Periodismo y testosterona

30 mar

JotDown publica una entrevista de Samuel Sacristán a Diego Redolar Ripoll, doctor en Psicología especializado en neurociencia. Sacristán opta por titular así:

“La testosterona influye en la toma de decisiones”

Lo veo, tuerzo el morro, me leo la entrevista, y me encuentro con que esa frase la ha dicho de forma tangencial, como un ejemplo que no llega a desarrollar:

Se conoce como la paradoja de Pepsi a los diferentes estudios que han demostrado en test ciegos la mayoría de la gente prefiere Pepsi, pero cuando solo se deja un vaso sin identificar se prefiere Coca-Cola. ¿A qué se debe este efecto?

Cuando hemos de tomar una decisión y tenemos que  optar por una cosa u otra el proceso es muy complejo, intervienen una multitud de factores perceptuales, emocionales, cognitivos… Así, es difícil determinar cuál es el factor que te lleva a tomar finalmente una determinada decisión. Hay un libro, de Morgado, sobre inteligencia social, que habla del equilibrio entre la razón y las emociones en relación a la toma de decisiones, y un nuevo libro que es sobre cómo percibimos el mundo que integra esto ya con los aspectos perceptivos; además de la razón y la emoción está también la percepción. Serían los tres bloques los que intervendrían en la toma de decisiones. Podríamos incluso hablar de un cuarto, el refuerzo. Podemos observar cómo influye, por ejemplo, la testosterona en la toma de decisiones. Es un campo de estudio verdaderamente interesante.

 Es decir, al entrevistado se le pregunta sobre por qué la gente prefiere un refresco u otro, él da diferentes claves, una es la de la testosterona, pero se limita a citarla como ejemplo. Lo curioso es que antes de esa pregunta, el periodista le había preguntado directamente sobre las diferencias cerebrales entre mujeres y hombres, y el psicólogo se explayó en su respuesta:

Conocemos que hay un dimorfismo cerebral entre hombres y mujeres, ¿estas diferencias físicas en las estructuras cerebrales acaban con las teorías relacionadas con la Tábula Rasa?

El diformismo fundamental entre un hombre y una mujer se da en muy poquitas estructuras. Donde el dimorfismo es más marcado es en ciertos núcleos de la región del hipotálamo, que es una región además implicada en la conducta sexual. Pero luego están todos los aspectos cognitivos, y aquí hay muchos estudios que han intentado ver diferencias entre hombres y mujeres, sobre la orientación en el espacio, sobre si los hombres son peores a la hora de establecer un determinado contenido narrativo… Son datos que han venido dados por conocimientos más o menos científicos. Pero hay demasiadas diferencias individuales. En términos generales puedes decir que las capacidades espaciales en los hombres están más desarrolladas, y que esto se podría explicar por ciertos aspectos evolutivos como el de que los hombres fueran cazadores y las mujeres estuvieran más vinculadas a la casa, a las tareas domésticas. Hoy en día, sin embargo, las diferencias individuales intragénero son abismales, con lo cual no puedes establecer que esto sea así.

Tenemos una entrevista larguísima a un psicólogo que ha hablado de una pila de cosas. En lo que respecta a la identidad de género y a las diferencias biológicas entre mujeres y hombres, se ha mostrado cauteloso, e incluso ha cuestionado la lectura binarista de que hombres y mujeres (heterosexuales) tienen cerebros diferentes y que por eso tienen comportamientos diferentes. Por otro lado, en una pregunta que no trataba sobre las diferencias biológicas entre hombres y mujeres, el entrevistado se ha limitado a citar, sin desarrollar la idea, que la testosterona puede ser un elemento que influya en la toma de decisiones.

El periodista ha preferido llevar esa frase al titular, que una que condensase lo que el entrevistado piensa sobre la relación entre sexo y comportamiento (como podía ser una en la que cuestiona el impacto del dimorfismo cerebral entre mujeres y hombres). Y lo ha preferido por un motivo egoísta: porque esa frase le satisface, coincide con su opinión personal, confirma sus prejuicios sexistas. Es decir, se empeña, en contra de las tesis del entrevistado, en destacar una frase que apunte al determinismo biológico. Me pregunto si el entrevistado se habrá sentido identificado con ese titular.

