Recomendaciones

Los sacerdotes españoles en la Red

Sara, una de las personas que sigue habitualmente nuestro blog, nos ha hecho llegar esta información. Muchas gracias, Sara…

Casi el 95% de los sacerdotes españoles acceden a diario a Internet.

Ésta es una de las conclusiones del estudio “Picture”, que analiza el uso que los sacerdotes hacen de las tecnologías de la información y la comunicación. Este estudio, desarrollado por expertos de la Universidad Suiza Italiana (Lugano) y de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz (Roma), se ha realizado encuestando a clérigos de 117 países de los cinco continentes.

Según dicho análisis, los sacerdotes de España acceden ligeramente más a Internet que la media mundial (0,3 puntos más). No obstante, son menos propensos que la media mundial a las redes sociales: el 41,7% entra en ellas con asiduidad (un 22,6% lo hace a diario y un 19,1%, al menos, una vez a la semana)

La mayoría de los clérigos de nuestro país considera Internet como una herramienta de gran valor: para búsqueda de datos (85%), para leer noticias (79,2%), para ayudar sus actividades parroquiales (61,5%) y para investigar y estudiar (58,4%).

Resulta interesante comprobar que los sacerdotes españoles usan menos Internet para estudiar que la media mundial: exactamente, 17,2 puntos menos.

Por otra parte, el 56,1% de los clérigos de nuestro país cree que Internet es excelente medio de difusión del mensaje cristiano. Un 15,8% no considera la red útil para esta misión.

Finalmente, el 80% de los sacerdotes españoles entiende que las nuevas tecnologías facilitan la transmisión de la fe en el mundo de hoy. En este sentido, en nuestro país se le da más valor como herramienta de comunicación que en la media mundial (72,9%).

Fuente de la información: www.puromarketing.com http://bit.ly/9LXHOg

cerrados

Echadlared también cambia

Publicábamos ayer una Escuelilla de Vicente en la que se habla de los cambios.

Curiosamente, este post ha coincidido con algunas modificaciones estéticas que estamos haciendo en el blog.

Como véis, hemos cambiado algunas cosas, para hacer más sencilla la navegabilidad y para que las secciones aparezcan más claras. Y seguiremos haciendo mejoras…

Esperamos que estos cambios os faciliten y os hagan más amable el recorrido por el blog.

Aprovechamos para agradeceros una vez más vuestros apoyos y aportaciones y para animaros a que nos planteéis dudas (en nuestra sección Foro de dudas) y a que nos sugiráis asuntos que os interesen.

Seguiremos «echando la red»…

cerrados

La Última Cima: todos tenemos nuestra misión

Ayer fui a ver la película “La Última Cima”. La primera alegría que me llevé fue ver la cantidad de personas que esperaban para comprar una entrada: la fila doblaba ampliamente la esquina de la calle del cine Palafox de Madrid. Era martes, el día en que los mayores de la Comunidad de Madrid pueden ir al cine por 1 €, pero alli no sólo había ancianos. La sala estaba llena y había muchas personas de mediana edad, bastantes jóvenes, varios curas y monjas y, por supuesto, mayores.

Si tengo que resumir lo sucedido ayer, diría que Dios no para de hacer milagros a nuestro alrededor y poniéndonos ángeles al lado… Pablo Domínguez, el sacerdote sobre cuya historia gira el documental dirigido por Juan Manuel Cotelo, es uno de esos ángeles. Pero no es el único, ni mucho menos…

¿Que tenía Pablo Domínguez de especial? Simplemente, era un buen cura, como muchos otros: un hombre alegre, simpático, empático, humilde, cercano con todos (sin excepción), generoso, inteligente, cultivado, nada vanidoso… Un sacerdote que pasó por el mundo iluminando las vidas, los corazones y las miradas de quienes se cruzaron en su camino (llama mucho la atención el brillo que tienen los ojos de todos los que dan su testimonio en la película: una luz que también se detecta en el semblante de Pablo).

Estamos ante un auténtico instrumento de Dios (el propio Pablo Domínguez dijo tras ser ordenado sacerdote: “yo ya no me pertenezco”). Estaba profundamente enamorado de Dios y  absolutamente convencido de lo que predicaba y de lo que hacía… Según él, “todo lo humano habla de Dios” y, por eso, estaba siempre disponible para los demás. Veía en todas las personas a Dios mismo. Y, a pesar de que desarrollaba una actividad frenética, siempre tenía tiempo y una palabra de ánimo, aliento y consuelo para todos sin excepción.

Comenta Juan Manuel Cotelo, director de la película, que Pablo “se dopaba”. Sí, todos los días… Para él, “comulgar era lo más parecido a estar en el cielo”… y hacerlo en la cima de una montaña era estar aún más cerca de Dios (si cabe).

Pablo Domínguez coronó su “última cima” en el Moncayo en febrero de 2009. Y ahí empezó su nuevo camino. Como había dicho a las monjas del Monasterio de las Tulebras de Navarra el día antes de subir a la montaña, “la muerte sólo es una puerta, lo importante es lo que está detrás de esa puerta: la vida eterna”. Su tarea no ha concluido. Esta película demuestra que, como decía Santa Teresa de Jesús, Pablo Domínguez tras su muerte está haciendo caer una lluvia de rosas sobre nuestro mundo.

