Foro de dudas

Echamos la red en Facebook

Este blog, que nació el 23 de mayo de 2010 para transmitir una forma de vivir y sentir la fe en Cristo muy pegada a la cotidianeidad, inaugura un nuevo canal de comunicación. Desde hoy, tenemos perfil en Facebook, una ventana abierta a la conexión con más de 1.000 millones de personas en el mundo.

Desde hoy también nos podéis encontrar aquí:
https://www.facebook.com/Echadlared

Este perfil se une a la cuenta en Twitter que tenemos desde el inicio.

Esperamos que todos estos canales nos ayuden a estar más comunicados. Os invitamos a que los compartáis con quienes estiméis oportuno.

Nos tenéis a vuestra disposición.

1

Buena noticia

«No temáis, porque os traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor. Y esto os servirá de señal: encontraréis a un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre». Y junto con el Angel, apareció de pronto una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: «¡Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra, paz a los hombres que ama el Señor!».

¡Feliz Navidad a todos los que formáis parte de la familia de Echadlared!

Música: «Nadal de Luintra», por Berrogüetto.
Imágenes: «Natividad, la historia», de Catherine Hardwice

1

Feliz Navidad

¡Feliz Navidad a todos los que parte de la familia de Echadlared!

Música: «Nadal de Luintra», por Berrogüetto.

Imágenes: «Natividad, la historia», de Catherine Hardwice

cerrados

El debate sobre las células madre y la postura de la Iglesia

Células madre

Células madre

La Conferencia Episcopal, usando el lema ‘Todos fuimos embriones‘, ha emprendido campañas de protesta contra la investigación con células madre embrionarias, autorizada por el Gobierno desde el año pasado. El Gobierno español está ahora estudiando un nuevo proyecto de ley que otorgue a los investigadores más libertad.

¿Se puede experimentar sobre seres humanos (…) cuando ese experimento acarrea la muerte de un ser humano? ¿Se puede eliminar a un ser humano para beneficiar a otro?.

La postura de la Iglesia es clara: “No, porque el embrión no es un proyecto de persona sino un ser humano en etapa prenatal, como un niño es un ser humano en una etapa preadolescencial o un joven lo es en una etapa preadulta”.

Pero, ¿por qué la Iglesia está en contra de este tipo de investigación que tantos avances promete para luchar contra enfermedades como el Alzheimer y otras?

Sencillamente, porque esta campaña a favor de la liberalización de los experimentos con embriones y células madre obtenidas de ellos nada tiene que ver con esa y otras luchas semejantes. Dichas “luchas” sirven de escaparate y reclamo para sensibilizar a la opinión pública, mientras que tienden una cortina de humo para silenciar otro intento de cierta parte del mundo de la ciencia de absolutizar la investigación científica por encima de la dignidad de un ser humano utilizado incluso como cobaya.

La Iglesia está en contra de la investigación con células madre embrionarias por la dignidad del ser humano en todo momento de su vida y desarrollo, también en su etapa como blastocito o como embrión, pues en todo momento una persona tiene una única e individual dignidad genética, espiritual y personal.

En un segundo momento, la Iglesia está en contra de todo el discurso a favor de la experimentacion con las células madre embrionarias porque los mismos resultados, e incluso mejores, se están consiguiendo con células madre adultas.

Una célula madre es una célula escasamente diferenciada, por lo tanto no especializada, que puede producir cualquier de las otras células que constituyen el cuerpo. Esta definición engloba a cualquier célula madre.

Existen cuatro tipos de células madre:

Una célula madre totipotente puede crecer y formar un organismo completo (tanto los componentes embrionarios -el ejemplo son las tres capas embrionarias-, el linaje germinal y los tejidos que darán el saco vitelino, como los extraembrionarios, como por ejemplo la placenta)

La célula madre pluripotente no puede formar un organismo completo, pero puede formar cualquier otro tipo de célula proveniente de los tres linajes embrionarios (endodermo, ectodermo y mesodermo), así como el germinal y el saco vitelino.