Pero hay otra cuestión: esa afirmación es androcéntrica. Vale, el entrevistado puede pecar de androcentrismo al afirmar en un comentario aislado que la testosterona es uno de los factores que puede influir en la toma de decisiones, sin matizar si se refiere a la toma de decisiones sólo de los hombres o también de las mujeres. Pero cuando un medio elige ese titular, está demostrando que su perspectiva es androcéntrica, es decir, que el varón es el sujeto de referencia a la hora de contar las cosas.

Como dice Lucía Martínez Odriozola, en caso de duda, siempre funciona aplicar la ley de la inversión. ¿Os imagináis que el psicólogo afirmase en esa misma respuesta que los estrógenos pueden influir en la toma de decisiones, sin matizar que se refiere a la toma de decisiones de las mujeres? Yo no. Pero si el psicólogo hubiera hecho esa afirmación, ¿concebiríamos que el periodista titulase “Los estrógenos influyen en la toma de decisiones”. Ni de coña (con perdón). Claro, este periodista estaría encantado de titular que “Los estrógenos influyen en la toma de decisiones de las mujeres”. Ya sabéis, la regla nos pone histéricas, la ovulación nos pone cachondas. Ese discurso gustará a muchos lectores de JotDown. La cuestión es que no chirría que se hable de la testosterona como si fuera la hormona universal, mientras que a todo el mundo le llamaría la atención que se nombre una hormona femenina como si fuera universal. Titular a a secas “Los estrógenos influyen en la toma de decisiones” sólo sería viable en una revista femenina.

¿Pero es JotDown una revista masculina? Pese a no tener a ninguna mujer escribiendo opinión, pese a que la mayor parte de sus entrevistados son hombres, pese a que en su sección de sexo prima la mirada del hombre heterosexual, pese a que sus tuits son a menudo androcéntricos (se me quedó grabado uno que decía algo como: “¿Quién no ha fantaseado con su profesora de Secundaria?”), pese a que el diseño de la web huele a Armand Bassi y Soberano, JotDown afirma que no es una revista masculina. Cada quien que se defina como quiera. Lo que a mí me preocupa es la tendencia de percibir como universal, como unisex, un producto claramente masculino y heterosexual.

Siempre me ha molestado que se crea que las periodistas que trabajamos con perspectiva de género somos antes feministas que periodistas, que dejamos que nuestra ideología condicione nuestro quehacer periodístico. Me molesta porque es mentira. Porque yo soy una buena periodista, como lo son compañeras como Martínez Odriozola, Maite Asensio, Emi Arias, Ana Requena, Mª Ángeles Fernández y tantas otras que he conocido a través de Pikara y de las redes de periodistas con visión de género. La perspectiva de género no nos nubla el criterio, sino que, más aún, nos permite no dejarnos llevar por el androcentrismo, hilar fino, recurrir a fuentes diversas, apostar por nuevos enfoques (por ejemplo, los que aporta la economía feminista), entender cómo el sexismo afecta a una realidad determinada y de esa forma entenderla y explicarla mejor. Algunos hombres periodistas, como Ander Izagirre, nos escuchan y aprenden: él lo ha explicado en alguna charla, al hilo de sus reportajes sobre la minería en Bolivia. No dejarse llevar por el androcentrismo, no conformarse con contar el drama de los mineros, preguntarse “¿Y qué hay de las mujeres en este contexto?”, le permitió dar una visión mucho más compleja y completa de esa realidad. Como él mismo dijo, ponerse las gafas de la perspectiva de género le ayudó a hacer mejor periodismo, a entender mejor y explicar mejor la realidad de Potosí.

En cambio, cuando uno no detecta ni mantiene a raya sus prejuicios y su androcentrismo, pues hace cosas como el titular de la testosterona. O como ir a una guerra o a una zona en conflicto y obviar completamente a la mitad de sus habitantes sin percatarse de ello. O entrevistar a una actriz atractiva y dejar que sus babas inunden todo el texto en vez de hacer un buen perfil de la entrevistada.

Resulta que cuando un periodista cree en el poder de la testosterona, el macho que lleva dentro no le deja hacer bien su trabajo.

Be Sociable, Share!

