Recomendaciones

Cáritas: oasis de cohesión social

Hace unos días os comentaba que he asistido a varias jornadas formativas de Cáritas. En aquel post hablaba en concreto de un proyecto de esta organización que me hizo reflexionar sobre el aislamiento que vive nuestra sociedad. Entonces prometía un post específico sobre la actividad de Cáritas en general. Y, como lo prometido es deuda, aquí va…

Convendría que valoremos como merece la labor que viene desarrollando esta organización históricamente, pero más concretamente en la difícil situación que atravesamos en los últimos tres o cuatro años. Las personas que trabajan en Cáritas reconocen que a ellos no les hacía falta que un Gobierno o los analistas les informaran de que había crisis, porque ya en 2006 y 2007 empezaron a ver cómo aumentaban las demandas de ayuda. Y es que Cáritas ha sido y es el mejor barómetro de la salud económica y social del país, de ese llamado Estado de Bienestar, en el que no todos están incluidos…

Empezamos con las cifras. Según la memoria de esta entidad de 2009 (aún no disponemos de los de 2010), Cáritas apoyó ese año a más de 6.200.000 personas (de las que 1.500.000 fueron atendidas en España y el resto a través de proyectos de cooperación internacional). Hablamos de una organización que aglutina en nuestro país a casi 60.000 voluntarios y a unos 4.600 empleados; que invirtió en proyectos en España 205 millones de euros (aumentando los fondos invertidos desde 2000 en casi un 50%) y que recibe el 62% de sus fondos del ámbito privado (donativos, donaciones, etc.).

Estas son las cifras, que ni mucho menos son frías… detrás de esas 1.500.000 personas atendidas en España en 2009 hay 1,5 millones de realidades que pueden desembocar o acentuar situaciones de vulnerabilidad social o de exclusión. Y detrás de esas casi 65.000 personas que trabajan por los más desfavorecidos hay una aportación fundamental a la cohesión social de nuestro país. Hay una labor asistencial diaria, desarrollada con esmero, calidad y calidez (que, en muchos casos, son tan importantes o más que el apoyo económico).

Pero me gustaría ir más allá, a cuestiones que quizá no todo el mundo conoce. Y es que, para que una organización integrada en casi un 93% por voluntarios (es decir, con dedicación parcial) sea capaz de desarrollar tantas actividades y tratar a tantas personas, es necesaria una organización ejemplar. Y Cáritas la tiene.

Hay en Cáritas una labor fundamental de organización y reflexión de la que depende gran parte de su éxito: definir grupos objetivo (menores, jóvenes, adultos, mayores) entre todas las capas sociales (los integrados, los vulnerables o los excluidos); detectar situaciones (drogodependencias, enfermedades, falta de hogar…); organizar grupos y aprovechar sinergias. Hablamos de miles de proyectos, organizados de forma impecable, para no desperdiciar ni recursos, ni las expectativas de quienes solicitan ayuda.

Pero también hablamos de una ayuda comprometida que, al mismo tiempo, demanda el compromiso de quien la solicita. Se trata de ayudar en las necesidades puntuales, pero también de provocar que se pueda salir de esa situación de vulnerabilidad o de exclusión. Y de que la persona sea la responsable de su vida, que camine hacia su propia recuperación y que supere los momentos difíciles con ayuda, pero fundamentalmente con su esfuerzo y su trabajo… recuperando su dignidad y la autonomía en su vida.

Os invito a conocer y a apoyar (con vuestro tiempo o vuestros recursos económicos) a esta institución que lleva años trabajando por aquellos a los que no se quiere ver; personas y colectivos que no siempre forman parte de estadísticas, que están al margen de las ayudas; personas, en definitiva, abandonadas.

Sin duda, hoy en día, en nuestro país, Cáritas es un auténtico oasis de cohesión social.

2

Feliz Navidad

¡Feliz Navidad a todos los que parte de la familia de Echadlared!

Música: «Nadal de Luintra», por Berrogüetto.

Imágenes: «Natividad, la historia», de Catherine Hardwice

cerrados

Libro: “Ten un poco de fe”

Hoy publicamos una recomendación literaria de una de nuestras lectoras habituales. Desde Echadlared siempre os hemos animado a que os contribuyáis con vuestras ideas, comentarios y sugerencias. Agradecemos enormemente a Nerea que haya compartido con nosotros sus impresiones y os animamos a todos a que nos hagáis llegar contenidos o temas de vuestro interés. Sólo así conseguiremos optimizar las posibilidades que nos brinda Internet.  Gracias de nuevo, Nerea.

 

Datos de la obra:

Título: Ten un poco de fe

Autor: Mitch Albom

Editorial Maeva

La obra: Una emotiva historia sobre lo más profundo de nuestros valores y creencias

 

Había leído los libros anteriores de Mitch Albom (“Martes con mi viejo profesor” y “Las cinco personas que conocerás en el cielo”), un periodista deportivo que se ha hecho famoso al escribir este tipo de libros sobre el sentido de la vida. El primero es más emotivo puesto que es autobiográfico, al igual que “Ten un poco de fe”. Así que lo compré con ganas, por el título y por el argumento.

