El sabotaje del caracol manzana

Hay noticias terroríficas. En cualquier medio de comunicación nos damos de bruces con catástrofes, matanzas y regulaciones de empleo. Regular el empleo suena fatal, por cierto.

Hay noticias que se escapan a nuestra comprensión (o, al menos, a la mía), que nos desconciertan, que nos dejan aturrullados, pasmados.

Las noticias suelen estar comprimidas, andan arrebujadas unas con otras en los medios de comunicación. Todas merecen más espacio, más tiempo, más atención. Pero a menudo no pasamos del titular, o echamos un vistazo a la entradilla, y a otra cosa, mariposa, no en vano vivimos en modo multitarea (otra expresión malsonante), dispersos.

Detrás de cualquier noticia suele haber una gran historia. Cualquier noticia puede ser el germen de un gran relato si nos adentramos por sus causas, efectos o consecuencias.

Caracol manzana. Imagen de www.applesnail.netDicho esto, he aquí una pequeña gran noticia. Cuenta Mercé Pérez Pons en Elpaís.com que El caracol manzana penetra en el margen derecho del Ebro por un sabotaje. El bichejo, que ha colonizado mil hectáreas, encarna las peores pesadillas de los agricultores del delta. Es un molusco invasor que devora “tallos de arroz justo cuando están creciendo”, una plaga: “Cada 10 días una sola hembra puede realizar tres puestas, cada una de 300 huevos, de color rosa brillante”.

La invasión comenzó, al parecer, con una evasión. Varios ejemplares  importados por una empresa de animales exóticos se escaparon. Si te preguntas cómo, por qué, cuándo, dónde… sólo puedo decirte que el caso está en los tribunales. El asunto se ha agravado: ahora resulta que alguien (quién, cómo, por qué, dónde, cuándo… ya digo que está historia tiene miga) quiere fastidiar todavía más a los cultivadores de arroz: “en las últimas semanas el Departamento de Agricultura ha encontrado ejemplares del molusco invasor en ocho puntos de la margen derecha “sin conexión entre ellos”. Por eso, la Administración catalana cree que se trata de un sabotaje, es decir, que alguien ha expandido la plaga en esa zona”, escribe Mercé Pérez Pons.

Hablamos mucho de los inventos de Steve Jobs, de tabletas, teléfonos y otros tecnocacharros. Pero me parece más interesante la historia del sabotaje del caracol manzana, el Apple Snail.

votar

Etiquetas:

Una respuesta para “El sabotaje del caracol manzana”

  1. Leandro Pérez Miguel 9 octubre, 2012 a las 8:25 #

    El sabotaje del caracol manzana. El Apple Snail no es un invento de Steve Jobs http://t.co/ogUTXWJ5

Deja una respuesta