que han participado en el Survey of Adult Skills (PIACC) de la OCDE de 2013. Y eso que el 100% de la población de educación infantil y educación obligatoria esta matriculada.

Sin embargo, las tasas de abandono escolar son demasiado altas, destacando en este grupo chicos con problemas socioeconómicos. Aquí quiero hacer un inciso, y es que por parte del gobierno se nos quiere hacer ver que la tasa de abandono de los chicos que dejan el sistema educativo obligatorio al finalizar la ESO ha bajado gracias a la reforma de la FP, cuetión ésta, que yo pongo en duda, creo que ha sido más «la crisis» que las políticas desarrolladas en este punto.

Y es que la generación “nini” es un exponente claro de todo lo anterior de esa tasa de abandono temprano. Lo cual, lastra muchas cosas y entre ellas, las familias, el empleo, la perdida de la vivienda y lo más importante la dignidad humana.

Hasta aquí lo referente a los estudiantes, ahora veamos que ocurre con las instituciones educativas.

En cuanto al tema de la ratio de alumnos por profesor, ésta se encuentra por debajo de la media de la OCDE-he de hacer constar, que esto no se suele decir en los medios de comunicación- ¿A qué será debido? Solo se escucha que las aulas están masificadas.

Los directores de los centros suelen ser elegidos por los propios docentes y por desgracia se centran más en temas administrativos que pedagógicos, aunque parezca lo contrario los sueldos-del profesorado en general- son parecido a los de otros sectores parecidos.

Tienen facilidad para formarse, pero apenas son evaluados, cosa que distingue a estos con respecto a sus compañeros de otros países del ámbito de la OCDE. Visto todo lo anterior, cabe preguntarse… ¿Cómo es que cierta parte de la comunidad educativa nos vende lo contrario a todo lo dicho hasta ahora? La verdad es que en cierto modo la respuesta venga a continuación cuando nos detengamos en lo referente a la gobernanza y la financiación del sistema educativo.

En este punto, destaca un sistema educativo compartido entre Gobierno Centrar y Comunidades Autónomas y donde hasta ahora el mayor peso a nivel de decisiones esta en el ámbito autonómico. Sin embargo, los centros no gozan de toda la autonomía que quizás merecieran.

Con todo, y con eso, no podemos decir que la cosa en educación este muy diferente con otros países de la OCDE. Entonces…

¿Qué es lo que nos hace tan diferentes? A mi humilde entender, creo que lo que nos hace tan diferentes, es la manipulación política y partidista que los partidos hacen por lo general con el sistema educativo. Ya sea el PSOE con Educación para la Ciudadanía, ya sea el PP con su visión tan particular de cómo desarrollar la asignatura de religión y su concepto de la aplicación de los concordatos Iglesia-Estado, cada uno aplica su criterio y apenas escucha a nadie, ni siquiera a los padres cuando exigimos nuestros derechos como progenitores y responsables de la educación de nuestros hijos.

En definitiva, escuchas a los “progresistas” y estos te dicen que el tema está fatal, escuchas a los neoliberales del gobierno y te dicen que esto no puede ir mejor… Al final ¿quién miente? ¿o quién dice la verdad?