Archivo | Cuarto Poder RSS para esta sección

Remake de las "10 estrategias de manipulación a través de los medios" Con el permiso de Noam Chomsky

Me he permitido el lujo -conmutable también por osadía- de readaptar la teoría de las 10 estrategias de manipulación a través de los medios que Noam Chomsky detalló en su libro “Armas Silenciosas para Guerras Tranquilas”, a la realidad más o menos reciente que nos acorrala. No se trata, en ningún caso, de analizar la situación desde la propia perspectiva de los medios de comunicación y sí desde las esferas de decisión, presuntas responsables de la ejecución del plan y de la emisión de los mensajes asociados.

Para entender cada una de mis modestas aportaciones [iniciadas en este color] debéis pinchar en los enlaces que acompañan el texto, a la conclusión de cada punto. Sin la lectura de los mismos [aunque sea fugaz] el post carecerá del sentido pretendido, contando de antemano con que hayamos sido capaces de logrardo. Por ese motivo recomiendo un abordaje, dentro de la medida de vuestras posibilidades, con la máxima pausa que os podáis permitir. Ahí me lanzo con lo puesto: 

1. La estrategia de la distracción

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética.
 
“Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales”.
Véase: Para los más downloaders, “Ley Sinde” [qué paro ni que paro: ¡que la mula no me corre, leñe!] | Para los que siempre andamos con prisas, “Límite de velocidad 110Km/hora” | Una buena noticia para cuando se os ponga mal cuerpo: “No es la Gripe A
2. Crear problemas y después ofrecer soluciones

Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

Véase: Para los más viajeros, “El controlador: el mejor amigo del hombre” [artículo de paciente lectura muy, muy recomendable] | Para los que jubilarse es una frivolidad [o sea, todos los que no nos hacemos pasar por políticos] un “Pacto para las pensiones 2011
3. La estrategia de la gradualidad

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

Véase: Para los que no lo ven claro a fin de mes, “Y se hizo la luz” | Para todos los españolitos, “Pasad, pasad que cabemos todos en la sala para ver juntos Crónica de una muerte anunciada
 

4. La estrategia de diferir

Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad
 
La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante.  ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad”.
Véase: La división del mundo: “Es muy fácil hijo: Nosotros somos los buenos y ellos -todos- los malos” | Conclusión: “¿Es eso verdad? … Pero No
6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión
 
Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad
 
Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.
Véase: Para (casi)todos la “LOGSE I, II, III… responda otra vez” | Para unos pocos, Estudios by Mastercard
8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad
 
Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…
Véase: El menú televisivo diario: “Pollo a la Andreíta“| O como “No se salva ni la Gaceta del Taxi
9. Reforzar la autoculpabilidad
 
Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, ¡no hay revolución!
10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen
 
En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

Véase: Para los que creemos que democracia es sinónimo de libertad, “Lo siento pero este Club tiene reservado el derecho de admisión
[Agradecimiento: La idea que dio origen a esta entrada surge gracias a un email paterno remitiendo a este link]




Wikileaks, la pesadilla de los que ocultan algo

Hace tiempo que vengo siguiéndole la pista a un asunto que me llamó mucho la atención desde que leí este artículo hace algunas semanas. Se trata de la web WikiLeaks, cuyo propietario es el hacker y periodista australiano Julien Assange, especializada en la difusión de información confidencial. Utilizan la encriptación de las comunicaciones a partir de un software especializado para conseguir que sus fuentes les faciliten todo tipo de documentación confidencial preservando en todo momento su anonimato, aprovechando toda una compleja maraña de servidores internacionales que impiden que se le pueda seguir la estela a los comunicadores. Documentos gubernamentales que revelan secretos militares y comportamientos poco éticos por parte de empresas y multinacionales, reuniones clandestinas con sede en países con regímenes totalitarios, revelación de crímenes de estado en zonas donde no se respetan los derechos fundamentales de las personas etc. En definitiva, una auténtica pesadilla para los que manejan los hilos y que pretenden seguir ocultos tras sus máscaras de impunidad. Es de orden público el interés de las fuerzas de inteligencia de EE.UU. por dar con el paradero del pirata Assange y hacerle unas preguntitas. La amenaza de publicar cerca de 200.000 documentos clasificados tiene la culpa, puesto que nadie olvida el efecto nefasto que tuvo para la reputación del país el hecho de que saliera a la luz pública un vídeo sobre un ataque aéreo a civiles en Afganistán. Su objetivo, según sus propias palabras y siempre bajo una escrupulosa supervisión legal, es éste:

