Atrévete Puigdemont

“La negociación no es el camino marcando un irreflexivo ejemplo de ductilidad estatal frente a las amenazas golpistas. Mal precedente”.

Josep Lluís Trapero, dando órdenes a los mandos de los mossos. /Foto: lavanguardia.com.

Por Ignacio F. Candela / El 8 de octubre la Cataluña sana manifestó el parecer curativo de una mayoría capaz de dejar en evidencia la tumoración catalanista que en cualquier lugar del mundo, sería una plaga perjudicial para el desarrollo de toda sociedad evolucionada.
 
Con este cambio de tornas sería una temeridad que Carlos Puigdemont declarara una independencia catalana de facto o a plazos y hasta simbólica, pero esta huida hacia ninguna parte tiene que ver con la corrupción de CIU que ha tomado a la desesperada una deriva independentista, con los peores socios radicales que no permitirán una marcha atrás del proceso. Se dice que el Gobierno ha abierto una puerta a la reforma de la Constitución con una España federalista a la que debe aspirar la Generalidad si no quiere ser encarcelada. La negociación no es el camino marcando un irreflexivo ejemplo de ductilidad estatal frente a las amenazas golpistas. Mal precedente.
Be Sociable, Share!

Comentarios cerrados.