Archivo | Actitud RSS para esta sección

Cómo tocar la cima del Kilimanjaro con las manos

Se llama Spencer West y tuvieron que amputarle las piernas cuando tenía 5 años. Pues entérate bien, acaba de ascender el Kilimanjaro ayudado solamente de sus brazos. Cerca de 6.000 metros ascendiendo paso a paso, en su caso palmo a palmo, apoyándose únicamente sobre las palmas de sus manos. Por si fuera poco ya de por sí el desafío, gracias a esta hazaña de admirable superación, West ha conseguido recaudar 500.000 dólares para una ONG infantil del continente africano.

Lección 1: Me he propuesto no quejarme tan gratuitamente.

Lección 2: Por lo menos, en lo que queda de semana…

Imagen de previsualización de YouTube

Que viene el lobo

“Creo que todos nosotros debemos repensar lo que estamos haciendo. Bien está que nos divirtamos, que vayamos a la playa, a la fiesta, al fútbol, que esta vida son dos días, y quién venga detrás que cierre la puerta. Pero si no nos decidimos a mirar el mundo gravemente, con ojos severos y evaluadores, lo más seguro es que nos quede un día solo por vivir, lo más cierto es que dejaremos la puerta abierta a un vacío infinito de muerte, oscuridad y fracaso”.
Eso que acabas de leer es lo que José Saramago nos contaba en 1997 en “Cada vez más solos” de su libro De este mundo y del otro. Toda una profecía fácilmente imaginable por cualquiera de nosotros, si no fuera porque ya teníamos decidido por entonces darle la espalda al sentido común y devorar nuestro día a día a mordiscos, sin echar la vista a atrás para poder ver más adelante después.
Saramago seguía denunciándolo con contundencia en 2008.