A vueltas con viejos argumentos.

cuidadosAcabo de leer un artículo “solo para suscriptores en la web de ACEPRENSA”, referente a la eutanasia, cuyo título es “Eutanasia: Nuevas leyes, viejos argumentos” y lo primero que se me ha venido a la memoria, es el programa de radio que hace unos años dirigí en mi anterior etapa como director-presentador de un programa radiofónico y donde uno de los temas que se planteo fue el relativo a la Eutanasia y los Cuidados Paliativos. El citado programa fue realizado, porque por entonces gobierno presidido por el señor Zapatero pretendía dar vía libre a la llamada “Ley de Muerte Digna”. Para hablar de ello, invitamos al Vicepresidente de la Asociación Española de Bioética y Catedrático de “Biología Celular” de la Universidad de Murcia, D. Luis M. Pastor García, y como solía ser habitual, el programa transcurrió bajo un ambiente distendido y muy agradable.

Por otro lado, intentare por medio de este “post”, hacerte un resumen de lo más importante para sí es posible dar un poco del luz al tema dentro de mis limitaciones como profano en la materia.

De entrada-al menos yo-, cada vez que leo o escucho argumentos como los que te dejo a continuación de estas líneas, se me pone los pelos de punta, por no repetir otra castiza expresión-… “esta ley pretende garantizar los derechos de los pacientes a morir dignamente”, a «morir sin dolor» y que esto no tiene nada que ver con la Eutanasia, ya que lo que se buscaba…, es garantizar “los derechos del paciente, familiares y de los médicos y que, por tanto, se pueda tener el derecho a morir dignamente, que es tanto como decir morir sin dolor cuando la ciencia médica permite que así sea«. Y el problema, es que bajo la escusa  de  estos argumentos, en la historia de la humanidad se han llevado a cabo autenticas vejaciones y se ha terminado bajo el imperio de la eutanasia.

No obstante nuestro invitado, de entrada puso el dedo en la llaga-y nunca mejor dicho- pues desde el punto de vista legal, como puede ser el caso de España, la situación es bastante clara, ya que con la ley de autonomía del paciente que existe en nuestro país y con otra serie de medidas y sobre todo no judicializando excesivamente la relación clínica se puede conseguir perfectamente y se está consiguiendo solucionar los conflictos que puedan existir”. Es decir, no existe a priori ningún tipo de problema que nos pueda llevar a plantearnos una ley de estas características. ¡Otra cuestión es!, que sepamos explicar a nuestro conciudadanos que es un acto eutanásico y que no es un acto eutanásico.

Y es aquí donde puede surgir las dudas y es donde se puede llegar a producir malos entendidos por parte de los ciudadanos-aquí ocurre como en las encuestas, depende de cómo se plantee las preguntas, obtendremos las respuestas-.  

En definitiva, ¿qué es la eutanasia?, y nuestro invitado responde “…cuando hablamos,…me da igual que sea  por acción o por omisión, se trata de eliminar a un ser humano inocente, simplemente por motivos de compasión-si se quiere-, o por las intenciones últimas que uno quiera, pero en última instancia lo que se elige es la muerte. Sea por vía de hacer una acción…, o de eliminación o simplemente privarle de algo que tiene derecho y que tiene una exigencia. 

Lo que tenemos que tener claro, es que lo que la medicina no puede curar por el motivo que sea lo ha de paliar y es aquí donde deben de entrar en juego los fármacos, para que estos contribuyan a crear un cierto bienestar de la forma más digna posible, pues como dice de nuevo Luis “…el concepto de muerte digna es ese, es decir, que la persona vaya en el proceso del morir que es un proceso humano, que es algo humano y por lo tanto diría que se ha de  asumir como algo natural, pues que lo pueda realizar de una forma más  cómoda y más en el bienestar y que pueda tomar las decisiones que requiera ese estado.”

Y en esta guerra, la medicina paliativa tiene mucho que decir, pero para ello, es necesario que los ciudadanos, ¡las gentes de la calle!, esa que puede llegar a ser tan manipulable por los medios de comunicación además de tener claro, que es Eutanasia-como ya hemos definido más arriba-, sepan que son los Cuidados Paliativos y sobre todo, que es el “ensañamiento terapéutico”, que a veces se puede confundir  con los  Cuidados Paliativos.

Por ello, es muy importante no confundir la suspensión de un tratamiento desproporcionado y que en palabras del invitado fueron las siguientes,

…, el hacer que una persona en un momento determinado se detenga todo lo que es los “actos fútiles”, no útiles, no terapéuticos, en un momento determinado y que eso acelere la muerte, ¡eso no tiene nada que ver con la eutanasia! Eso es buena práctica de la  medicina, algo que hay que hacer y qué bueno, casi todos los autores coinciden…”

Y lo que ocurre cuando algunas personas que…

“…se oponen a la muerte de una manera-diríamos- obcecada, obstinada y que pretenden prolongarla más allá de lo que es su curso natural, padecen del mismo defecto de los que son “pro eutanásicos”.

Esto es lo que normalmente se conoce por “ensañamiento terapéutico”. Y es que por desgracia son muchos los que…

“…consideran la vida como una especie de propiedad que se hace con ella lo que se quiere y cuanto se quiere y ese es uno de los grandes problemas… y es que tenemos una mentalidad  en algunos sectores que consideran que la vida como un bien patrimonial, como algo de lo que yo puedo disponer en cualquier momento y quitármela…”

Podríamos seguir escribiendo sobre el tema, pero creo que con los párrafos que te he dejado de la intervención de Luis en el citado programa tienes bastante amigo lector. De todas formas te invito a que escuches el programa de radio porque por desgracia, es un tema de rabiosa actualidad.

     

Be Sociable, Share!