31 Respuestas para “Periodismo y testosterona”

  1. Samuel Sacristán 30 marzo, 2013 en 17:18 #

    Hola June, una entrada muy chula en la que dices cosas muy interesantes. En cierto modo me conectan con las conversaciones que imagino que tendría con mis amigos si estuviésemos en un museo observando un cuadro de Kandinsky.

    El motivo de ese titular y no otro, no obstante, es mucho más previsible, elegimos esa frase por ser más llamativa que otras. La preselección incluía además estas otras tres:
    – Israel está trabajando en unas bobinas especiales de estimulación que permitirán que se pueda incidir en áreas bajo la corteza cerebral.
    – Me consta que en política también se investiga sobre la confianza o desconfianza que generan los rostros.
    – Se ha conseguido que personas ciegas a las que se les coloca un electrodo en la lengua y unas gafas especiales puedan ver

    La primera la descartamos porque es difícil que la mayoría de los lectores entiendan la implicación del trabajo que están desarrollando los Israelíes y si no buscásemos un efecto de “llamada a la lectura” hubiese sido la escogida.

    La segunda no era literal del autor, decía lo mismo pero en dos párrafos con lo que se nos complica publicarla en twitter y en la propia entrada como titular.

    La tercera habla de un tema que ya habíamos utilizado para otro titular donde hablábamos del libro de Diego.

    Por eliminación nos quedamos con la de la testosterona, los motivos por tanto y en este orden fueron:
    – Frase que pensamos que pueda inducir a la lectura del artículo
    – Frase corta que se pueda twittear
    – Frase que no hayamos repetido.

    El objetivo, en tu caso se ha cumplido :) el titular te ha llamado la atención y ha dado para un contrapost.

    En cuestiones técnicas también hay bastantes cosas que podríamos comentar como que por ejemplo la testosterona no es cosa de hombres aunque el marco cultural nos haga pensar que sí y desde ahí es fácil desmontar una gran parte de tu texto.

    En cualquier caso ha sido muy enriquecedora la lectura de tu post y descubrir tu blog.

    • frantic 30 marzo, 2013 en 17:31 #

      Ya veo. Que una buena noticia, o entrevista en este caso, no te estropee un titular ¿no? Lamentable.

    • Cristina Rubí 30 marzo, 2013 en 19:33 #

      Igual es que mi comprensión lectora no da para tanto, pero convertir la frase textual “podemos observar cómo influye, por ejemplo, la testosterona en la toma de decisiones” en “la testosterona influye en la toma de decisiones”, significa que el periodista ha inferido por su cuenta que hay una influencia importante y demostrable de la testosterona sobre la toma de decisiones, cuando el entrevistado sólo ha mencionado que esa influencia es de alguna manera cuantificable.
      O sea que, hayáis elegido el titular por el motivo que fuera, esa frase es una conclusión a la que habéis llegado vosotros y no el entrevistado.
      Y la diferencia se entiende claramente a poco que sepas de procesos y estudios científicos.
      Lo que quiero decir, sin ánimo de ofender y sin meterme en el tema de androcentrismo o no, que el titular es mentira, básicamente.

      • Bette 30 marzo, 2013 en 20:50 #

        A ver, que la testosterona (y lo que es descacharrante es que eso os moleste) es una hormona que (hay diversos estudios de los que así se infiere) INFLUYE en la toma de decisiones.

        Cristo bendito, qué manera de no leer y tirar p’alante que yo ya sé de qué quiero lamentarme hoy.

        • Cristina Rubí 31 marzo, 2013 en 0:03 #

          Yo personalmente no estoy hablando de si la testosterona influye o no en la toma de decisiones. Estoy diciendo que ponen en boca del entrevistado una afirmación que él nunca hizo. ¿Qué tipo de titula es ése entonces?

          Y la persona que suscribe este post, se pregunta cómo algo comentado de refilón ejemplificando otras cosas, se convierte en la frase representativa de una entrevista entera. Otra vez, una frase que el entrevistado nunca pronunció. ¿Qué tipo de titular es ése?

          A mí no me molesta para nada que la testosterona influya en la toma de decisiones. De hecho me parece de cajón y es una hormona presente en ambos sexos. Aunque ya puestos, el cortisol afecta bastante más. Pero sí me interesaría que enlazaras alguno de los estudios que has leído para tener más información sobre el tema. Y no lo digo irónicamente.

