Déjame hacerte una sugerencia

tdah5b15dSi te soy sincero, no sé cómo comenzar este post. Y eso que llevo tiempo dándole vueltas al tema y cómo desarrollarlo, ya que con este sería el cuarto artículo dedicado al Trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en este blog.

Cierto es que poco a poco, las familias con hijos TDAH, nos vamos haciendo más visibles y recientemente, después de muchas presiones, el Congreso ha instado al gobierno a que se acuerde de estos chicos en la LOMCE. Cierto es, que en el fondo, todo esto no quiere decir nada, pues luego es necesario pasar a los hechos y aquí la cuestión es otra-manda la situación económica y social- Sin ir más lejos el periódico digital “elpais.com” sacaba a colación de la huelga en educación del pasado día 24, un artículo citando a una familia de Barcelona con un adolescente diagnosticado TDAH y que acudía a estudiar a un centro público y que como consecuencia de “los recortes” el chico se estaba quedando sin el apoyo que recibía del centro. Por desgracia es un ejemplo clarificador, pero ni será el único, ni tan siquiera el último. Todas las familias con un TDAH diagnosticado en casa, en algún momento hemos pasado por esa situación o similar.

Mi guerra-por decirlo de alguna manera-, es la de concienciar en la medida de lo posible, a la sociedad que me rodea, para que las familias que aún no han conseguido descubrir que leches le pasa a su hijo, tengan las herramientas adecuadas y los conocimiento mínimos para dar el primer paso. Y de esta forma saber que itinerario seguir.

Y te cuento todo esto, porque llegados a este punto, quiero hacer referencia al post que colgué hace unos días y que lleva por título; “¿Ejercitamos la sociabilidad?” En él, hago una reflexión sobre la virtud de la sociabilidad y como trabajarla en los hijos para que estos lleguen a integrarse en la sociedad. Pero para ello, ya desde pequeños, nos ejercitamos en el ambiente familiar y luego en el colegio que es el lugar más parecido a la sociedad para un niño. ¡Pues bueno!, si somos padres comprometidos con nuestros hijos y su educación, intentaremos educarlos adecuadamente y será en este proceso donde deberíamos de ir detectando las posible anomalías que nos pueden hacer plantearnos si a nuestro hijo o hija le sucede algo en particular.

En otro post de este mismo blog, me atreví a lanzar una pregunta… ¿es el TDAH un invento de los psiquiatras? He de reconocer que la respuesta al mismo me sorprendió bastante y gratamente. Pero por desgracia, aun existen muchas personas que se creen que esto lo inventaron los psiquiatras.

Por ello hoy vuelvo a la carga con el tema, planteando un método de trabajo, que pueda servir de ayuda a otros padres.

Supongamos que tenemos un matrimonio amigo que se encuentran preocupados porque su hijo desde muy pequeño ha presentado algunos de los siguientes síntomas;

Ya desde bebe-con días de vida- en la cuna, lo dejábamos en el centro de la misma y cuando íbamos a echar un vistazo, estaba en un extremo de la misma. Cuando comenzó a dar sus primeros pasos era todo un ciclón. Siempre le ha gustado investigar incluso con riesgo para su vida, le ha costado aceptar las normas y a la hora de jugar ha sido muy anárquico. Y de mayor no ha parado de interrumpen constantemente las conversaciones de los mayores, etc.

Luego en el colegio, ¡con bastante frecuencia!, han sido requerido por los profesores, ya que el chico o la chica no terminan de integrarse. A la hora de realizar los deberes en casa necesita de alguien que le supervise continuamente.

¡Cómo veras!, esto no hay quien lo aguante. Se necesita un apoyo para las familias. Apoyo que gracias a Dios existe, pero que mientras llega, la vida familiar puede llegar a ser un infierno.

Yo te sugiero-si me lo permites- que realices algún curso de “orientación familiar” o acudas a las «Escuelas de padres» para que puedas adquirir habilidades que te ayuden a mejorar en la relación con tu cónyuge y en la educación de tus hijos. Porque te puedo asegurar, que si no estamos preparados para educar a nuestros hijos, cuando estos no tienen ningún tipo de trastorno, no te digo nada cuando lo tienen. Y en mi caso esto ha sido fundamental, junto con el amor a los mios-esposa e hijos-, y el esfuerzo para que vayan hacia adelante, aunque no exentos de dificultades.

Luego con la ayuda del equipo multi-profesional del centro, la psiquiatra, la medicación, hemos conseguido minimizar los efectos de este trastorno disocial

Be Sociable, Share!