[…] “Wikileaks puede convertirse en el servicio de inteligencia más poderoso de la tierra. Un servicio de inteligencia de la gente. Éste será un open source, un servicio democrático e inteligente. Y éste será más ético y menos partidista que cualquier servicio de inteligencia gubernamental. Por ello será más preciso y más relevante. No tendrá intereses comerciales o nacionales de fondo, sino que su único interés será la libertad y la veracidad de la información. A diferencia de las actividades secretas de los servicios de inteligencia, Wikileaks informará a los ciudadanos por encima del poder establecido sobre la verdad en el mundo.

Wikileaks será la valvula de escape para cualquier miembro de un gobierno, para cualquier burócrata o empleado de una corporación, que esté informado de asuntos embarazosos que la institución quiera ocultar, y de los cuales el público necesite tener noticia. Aquello que la conciencia no puede contener, y que injustamente se disimula como secreto institucional, Wikipedia lo transmite a todo el mundo…” [+ aquí]

       

Para saber más acerca de la filtración del vídeo del ataque a civiles afganos por parte de un helicóptero Apache del ejército estadounidense os recomiendo este artículo: “The strange and consequential case of Bradley Manning, Adrian Lamo and WikiLeaks” (para solventar problemas con el idioma os sugiero que paséis el enlace por Google Translate).

La prensa como contrapoder: realidad o ficción

Ha nacido el primer medio de comunicación generalista en castellano basado en una red de blogs especializados. Se llama Cuarto Poder y pretende abordar la información bajo el propósito de que “otro periodismo es posible”. No aspiran a ser los primeros en informar, pero sí a ser los mejores en la manera de ofrecer las noticias. Y para ello el mejor modo de empezar es haciendo una fotografía al paisaje desolador al que se enfrentan día a día los profesionales de la información. La precariedad del mercado laboral en este sector y la imposición de los criterios empresariales por encima de cualquier argumento de índole periodística son el azote actual de los informadores. Esos dos lastres los tienen perfectamente identificados los responsables de esta nueva aventura digital y no se esconden:
[…] “Corría 2007 cuando se dio la ocasión propicia para abandonar la casa de la calle Pradillo, que ya no reconocía como propia. Escolar, el padre, me acogió en 20 minutos y me hizo subdirector. Mi salida de El Mundo coincidió con el final del largo litigio judicial que mantuve con la dirección del periódico por prohibir mi presencia en La mirada crítica. El veto se produjo a raíz de un programa en el que denuncié la manipulación que el periódico hizo sobre la incidencia de la huelga general del 20 de junio de 2002 en la redacción, además de confesar que me sentía “avergonzado” porque los ejemplares del diario fueran trasladados ese día en furgones del Cuerpo Nacional de Policía desde la imprenta hasta algunos puntos de distribución. El proceso judicial se prolongó durante casi cinco años y concluyó con una sentencia del Tribunal Constitucional que condenó a la dirección del diario por vulnerar mi derecho a la libertad de expresión”… [+ en Dirección Contraria]
[…] “Las cifras son escalofriantes: desde noviembre de 2008 se han presentado 17 Expedientes de Regulación de Empleo y 34 medios han cerrado, viéndose afectados más de 3.300 profesionales. Algunos expedientes han sido especialmente importantes como el del Grupo Zeta, con más de cuatrocientos afectados, el diario ABC, del Grupo Vocento, que tiene intención de reducir su plantilla en más de doscientos trabajadores, de los cuales, 84 serán periodistas y el de Unidad Editorial que ha despedido a 164 trabajadores. Uno de los últimos expedientes de regulación firmados ha sido el de la Voz de Asturias, que ha despedido a 36 trabajadores que representan el 54 % de la plantilla. Este periódico, que pertenece al Grupo Zeta, ya se había visto afectado por el recorte global que hizo el grupo a nivel nacional, despidiendo a 14 periodistas. Ahora además se enfrenta a su posible compra por Mediapro, editor del periódico Público.
Los datos oficiales son aún más desalentadores, según el Servicio Público de Empleo Estatal, en enero de 2009 había 4.169 periodistas apuntados al paro y en enero de 2010 la cifra es de 5.513,  el aumento en un año ha sido del 32,24%”… [+ en El Remedio De Los Media]