Archivo | Agradecimiento RSS para esta sección

Una historia familiar

Resulta sorprendente cómo a veces alguien extraño puede lograr explicar tus sentimientos mucho mejor que uno mismo. Eso es precisamente lo que me acaba de ocurrir con este magnífico reportaje de Informe Robinson sobre el ciclista Markel Irizar y el relato de su experiencia con el cáncer. Desde el momento de la comunicación del diagnóstico, la crudeza del tratamiento o los primeros progresos en su día a día, he sentido como si me estuviera observando extrasensorialmente, expresándome a través de sus labios [*]. Cómo olvidar que yo también hice de Lance Armstrong, y de su autobiografía ‘Mi vuelta a la vida‘,  todo un referente como paciente.

Mi recomendación: dedícate los siguientes 20 minutos de optimismo y superación. Después de una larga noche, siempre sale el Sol.

Imagen de previsualización de YouTube

[*] Esta es la razón por la que me identifico con la historia de Markel Irizar.

Gracias

Hache se escribe con Hache ha superado la barrera de las 20.000 visitas desde que echó a caminar en agosto de 2008. Gracias a los 50 lectores diarios de promedio y gracias también a los 5.684 usuarios únicos que han visitado este blog por lo menos en una ocasión, llegando a leer más de 18.700 páginas -1.68 al día- durante más de 3 horas, y que me han reportado unos suculentos beneficios: 8.79€ (Google AdSense).
No puedo olvidarme de rescatar de entre todos a aquellos que me quieren bien y saben que esta penitencia terrenal que he cargado en sus espaldas les desgravará a la hora de rendir cuentas por sus pecados en el piso de arriba. 
Muchas gracias a tod@s.

Más de 10.000 visitas en Hache se escribe con Hache

Este humilde post tiene como única vocación la de agradecer vuestra dedicación a todos los sufridores y adyacentes que habéis tecleado con empeño, y quién sabe si tal vez a escondidas con cierto deseo, en más de 10 mil ocasiones la dirección http de esta humilde, pero hospitalaria, morada.

Sólo puedo prometeros que Hache se escribe con Hache procurará seguiros defraudando periódicamente, con la única intención de que os podáis seguir sintiendo superiores a uno de vuestros iguales (pronunciando este último término desde al atrevimiento que me caracteriza), lamentando desde ya que no se trate de vuestro jefe.

Besos y abrazos.

Cita postuaria: “Es difícil hacer que un hombre entienda algo, cuando su salario depende de que no lo entienda”. (Upton Sinclair)