          Un saludo.

          • Bette 31 marzo, 2013 en 12:29 #

            Sólo me he hecho eco de lo que este hombre dice aquí -en el artículo, no en la interpretación que June hace del mismo-. Nada más.
            La testosterona influye en la toma de decisiones. Y ya está. Podemos escribir un artículo de vergüencilla ajena como este de aquí arriba o debatir sobre lo de esta hormona*. Lo primero dice sobre el periodista de este blog, lo segundo también sobre las comentaristas del artículo, entre las cuales me encuentro, aquí haciendo el tonto en una espléndida mañana de domingo (sin hacer tampoco la pirueta de la mujer no amargada de este blocke de cemento y hormigón armao, léase, que aún hay clases, aun cuando yo tampoco conozco varón…)

            *Ya le adelanto que mis conocimientos sobre la materia no son como para escribir mucho más allá del “Diego Redolar cuenta que la testosterona influye en la toma de decisiones” leído en la entrevista y que no me siento, tampoco, agredida como mujer porque en la mismo no se hable de estrógenos u oxitocina…

    • June 31 marzo, 2013 en 19:08 #

      Hola, Samuel:

      Gracias por contestarme de esta forma, serena y de buen rollo.

      Bueno, yo cuando hago entrevistas y cuando las edito, soy partidaria de titulares que recojan alguna de las ideas más fuertes expuestas por la persona entrevistada, o al menos una idea con la que la persona entrevistada se identifique, que refleje su forma de ver el mundo o el asunto por el que se le pregunta. No comparto el criterio de primar que sea un titular resultón, polémico o que quede bien como tuit, pero eso es cosa vuestra. Y me sigue pareciendo preocupante lo mucho que gustan los titulares biologistas.

      Evidentemente, sé que las mujeres tenemos testosterona, pero en ningún caso creo que eso desmonte mi crítica sobre el titular y lo que refleja.

      Saludos

      • Samuel Sacristán 31 marzo, 2013 en 19:56 #

        Hola June, gracias por contestarme.

        En lo del titular creo que la discusión está clara, cada uno optamos por la fórmula que más nos gusta o nos interesa y tenemos criterios diferentes.

        Ahora bien, mi impresión sobre tu crítica es que me metes en el saco de “cuando uno no detecta ni mantiene a raya sus prejuicios y su androcentrismo, pues hace cosas como el titular de la testosterona” y basta con leer los titulares de mis entrevistas anteriores(dos de ellas a biólogos)para ver que ese androcentrismo del que se me supone imbuido o bien es una cosa completamente puntual (podríamos llamarlo “destellos de antroponcentrismo”) o no existe y este mismo argumento lo traslado a mi dudoso gusto por los titulares biologistas.

        Te adjunto la lista de los mismos:

        América Valenzuela: “La ciencia española tiene más visibilidad que nunca”
        José Antonio Marina: “Es conveniente enseñar filosofía en las escuelas”
        Juan Gómez-Jurado: “Los márgenes de beneficio de la industria cultural no son justos para el creador”
        Victoria Ley: “El dopaje mueve más dinero que las drogas sociales”
        Juan Ramón Lucas: “Hay un poder en la sombra que mueve cosas sin que los ciudadanos podamos hacer nada”
        Raúl Mestre: “En el póquer no necesitas ser el mejor para ganar dinero”
        Clara Grima: “Lo que más me preocupa es cómo popularizar las matemáticas”
        Carlos Sánchez-Almeida: “Cuando los jueces tengan suficientes medios la mitad de los políticos acabarán en la cárcel”
        Toni Garrido: “La prueba de que no hay que recortar en educación es la clase política española”
        Miquel Barceló: “Si se consigue sacar beneficio de clonar humanos, se hará”
        Bernardo Ortín: “El exceso de información no genera más libertad de pensamiento, sino más miedo”
        Ricardo Galli: “Si existen países que son paraísos fiscales, habrá paraísos digitales”
        Juan Botas: “La ciencia debería ser una cuestión de Estado, no política”
        Helena Miquel: “Es difícil que funcione en España un grupo que canta en catalán”
        Juan José Gómez Cadenas: “La ciencia es más grande que los científicos”
        Juan Bonilla: “En un país donde el escritor nacional es Camilo José Cela ya está casi todo dicho”

        En todos ellos, como en el caso que nos ocupa he decidido personalmente el titular siguiendo los criterios expuestos en el anterior comentario, es fácil comprobar que no hay rastro de antropocentrismo en ellos.

