El viaje, la casa, el camino

Cada día es un viaje, el viaje es la casa

Matsuo Basho, poeta japonés del siglo XVII, citado por el escritor italiano Gianrico Carofiglio (que apareció por aquí hace unos días) en un encuentro digital en elmundo.es.

Wikipeando, encuentro otra traducción:

Cada día es un viaje, y el viaje mismo es casa

Ambas suenan bien, ¿no? Tanto como estos versos de Antonio Machado:

Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar

Oku no Hosomichi (en Japonés: 奥の細道), la principal obra de Basho, significa Camino estrecho del interior. Octavio Paz, al traducirla, optó por un título menos prosaico: Sendas de Oku. Allí, en las primeras líneas, encontramos por fin esas palabras, con otra traducción:

Los meses y los días son viajeros de la eternidad. El año que se va y el que viene también son viajeros. Para aquellos que dejan flotar sus vidas a bordo de los barcos o envejecen conduciendo caballos, todos los días son viaje y su casa misma es viaje.

Viajamos, caminamos. No queda otra.

votar

2 Respuestas para “El viaje, la casa, el camino”

  1. Leandro Pérez Miguel 13 junio, 2012 a las 7:29 #

    El viaje, la casa, el camino (uno de esos post escritos solo para uno mismo, o casi) http://t.co/373laqhu

  2. Iñaki Makazaga 13 junio, 2012 a las 7:30 #

    El viaje, la casa, el camino (uno de esos post escritos solo para uno mismo, o casi) http://t.co/373laqhu