Audio-homilía: Fiesta de la Virgen de la Almudena 2014

Esta Virgen de la Almudena tiene mucho que enseñarnos, porque es una derribadora de muros, como su propia historia nos indica. Curiosamente, tal día como hoy, un 9 de noviembre de hace 25 años se derribó el Muro de Berlín. Pues bien, esta Virgen viene a derribar muros físicos y psicológicos, barreras, prejuicios y miedos que nos separan de los demás.

Los hombres con mucha facilidad hacemos bandos y generamos confrontaciones territoriales, ideológicas, políticas, de sexo… Y buscamos que la política resuelva lo que está en nuestras manos modificar: lo que cambia al mundo es la conversión personal de cada corazón, el cambio concreto de cada uno de nosotros hacia el amor.

Derribemos conscientemente los muros que nos alejan de los demás. Que la política, que el deporte, que los territorios, que las creencias religiosas, etc. no sean muros que nos separen… No nos dejemos llevar por encasillamientos y prejuicios. Los muros se levantan desde el temor y se derriban cuando miramos con confianza que el Padre que nos protege es más fuerte de todas las divisiones.

La imagen de María tiene mucho que enseñarnos: ella permanece al pie de la cruz porque sabe que el dolor que vive su hijo no es definitivo. María es integradora, eucarística, es la sacerdotisa que nos ofrece a su hijo amado para la salvación del mundo, es fuerte porque está convencida de que las promesas de Dios no le van a defraudar. Su fe le hace reconocer que la última palabra no la tienen la maldad del hombre, el dolor o la muerte, sino la misericordia.

Por eso, las mujeres, desde nuestra capacidad integradora, tenemos un papel fundamental en el mundo actual, derribando muros. Y en nuestro Madrid tan incendiado y bullicioso.

Ojalá que todos, como María, tengamos la fe, la confianza y la certeza de que las promesas de Dios se cumplen para evangelizar nuestro Madrid y nuestros entornos.

Evangelio según San Juan

Se acercaba la Pascua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados delante de sus mesas. Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del Templo, junto con sus ovejas y sus bueyes; desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas y dijo a los vendedores de palomas: «Sacad esto de aquí y no hagáis de la casa de mi Padre una casa de comercio».
Y sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura: El celo por tu Casa me consumirá.
Entonces los judíos le preguntaron: «¿Qué signo nos das para obrar así?».
Jesús les respondió: «Destruid este templo y en tres días lo volveré a levantar».
Los judíos le dijeron: «Han sido necesarios cuarenta y seis años para construir este Templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?».
Pero él se refería al templo de su cuerpo.
Por eso, cuando Jesús resucitó, sus discípulos recordaron que él había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que había pronunciado.

Comparte este post

    Etiquetas: , , , , , , ,

    votar