        Me atrevo a decir que en este caso, y espero no molestarte con ello, tu opinión sobre la línea de contenidos de Jot Down si que ha sido un prejuicio a la hora de escribir sobre mi titular.

        Saludos

        • Samuel Sacristán 31 marzo, 2013 en 20:12 #

          En el penúltimo párrafo quise decir androcentrismo, no antropocentrismo :)

  2. Lucía 30 marzo, 2013 en 20:01 #

    Muy de acuerdo, June, y gracias por lo que me toca. Debo hacer una rectificación, el consejo de la regla de la inversión se lo aprendí a Álvaro García Messeguer, autor de al menos un par de libros sobre sexismo y lenguaje. Después, coincidí con él en un seminario sobre lengua organizado por la Fundéu en San Roque en el año 2008, para entonces, a él había dejado de interesarle el tema.

    • Bette 30 marzo, 2013 en 20:40 #

      Es, cuanto menos, desalentador, el encontrarse con un crítica cerril, enfocada a lo que se quiere leer en lugar de a lo que se ha escrito, tratándose, precisamente, de este tema.

      La testosterona, querida amiga ‘másdañohagoalacausacuando habloquecuandocallo’, influye en la toma de decisiones tanto de hombres como mujeres.

      LEA. Recuerde Barrio Sésamo:”Si no quieres ser como estos, lee”

      • Cristina Rubí 31 marzo, 2013 en 0:08 #

        A mí no me parece que esté haciendo una crítica tan cerril. Y en el propio post se sobreentiende que sabe que testosterona también hay en mujeres. Vaya, o eso he entendido yo. Pero sí que es ciertamente curioso que se elija como gancho para leer el artículo precisamente esa frase, que además no es textual.
        Y que supone un gran gancho porque apela a la masculinidad vista del modo que la ve la generalidad de la gente, es bastante evidente.

        Además de todo esto, me parece que el tono del post es bastante menos ofensivo que el que se está empleando en los comentarios.

        Y, por último, sin ánimo de ofender, la cita que pones, “si no quieres ser como ellos, lee”, no es de Barrio Sésamo; es de La Bola de Cristal.

        • Bette 31 marzo, 2013 en 12:34 #

          Se elige como gancho, entiendo, por lo que dice el autor de la entrevista más arriba y entre otras: porque picáis, alma de cántaro. Porque os da igual de qué o qué se escriba. ES leer ‘testosterona’ y ya ver representado al mismo demonio redivivo con las uñas vueltas directo en barrena a rebanaros el corazón (iba a poner clítoris aquí).

  3. Gualtrapa 31 marzo, 2013 en 10:23 #

    Muy buen artículo, a alguno le señalas la luna y miran el dedo. Lo de la testosterona es una anécdota para señalar una constante en esa publicación. La autora no ha puesto en entredicho la influencia de la testosterona en la toma de decisiones, simplemente ha puesto de manifiesto la manipulación interesada del entrevistador de algo que el entrevistado no ha dicho. Yo ya vengo dándole la tabarra a mis contactos con la Jot Down para que dejen de leerla o al menos lo hagan de una manera más crítica, que ahora se ha convertido en una revista de culto o algo así. Que además no sólo tiene una visión androcéntrica, sino que tiene una visión de la masculinidad muy concreta, sólo aparece ese tipo de macho carca, ‘revertiano’ que fuma Ducados y se bebe un sol y sombra todas las mañanas