Albert Lewis, el rabino octogenario de la sinagoga de la ciudad natal de Mitch le pide que escriba su discurso fúnebre para cuando llegue el momento. Mitch queda sorprendido porque no habían mantenido el contacto y él no es una persona especialmente religiosa: por apatía, por falta de necesidad, por haberse concentrado en su carrera de periodista deportivo y haber descuidado los servicios religiosos. Tras un inicial recelo, acepta el encargo, para el cual requiere conocer a fondo al rabino.

Mitch comienza una relación fascinante con este rabino tan especial que dura 8 años (afortunadamente para todos), y paralelamente, conoce a Henry Covington, un pastor protestante en Detroit, con un pasado de delincuente y drogadicto. Una figura de la que en principio Mitch desconfía, pero que demuestra el poder de la redención de Jesucristo.

El rabino y el pastor pertenecen a dos mundos distintos se enfrentan a situaciones diferentes: el primero, de clase media pudiente, a su enfermedad; el segundo, de raza negra, sirve a los marginales de la sociedad en una iglesia en ruinas. El rabino siempre se ha anclado a su fe; el pastor se alejó de Dios para luego experimentar la conversión.

A lo largo de los encuentros con los dos hombres de Dios, Mitch comienza a replantearse su propia fe. Con sentido del humor, con emotividad, se analizan situaciones a las que nos enfrentamos en la vida: la convivencia con gente de otras religiones o sin fe, la muerte de seres queridos, la enfermedad, el compromiso con Dios y en el matrimonio, etc.

Aunque se puede estar de acuerdo o no con algunas afirmaciones sobre Dios vertidas por el rabino o por el pastor, este libro no deja de plantear cuestiones fundamentales. Entre ellas, la existencia de Dios, el sentido de la vida y del sufrimiento, la muerte, el perdón, etc.

El autor concluye que es más lo que nos une que lo que nos divide, que por encima de todo está un ser superior. Y es que probablemente pretende que quien lea el libro reflexione de la misma manera, que realice el mismo viaje en la fe que él ha hecho.

Un libro fácil de leer, entretenido y con momentos emotivos. Todos estamos conectados a través de la fe, en palabras del rabino. Y con un poco de fe, podemos cambiar las cosas.

Nerea

cerrados

El retorno

Fraternidad Misionera Verbum Dei. Siete Aguas (Valencia)

Tras el paréntesis veraniego, volvemos a la faena. Venimos con energías renovadas y con muchas ganas de seguir echando la red y de reflexionar y profundizar en nuestra fe y en cómo la vivimos.

El curso traerá novedades que ya iremos desvelando.

Seguiremos transmitiendo nuestras reflexiones, contando experiencias, analizando la vida de personajes de referencia, exponiendo historias de vocación… Pero fundamentalmente nos gustaría invitaros a que participéis activamente de este proyecto. Nos encantaría que nos planteeis temas que os interesen, así como que nos transmitáis vuestras dudas.

La fe es algo muy vivo, que debe ser alimentado día a día, con experiencias, con reflexiones, con la oración, con una creciente intimidad con Dios y con una mayor entrega a los hermanos. Una tarea contínua y apasionante, a la que queremos aportar nuestro pequeño granito de arena…

Gracias por seguir ahí y ¡bienvenidos!

2

Volvemos en septiembre

Islote del castro, Playa de Andrín. Asturias

Islote del castro, Playa de Andrín. Asturias

Recogemos la red. Pero volveremos a echarla el 1 de septiembre con toda la energía.

Todos los miembros del equipo de Echadlared os deseamos un muy feliz mes de agosto. Esperamos que estéis disfrutando de un periodo de descanso después del duro trabajo y que sigáis haciéndolo.

Recordar que, aunque nuestras actividades varían, nuestra vocación como cristianos es vivir la fe en cualquier ámbito de nuestra existencia, sin descansos ni vacaciones. Además, el verano es un momento ideal para plantearnos con más sosiego y serenidad nuestro compromiso como cristianos.

Queremos acordarnos especialmente de quienes estéis atravesando momentos difíciles, tanto en el terreno personal como en el ámbito profesional. Os mandamos todo nuestro ánimo y esperamos que Dios os dé la fuerza necesaria para superar esta etapa.

También recordamos a quienes aprovechan el verano para ayudar a los demás o para realizar actividades de enriquecimiento espiritual como ejercicios, retiros, etc. No podemos olvidar en este año a los miles de peregrinos que caminan hacia Santiago. Esperamos que estas experiencias os enriquezcan, os ayuden a vivir vuestra fe con más intensidad y a ser luz para quienes más lo necesiten.

No podemos despedirnos sin daros las gracias por el apoyo que nos habéis brindado desde el principio y por la excelente acogida que ha tenido este proyecto. Desde ya nos comprometemos a volver en septiembre con las pilas cargadas… para volver a echar la red…

¡Feliz verano… y hasta septiembre!

cerrados