El 29-S y la 'caza' del piquete sindical.

Cada día está más cerca una huelga contra los sindicatos obreros, conocidos como Sindicalismo Vertical Unificado. Han conseguido hartar hasta al apuntador. El ciudadano, sea trabajador, parado o jubilado, no tiene por qué aguantar las impertinencias y el coste de los liberados sindicales de las llamadas centrales ‘lecheras’; sí, lecheras, porque maman de la ubre del Estado, malgastan los fondos públicos y traicionan al mundo de la empresa. El fracaso de la huelga será el punto de inflexión para pedirles cuentas: su reconversión, la expulsión del ‘tocho’ y el ‘osete’, su vuelta al puesto de trabajo y el fin de los liberados sindicatos; este último punto es de máxima urgencia.

El 29 de septiembre los piquetes sentirán en el cogote el control exhaustivo por parte de grupos ciudadanos que han empezado a organizarse para salir  «a la caza del piquete». No se atreverán a enfrentarse a quienes decidan acudir a su puesto de trabajo. Por primera vez en la historia de la democracia española se va a plantar cara a los piquetes, llamando a las cosas por su nombre, con la intención de poner de rodillas el fraudulento modelo sindical clasista.

Sin duda, es el momento de plegar a  estos sindicatos adocenados y apesebrados, antes de que ellos aprendan a reaccionar. La calle nos le va a pasar ni una más. Madrid debe ser el tubo de ensayo para exigir que se abra la Constitución y se dé por finiquitado este modelo de sindicalismo obsoleto, panzón, aletargado,  visioso y con olor a naftalina. La ciudadanía debe dar un escarmiento  duradero al ‘burdel’ sindical.

Be Sociable, Share!

Comentarios cerrados.