    • Bette 31 marzo, 2013 en 13:23 #

      A mí me gusta Jot Down por los artículos sobre qué sé yo mil cosas, las entrevistas, las fotos. Luego está la revista en papel, que es una delicia, algo que no se había hecho aquí hasta ahora. Muy fresca, diferente.
      Bien es cierto que no leo la cosa buscando afrentas y sí buscando pasar un buen rato, que de muy jovencita fumaba ducados (era más barato, no teníamos un duro), también, y que leer a Enric o a Jenn Díaz y luego ‘macho revertío’ y luego volver aquí otra vez y luego a Jot Down… Es que no sé, no sé… Mi instinto me avisa, una lucecita empieza a encenderse, como si estuvieran a la vez en pantalla Sostres y Matías Prats intentando venderme el seguro del coche. En esto, entonces, no puedo entrar, que parece que hace amago de ponerse ya el sol, y hay que ir dejando este parque.
      Ha sido muy divertido monologar con todos ustedes. Saluden a los enemigos que se inventan para tener algo de qué hablar. No a la guerra, paz para todos, que nadie que no haga régimen pase hambre, etc.

      • Silvia 31 marzo, 2013 en 16:06 #

        Bette, para monologar basta con que te pongas delante de un espejo, aquí se viene a dialogar, algo que parece molestarte.

        Muy buen artículo, June, otro análisis necesario, esto es de esas cosas que que poco a poco se acumulan y van haciéndose una bola que no sabes cómo deshacer. Gracias a ti lo tenemos más fácil.

        Saludos.

  4. Theblasa 31 marzo, 2013 en 15:04 #

    He leído el artículo de Sacristán y tienes razón. A la hoguera. Seguro que es un misógino, pureta con tendencia paranoide, pseudomasoquista. Exprópiese jot down¡¡ son tan diferentes al resto de medios que ponen en peligro esta España de retrógrados, siete misas y envidiosos…que bien identificas el toro de Osborne, el palillo y el sol y sombra, talento inherente. Te invito a los Toros cuando quieras y nos fumamos un puro hasta la vitola. Testosterona les daba yo, te quiero en mi equipo, necesitamos gente que se pierda en tonterías y que apueste por imponer su realidad.
    Felicidades por tu blog tiene toda la caspa que un espalda puede soportar.

  5. Ander 31 marzo, 2013 en 22:58 #

    La decisión sobre este titular me recuerda al caso de la foto de los iraquíes derribando la estatua de Sadam Hussein. La foto daba a entender que una muchedumbre de gente de Bagdad había salido a derribar la estatua, que era un acto masivo, te imaginabas a la ciudad saliendo en masa a tirarla. Pero si se abría el campo y se veía una imagen general de la plaza, resulta que estaba prácticamente desierta, salvo ese grupo que derribaba la estatua.

    Si el detalle que selecciona el periodista es contradictorio con la imagen general que queda fuera, esa selección es tramposa.

    ¿No había un grupo de gente derribando la estatua de Hussein? Sí, claro. ¿No influye la testosterona…? Parece que sí, lo dice el entrevistado. Pero…

    Según entiendo (lo digo suavecito, son temas que se me escapan), el entrevistado minimiza las diferencias cerebrales entre hombres y mujeres, y el periodista decide llevar al titular un dato menor, traído por los pelos, que parece contradecir la idea principal que expresa el entrevistado.

    Si esto es así, el titular me parece un error, que no se justifica porque supuestamente sea más llamativo (¡buf!) o más fácilmente tuiteable (¡buf, buf!).

    Se agradece la buena disposición de Samuel Sacristán y de June Fernández para debatir.

    El caso de la foto de Hussein lo menciono de memoria y creo que la reflexión sobre la necesidad de concordancia entre el detalle y el plano general es de Arcadi Espada.

  6. John Constantine 2 abril, 2013 en 10:38 #

    Jot Down me lleva tiempo pareciendo,una vez pasada la magnífica primera impresión a todos los niveles, que es estilísticamente la exaltación de la cultura “Mad Men”. Hay gente que se ha quedado de la serie con lo que le ha dado la gana y se ha pasado por el forro de la entrepierna, y nunca mejor dicho, toda su carga de crítica social para quedarse con los trajes y el estilo y la chulería y el antropocentrismo.

    Lo que ya me parece bastante fuertecillo, por muy suaves y edicadas que son las palabras de Sacristán, es reconocer que están dispuestos a darle la vuelta a las palabras de cualquiera de sus entrevistados con tal de conseguir un titular atrayente-. Ya no es cuestión de antropocentrismo, sino de puro y simple sensacionalismo. Y, si quitamos las consideraciones ideológicas y los dibujitos de portada, la diferencia real entre ese titular y de los que se escojona todo el mundo en la Razón, es cero.

