Archivos por etiqueta: Mourinho

Así no, Mourinho. Así no, Madrid

¿Es José Mourinho un cínico, un manipulador? Se puede hacer esta pregunta cualquier espectador imparcial que haya visto o al que le hayan contado la rueda de prensa del entrenador portugués tras el Real Madrid – Fútbol Club Barcelona del sábado pasado y, claro, que haya contemplado el primero de esta tanda de cuatro partidos.

Veamos. Soy blanco, pero reconozco que el Madrid salió más beneficiado que el Barça de las erráticas decisiones arbitrales. Resumiendo: a los culés les quitaron un penalti; el árbitro expulsó certeramente a Raúl Albiol y, aunque Mourinho se lamente, no debió expulsar a Dani Alves: puestos a analizar a posteriori las decisiones arbitrales, habría que señalar que el lateral brasileño debería haber recibido una tarjeta amarilla en la acción del penalti, pero que no tendría que haber recibido la tarjeta anterior. Y, vale, Messi se mereció una tarjeta por lanzar un balonazo contra el  público, pero el desquiciante y a menudo desquiciado Pepe no debió terminar el partido sin amonestaciones.

Al grano: el Real Madrid, el equipo más laureado del mundo, salió a jugar al contraataque en su propio estadio, cedió descaradamente el balón a su rival (daba grima ver lanzar pelotazos al portero o los defensas, sin trenzar una jugada) y disputó el lance como si el Barça fuera un equipo muy superior (luego, con diez y con Özil, y tirando de orgullo y juego, se demostró que no) y como si la Liga ya estuviera perdida, algo impropio de un club que no se rinde nunca. Sólo sacó a relucir la casta cuando expulsaron a Albiol.

El Real Madrid jugó como un equipo pequeño.

No regar el campo y mantener el césped más alto de lo habitual son triquiñuelas impropias de un club como el Real Madrid.

El amigo Mourinho, en cambio, se pasó la rueda de prensa tirando balones fuera. Al Barça, según él, siempre le favorecen.  Él, pobre víctima, que obligó a su equipo a jugar al cerrojazo y a pasarse el partido corriendo en pos de la pelota y cortando el juego.  Y quien se queda con diez jugadores siempre no es el Real Madrid, no, sino el equipo de turno de Mourinho. Los árbitros, según él, le persiguen. Ya.

¿Pero cómo habrían disputado el partido Vicente del Bosque o Luis Aragonés si fueran los entrenadores del Real Madrid y dispusieran de una plantilla tan completa?

En serio, ¿cómo jugaría el Real Madrid si Pep Guardiola entrenara a jugadores como Özil, Xabi Alonso, Pedro León, Canales, Kaká, Cristiano Ronaldo, Di María, Benzema, Higuaín? ¿Habría cedido el balón y se habría fiado a los córners, las faltas y los balonazos al área?

Mourinho gana, se harta de ganar, jugando como un equipo pequeño con plantillas de ensueño. Vence, pero así nunca convence. Aunque así acabe ganando títulos y campeonatos, siempre nos quedará el convencimiento de que ganó gracias a una mala tarde de su rival, a un golpe de suerte o, a veces, a una decisión arbitral. Mourinho, cómo no, sólo habla de árbitros para criticarlos, para denunciar que le perjudican o persiguen, como si ninguno jamás beneficiara a su equipo.

Vale. Antes que perder, que gane mi equipo aunque sea de penalti injusto. Pero prefiero que venza jugando bien. Y sin que el entrenador de mi equipo manipule o trate de manipular a los hinchas del club, echando la culpa al arbitraje.

Si el Madrid hubiera contado con un 79% de posesión, quizá el Barça habría acabado con diez jugadores, y goleado, ¿no? Tanto va el cántaro a la fuente…

Mourinho entrena al Real Madrid, supongo, sobre todo porque eliminó el año pasado al Barça con el Inter de Milán. Por sus resultados. A pesar de sus malos modos. No sé, debieron de pensar que era el menos malo de los entrenadores posibles, o el más indicado para acabar con la hegemonía blaugrana. Pero, dentro de unos años, ¿qué diremos de los títulos que obtenga el Madrid (alguno caerá, siempre caen con plantillas tan completas) “gracias” a los mezquinos métodos de Mourinho? Después de que Mourinho se largue para engordar su palmarés en otros caladeros, ¿cómo recordará esta etapa la afición?

El principal error de Florentino Pérez fue echar a Vicente del Bosque. El club todavía no se ha repuesto.

Cinismo contemporáneo: la empatía

La empatía está de moda. Quizá porque se supone que ya somos simpáticos de serie, además de solidarios, sinceros y honestos. O quizá porque en inglés se usa o abusa del término, no sé.

Famosos, celebridades y otras personas humanas se precian de ser empáticas (con humildad, por supuesto), o sacan a relucir este vocablo cuando menos te lo esperas.

José Mourinho, por ejemplo, el otro día, dijo que el Real Madrid carece de la «empatía funcional que tiene que existir para el éxito de una gran empresa, un gran club, a todos los niveles del mundo empresarial».

Empatía, según el diccionario de la Real Academia:

1. f. Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.

¿En serio somos capaces de ponernos en la piel del otro? ¿De verdad? De verdad de la buena, diría que no. Bueno, o casi nunca.

Diría que somos muy egoístas: el mundo siempre nos parece que gira alrededor de nuestras cabezas.

Conectamos con otros cuando nos interesa, cuando nos conviene.

Ahora nos ha dado por ser empáticos, qué frenopático.