¿Acaso el monte Gorbea no está en España?

Hace tiempo que los españoles hemos superado la guerra de las banderas, pero un sector radical, como el PNV, no parece querer entrerrar el ‘hacha de guerra’. Siguen siendo antiguos y cansinos, lo que les convierte en odiosos de cara a España y a Europa.

El resentimiento al que le ha llevado el desprecio del pueblo vasco aún no lo ha superado ese partido. Pero tal vez lo más esperpéntico del Partido Nacionalista Vasco es el daño que ha hecho al pueblo vasco durante años, con su apoyo agazapado a ETA, sus órdenes a la Ertzaintza para que ‘hiciera la vista gorda’ ante la banda, su afán persecutorio contra el disidente y su falta de evolución lógica.

«La desazón que ha provocado en el PNV este gesto de los militares ha llevado al Grupo Parlamentario de los jeltzales a plantear tres preguntas en el Congreso pidiendo explicaciones por escrito de la ministra de Defensa, Carme Chacón, por haber «engalanado» la emblemática Cruz».

En ningún momento ha sido una provocación militar el envolvimiento de la cruz con la bandera. La libertad existe para utilizarla y lo demás son tonterías de la banda nacionalista, de su afán de perjudicar al pueblo vasco y de hacerse notar. El mundo abertzale no es capaz de reflexionar; sigue encerrado en su pasado y en su incapacidad de hacer futuro.

Be Sociable, Share!

Comentarios cerrados.