Audio-homilía: Festividad de Jesucristo, Rey del Universo

Cuando escuchamos este evangelio, lo primero que podemos hacer es culparnos: «es que es verdad, es que no comparto, es que no ayudo, siempre pienso en mí mismo y me olvido de los demás»… Y, si lo interpretamos así, nos entra el miedo y la tristeza, porque somos conscientes de que no damos la talla y que nos falta mucho. Pero eso el Señor lo sabe.

Ojalá que escuchar cómo va a ser el juicio final sea para nosotros un estímulo y una ilusión y que pensemos en la gran cantidad de cosas que ya hacemos por los demás. Tenemos derecho a reconocer en lo profundo del corazón que con esos detalles diarios construimos el Reino.

Esta fiesta de Cristo, Rey del Universo, nos hace mucha falta. En nuestra vida hay muchas malas noticias. Uno se las promete muy felices y, de repente, como en la película «Lo imposible», vemos auténticos muros de aguas turbias de 8 o 9 metros que vienen hacia nosotros. Muchos de nuestros días nos sentimos como en medio de un tsunami.

¿En ese contexto, qué significa Cristo, Rey del Universo? El Señor nos dice que, después de tanto terremoto, de tanto movimiento, de tanto sufrimiento, el final de la sangrienta historia de la humanidad va a ser un banquete de bodas en el que celebraremos la victoria de Dios.

Día a día vivimos en esa tensión entre las evidencias que tenemos ante nuestros ojos o vivir creyendo lo que Dios nos ha prometido. Ser hombres de fe es creer con certeza que Dios tiene la última palabra, aunque la vida nos vaya dando revolcones.

Parece que el mal y el sufrimiento nos estén ganando por goleada como un tsunami que nos arrolla. Pero, esperemos a la segunda mitad del partido, que el Rey del Universo vendrá. Seamos conscientes de que, con nuestra colaboración y nuestra sensibilidad, empieza a haber reino de Dios en la tierra. No hay ni una sola persona que no aporte algo al reino de Dios. La diferencia está en ser conscientes de ello o no: terminar el día dichosos por lo que hemos hecho o terminar en la queja y la frustración.

En el juicio final aprobarán los aporten nombres en su corazón, no aquellos que presenten una vida en primera persona del singular.

Ojalá disfrutemos de los signos del reino del Dios que ya hay en nuestra tierra. Ojalá que, cuando las olas del tsunami nos invadan, podamos levantar la cabeza seguros de que el Señor está con nosotros.

Evangelio según San Mateo

Jesús dijo a sus discípulos: «Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso. Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá a aquellas a su derecha y a estos a su izquierda.
Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: ‘Venid, benditos de mi Padre, y recibid en herencia el Reino que os fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; estaba de paso, y me alojasteis; desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; preso, y me vinisteis a ver’.
Los justos le responderán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?’.
Y el Rey les responderá: ‘Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con el más pequeño de mis hermanos, lo hicisteis conmigo’.
Luego dirá a los de su izquierda: ‘Alejaos de mí, malditos; id al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; estaba de paso, y no me alojasteis; desnudo, y no me vestisteis; enfermo y preso, y no me visitasteis’.
Estos, a su vez, le preguntarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?’.
Y él les responderá: ‘Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicisteis conmigo’.
Estos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna».

Comparte este post

    Etiquetas: , , , , , , , ,

    votar