“La Última Cima” es una cinta que rompe esquemas, destroza falsos tópicos y, sobre todo, interpela. Y es que, escuchando los testimonios de quienes convivieron con Pablo, vemos que él no hizo grandes alardes… Simplemente, vivió en el día a día, con pequeños grandes gestos (palabras de ánimo, caricias, presencias, bromas, etc.), el seguimiento radical a Jesús y se ha convertido en un regalo divino para quienes estuvieron a su alrededor y para quienes hemos tenido la oportunidad de conocerle ahora.

La constatación de que con esos pequeños gestos podemos ser instrumentos de Dios nos pone ante un reto maravilloso: todos estamos capacitados para ser “sacerdotes” y estamos llamados a serlo. Pablo decía que “Dios está más empeñado en que seamos felices que nosotros mismos” y a cada minuto pone a nuestra disposición regalos, herramientas y talentos para que llevemos a cabo “nuestra misión”: vivir a tope, amando todo lo que podamos y sin esperar nada a cambio (“Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura” Mt 6,33). Todos podemos ser instrumentos de Dios. Todos podemos ser ángeles o regalos para los demás.

Quiero terminar dando gracias a Dios por todos los milagros que realiza a nuestro alrededor, por los regalos que pone ante nosotros cada día… por tantos y tantos buenos curas y monjas que, día a día, con sus pequeños grandes gestos, transmiten luz y esperanza. Y quiero pedirle que nos siga interpelando, para que TODOS, sin excepción, nos sintamos llamados a ser instrumentos de servicio a los demás. Todos tenemos una misión… y no hay tiempo que perder…

Ficha técnica de la Película

Título. “La Última Cima”

Director. Juan Manuel Cotelo

Duración. 82 minutos

Web. http://www.laultimacima.com

Sinopsis. Pablo, sacerdote, sabía que iba a morir joven y deseaba hacerlo en la montaña. Entregó su vida a Dios… y Dios aceptó la oferta. Ahora dicen que está vivo.
Pablo era conocido y querido por un número incalculable de personas, que han dejado constancia de ello después de su muerte.
«La Última Cima»  muestra la huella profunda que puede dejar un buen sacerdote, en las personas con las que se cruza. Y provoca en el espectador una pregunta comprometedora: ¿también yo podría vivir así?

cerrados

Gracias por la acogida

El pasado 23 de mayo echábamos la red y este blog empezaba su caminar.

Hoy, apenas 19 días después, hemos superado las 1.000 visitas.

Queremos daros las gracias por seguirnos y por los comentarios y sugerencias que nos habéis hecho en estos días.

No hemos hecho más que empezar. Nos queda mucho camino por andar. Y esperamos que sigáis recorriéndolo con nosotros.

Y como muestra de agradecimiento, vamos a haceros (y a hacernos)  un regalo. Que este vídeo con su hermosa música y su imagen nos sirva para encomendarnos a nuestra madre, la Virgen María, y para darle las gracias por estar siempre a nuestro lado.

cerrados

Película: “La Última Cima”

Los próximos días 3 y 4 de junio se estrenará en salas de cine de España la película LA ÚLTIMA CIMA, un largometraje documental sobre Pablo Domínguez, sacerdote madrileño que falleció en febrero de 2009 en un accidente, al descender la cima del Moncayo. Tenía 42 años.

Cartel Pelicula La Última Cima

No es fácil encontrar hoy, en los medios de comunicación, modelos de buenos sacerdotes. En cambio, abunda la información, exhaustiva y detallada, sobre sacerdotes que dan ejemplo de mal comportamiento. Sabemos casi todo sobre ellos, gracias al trabajo de muchos periodistas, guionistas y directores.
LA ÚLTIMA CIMA muestra un tipo de sacerdote del que casi nadie habla: los
sacerdotes generosos, alegres, serviciales, humildes… Sacerdotes anónimos que sirven a Dios, sirviendo a los demás. Pablo es, nada más y nada menos, que un buen cura.
Tras haber constatado de qué modo LA ÚLTIMA CIMA conmueve a todo tipo
de espectadores (creyentes y no creyentes), te invitamos a ver la película en el cine, y a compartir esta invitación con tus amistades y conocidos.

Si quieres saber más sobre la película (dónde verla, críticas, etc) visíta la web
www.laultimacima.com

Breve resumen de la película:

“Pablo, sacerdote, sabía que iba a morir joven y deseaba hacerlo en la montaña. Entregó su vida a Dios… y Dios aceptó la oferta. Ahora dicen que está vivo. Pablo era conocido y querido por un número incalculable de personas, que han dejado constancia de ello después de su muerte.
LA ÚLTIMA CIMA muestra la huella profunda que puede dejar un buen
sacerdote, en las personas con las que se cruza. Y provoca en el espectador una pregunta comprometedora: ¿también yo podría vivir así?”

cerrados