    Eso si, entiendo perfectamente que si viene bien para las ventas usen esa táctica. Pero estaría bien que muchos de sus colaboradores se miraran un poco la viga en el ojo antes de pontificar o hablar de periodismo.

    • Theblasa 2 abril, 2013 en 19:34 #

      Exaltacion de la cultura Mad Men…juas juas…quiero el teléfono de tu camello para entender lo que dices, monta un twitter, te aventuro un futuro prometedor. Un seguidor.
      El resto no he podido leerlo sobrio, el viernes cuando regrese de jarana (seis de la mañana) intento descifrarlo. Como te gustas.

      • John Constantine 2 abril, 2013 en 20:01 #

        A lo mejor en vez de un camello necesitas un Profesor de primaria,o ver unos cuantos capítulos de Barrio sésamo, para aprender a leer. En lo del camello no puedo ayudarte, pero por tu referencia a lo del viernes te veo bastante mas experto que yo en el tema. Como digo yo siempre, que hablen los expertos. Tiene ud. la palabra, maestro.

        Y me gusto poquísimo, de verdad. Mejor dicho, nada. Por fortuna siempre hay gente como tú que me recuerda como podría ser la cosa. Un saludo.

        • Theblasa 2 abril, 2013 en 22:47 #

          John buenas noches. Gústate un poquito más, todo empieza por ahí.
          Tu blog es razonable y pones lo que te apetece, a mi si no me gusta, no vuelvo. Lo contrario masoquismo. Los mad men, más de lo mismo, es su empresa. Aunque conociéndola como lector, “sigo” varias propuestas culturales diferentes. Es sencillamente de lo más Honesto y cualitativo.
          Sacar las conclusiones que aquí se sacan, valorando un 0,002% de palabras en un reportaje, es incomprensible en Blogueros. Esto es de twitter. ¿Quien se fía de los titulares? me gusta leer contenidos donde saques tus propias conclusiones y sin edulcorantes, no llegar a unas conclusiones tan personales. “La testosterona influye en la toma de decisiones…y: las resacas, la hipoteca, el amante, el jefe cabrón, el partido que pierdes, un incendio, el esguince…paro que da un ictus…si, también la suegra. Esta es la cosa.
          Un cordial saludo. Sin acritud of course.

          • John Constantine 3 abril, 2013 en 6:56 #

            Gracias por lo del blog, pero lo tiene uno de abandonao…

  7. Malcolm 2 abril, 2013 en 12:45 #

    Qué blog tan curioso!
    Hay que reconocer el talento de poder sacar tanto de tan poco. Parecen bastante razonables las razones esgrimidas por el periodista para titular así su entrevista. Desde la lógica, la mayor crítica que podría hacerse al titular de la JotDown esa, es que es un titular destinado al fracaso. Poner una obviedad científica archiconocida como titular de una noticia no debería tener mucho éxito en el objetivo de invitar al lector a leer el interesante cuerpo del artículo. Pero hete aquí que yo estoy equivocado y que realmente, en el siglo XXI, titular con una obviedad científica sí que añade lecturas, clicks y polémicas. Volvemos al medievo.

    Es algo así como si tiular una entrevista a un científico con una frase obvia como “El Mundo no se creó en 6 días” hiciese que los blogueros ultracatólicos lanzasen vehementes diatribas contra la conspiración atea, la insufrible perversión de la ciencia, y ya que pasan por ahí mencionando el comunismo, la probable inclinación abortista del periodista, a “los del cine”, al matrimonio “gay”…

    Con la diferencia de que esta última obviedad científica sí que atenta contra sus supersticiones. Mientras que decir que la testosterona influye en el comportamiento no debería ofender a nadie. Bueno, salvo a aquellos que basen su análisis de la sociedad en supersticiones y prejuicios y que no puedan aceptar nada más que el PATRIARCADO para explicar absolutamente TODO, hasta el más mínimo detalle del comportamiento humano. Pero nadie por aquí piensa de manera tan irracional y anticientífica, verdad? Así que no entiendo tanta ofensa por nada.

