El estado del bienestar y las políticas familiares

 A partir de los años cincuenta se ha producido en el mundo occidental el desarrollo del llamado “Estado del bienestar”, que se traduce en la puesta en marcha de servicios públicos en materia de sanidad, jubilación, desempleo, etc. En un primer momento estos servicios tenían como objetivo dar una respuesta a situaciones de debilidad o carencia económica y socialLo que en un principio nació como apoyo a las funciones de la familia, han sido asumidas como propias por el estado.

Los cambios acaecidos en la familia han afectado al conjunto de la sociedad y estos han llevado a que en los países llamados desarrollados, la sociedad haya envejecido a veces por el aumento de la esperanza de vida, otras por los pocos nacimientos que se producen. Y como consecuencia de la situación de descompensación socio-económica entre los países, aparece la inmigración.

En otro orden de cosas, el estado asume en temas de educación el papel asignado a los padres, siendo una ingerencia más en la educación de los hijos.

Y  como se suele decir, “para muestra un botón”, el Instituto de Política  Familiar, en su último informe de 2010 nos hace una radiografía de lo que es España en cuanto a todo lo que venimos diciendo;

En el transcurso del presente año, en España hemos alcanzado la cifra de 47 millones de habitantes, con una realidad demasiado compleja y preocupante detrás de estos 47 millones.

Tenemos una población envejecida, con un (1) millón de personas mayores más que de jóvenes, donde uno (1) de cada seis (6) españoles es mayor de 65 años, con una esperanza de vida de 81 años. Un país donde  el índice de natalidad es de 1,6 que es inferior al nivel de reemplazo generacional que es de 2,1, y lo que tenemos es en parte, gracias a la inmigración.

Posiblemente la culpa de ese déficit de natalidad entre otras cuestiones este en la base de esos cambios sociales a los que nos hemos referido anteriormente, pero también al aborto y sus consecuencias, pues desde 1998 a 2008 se ha producido un incremento del mismo en un  115%.

Hemos pasado de 900.000 abortos en 1998  a los 115.000 de 2008, y  muy posiblemente con la actual ley Aido se produzca un mayor numero de los mismos.

En cuanto a los matrimonios, ¡estos han descendido! Y no lo ha hecho de una forma más generalizada gracias a la inmigración. Lo que si ha crecido, han sido la rupturas familiares tanto las separaciones como los divorcios, ¡es más! este último, ha crecido del orden de un 207%.

Con estos mimbres, los hogares españoles han aumentado, solo que nos encontramos con familias de menos miembros en las mismas, e incluso el porcentaje de hogares sin hijos alcanza ya el 40% del total.

Y para colmo de males, nos encontramos ante la transición de una crisis socio-económica y financiara a una etapa de conflicto social. Y es ahora, más que nunca el momento de que las políticas familiares deben de ser mejor diseñadas y ser adecuadamente aplicadas.

Be Sociable, Share!