Archivos por etiqueta: Curro

Larga es la noche

Qué cosas. Algunas noches, de improviso, te pones a currar a destajo, hiperconcentrado. Parece que hubieras bebido una litrona de café. Sin parpadear, contestas correos electrónicos, zanjas asuntos pendientes. Los ojos como platos. Pasan las horas. Apenas recibes mensajes. No suena el fijo ni el móvil, tampoco palpita el skype, el what’s up, el viber ni cualquier otro invento infernal.

Qué bien se trabaja así, piensas.

Pero qué mal. No son horas.

A la mañana siguiente tienes que currar como cualquier otro día, a pesar de la resaca.