    Pero después de esto lo que queda meridianamente claro es que había muchas razones periodísticas para titular así. Titular corto, veraz (lo dice el entrevistado) y que hace que mucha gente entre a leer lo verdaderamente importante, el cuerpo de la entrevista, donde el entrevistado menciona tantas cosas, tan diversas, que darle muchas vueltas a cuál se elige para titular es buscarle (ONE MORE TIME) tres spies al gato.

    • John Constantine 2 abril, 2013 en 15:59 #

      Bueno, las opiniones son libres y hay libertad de de expresión; usted puede decir, si le apetece, que ahora mismo está viendo a un perro haciendo el pino en la aguja de la iglesia de su localidad y tiene todo el derecho a hacerlo. Otra cosa es que sea verdad. Y los calificativos que nos puede inspirar a los que pensamos con cierta racionalidad. Es que , y me perdonará usted, uno no puede evitar escojonarse cuando lee en su comment “…que había muchas razones periodísticas para titular así. Titular corto, veraz…”
      Bueno, si, ha acertado en lo de corto. En las razones periodísticas el representante de JotDown ya nos ha enumerado las tres que se eligieron:


      – Frase que pensamos que pueda inducir a la lectura del artículo
      – Frase corta que se pueda twittear
      – Frase que no hayamos repetido.”

      razones periodísticas a tope de pura cepa, supongo. El propio Cebrián, ese apóstol dispuesto a salvar al periodismo aunque sea a ostias, las habria firmado con los ojos cerrados. Y si luego usted interpreta “Podemos observar cómo influye, por ejemplo, la testosterona en la toma de decisione” con “La testosterona influye en la toma de decisiones”, pues, en fin, que hoy llueve porque es Martes.

  8. John Constantine 2 abril, 2013 en 16:27 #

    Porque, ya que como usted dice que resulta “una obviedad científica archiconocida” lo de la testosterona, me gustaría que me dijera en qué y cómo influye la misma en que yo compre el pan de leche en el Día y no en el Corte Inglés. Yo pensaba que era:

    a)Porque me gusta el sabor y
    b)Porque encima es mas barato

    pero puesto que usted , repito toma como obviedad científica archiconocida que la testosterona influye en la toma de decisiones, le ruego ilustre a este ignorante probablemente de inteligencia decimonónica de la influencia de la testorena en la elección. Aguardo con ansia.

  9. arillurgeni 10 abril, 2013 en 4:07 #

    Hello! I just would like to give an enormous thumbs up for the fantastic info you might have here on this post. I is going to be coming back to your weblog for extra soon.

    [url=http://redbottomshoes4salea.66ghz.com]christian louboutin shoes[/url]

    http://topredbottomsa.22web.org

  10. Luis 11 abril, 2013 en 0:01 #

    Me parece un poco osado jugar a adivinar qué piensan los demás, o los procesos por los que toman una decisión: “Y lo ha preferido por un motivo egoísta: porque esa frase le satisface, coincide con su opinión personal, confirma sus prejuicios sexistas”.
    Es como si de una entrevista tuya, yo ‘descubriese’ tu opinión personal y te etiquetase -según también mis propios prejuicios-. Más aún, como averiguase tus procesos de toma de decisión, lo que supone saber todo tu bagaje personal, intelectual y emocional. Vaya, me convertiría en un mentalista.
    No sé, yo me atrevería a discutir la validez de un titular, si es o no periodístico, si es sexista, si es reduccionista. O si es el mejor titular posible, ¿pero juzgar a una persona? Un poco grueso.

  11. Susana Díez - 35 Semanas de embarazo 6 febrero, 2014 en 9:11 #

    Muy interesante, estos contenidos siempre vienen bien.

Trackbacks and Pingbacks

  1. Periodismo y testosterona | Texto casi Diario - 2 abril, 2013

    […] http://gentedigital.es/comunidad/june/2013/03/30/periodismo-y-testosterona/ […]

  2. ‘Yo quería sexo, pero no así’. Por qué me emociona ganar un premio con ese reportaje | Mari Kazetari - 5 abril, 2013

    […] no sólo ofrecemos periodismo con perspectiva de género, sino buen periodismo, sin más adjetivos. Como decía el otro día, ponernos las gafas lilas no nos nubla el criterio, sino que nos permite entender y explicar mejor […]