Las células madres multipotentes son aquellas que solo pueden dar tipos celulares de su propia capa o linaje embrionario de origen. Las células madres unipotentes pueden formar sólo un tipo de célula particular. Básicamente, en biología se trabaja sobre con dos tipos de células:

– Célula madre embrionaria (pluripotentes)

– Célula madre adulta: En un individuo adulto se conocen hasta ahora alrededor de 20 tipos distintos de células madre, que son las encargadas de regenerar tejidos en continuo desgaste (p.e, piel, sangre…) o dañados (p.e, hígado). Su capacidad es más limitada para generar células especializadas. Pero descubrimientos recientes han comprobado que células hematopoyéticas de médula ósea (encargadas de formación de la sangre), pueden diferenciarse en otro tipo de células (musculares, vasculares y del hígado).

El hecho de que se esté presentando la investigación con células madre embrionarias como única vía para poder desarrollar esta gran esperanza para la humanidad se debe a que desproveer la manipulación de embriones de toda condición ética abriría la puerta a múltiples recursos y modos de explotación mirando a un desmedido interés económico, nada más.

Un estudio publicado en la edición digital de «Nature Biotechnology» apoya esta afirmación, ya que señala la eficacia de células madre del líquido amniótico, como otros experimentos con ratones muestran que estas células pueden dar lugar a una variedad de tejidos, sin desarrollar tumores.  También existe la posibilidad de trabajar con células madre de adulto (u órgano-específicas) las cuales se pueden obtener del cordón umbilical de los recién nacidos, la médula ósea o la piel, entre otros órganos.

Este tipo de investigación no genera controversias éticas y según algunos científicos ofrece mejores beneficios. Otros, sin embargo, creen que las células madre adultas solo pueden formar los tipos contenidos en su tejido de origen, además de ser más escasas y más difíciles de cultivar, por lo que abogan por que se permitan investigaciones tanto con células madre embrionarias como con adultas.

Después de leer estas líneas, cada uno está en condiciones de dar respuesta a las preguntas que nos iluminan la conciencia sobre este problema en el que la Iglesia se está quedando sola defendiendo el valor y la dignidad del ser humano, aunque esta vez con buena parte de la comunidad científica como compañera de camino. Responda cada uno a estas preguntas, que bien pueden ser nuestras preguntas.

– ¿Es un embrión en la etapa de mórula un ser humano o apenas un cúmulo de células?

– ¿Cuándo se convierte en ser humano un embrión (ser humano en sus inicios) o feto? (¡He aquí la misma pregunta que ronda el tema de la legalización del aborto!)

– ¿Se hace bien al crear un embrión (ser humano en sus inicios) humano con el único objetivo de la investigación médica?

– ¿Predomina el derecho a la vida de un embrión (ser humano en sus inicios) al derecho a la salud de un anciano que acaba de sufrir un derrame cerebral o a los de un niño con una enfermedad incurable?

– ¿Es todo ser humano un fin en sí mismo o puede ser usado como medio para algo bueno, sacrificándolo según las circunstancias?

– ¿Debería permitirse la utilización de células madre embrionarias si se pudiesen producir células madre igualmente buenas a partir de la médula ósea o de cualquier otro órgano?

cerrados

El retorno

Fraternidad Misionera Verbum Dei. Siete Aguas (Valencia)

Tras el paréntesis veraniego, volvemos a la faena. Venimos con energías renovadas y con muchas ganas de seguir echando la red y de reflexionar y profundizar en nuestra fe y en cómo la vivimos.

El curso traerá novedades que ya iremos desvelando.

Seguiremos transmitiendo nuestras reflexiones, contando experiencias, analizando la vida de personajes de referencia, exponiendo historias de vocación… Pero fundamentalmente nos gustaría invitaros a que participéis activamente de este proyecto. Nos encantaría que nos planteeis temas que os interesen, así como que nos transmitáis vuestras dudas.

La fe es algo muy vivo, que debe ser alimentado día a día, con experiencias, con reflexiones, con la oración, con una creciente intimidad con Dios y con una mayor entrega a los hermanos. Una tarea contínua y apasionante, a la que queremos aportar nuestro pequeño granito de arena…

Gracias por seguir ahí y ¡bienvenidos!

2