Audio-homilía: Este es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo

Volvemos al tiempo ordinario y se nos invita a ver toda la pedagogía de Jesús para descubrir poco a poco que la buena noticia del Dios cercano a la humanidad llega hasta los confines del orbe.

Al Señor sólo se le conoce a través de testigos. Y nos pone como ejemplo a San Juan Bautista, un testigo de que las promesas de Dios se cumplen. Juan fue el precursor de Jesús, pero no sabía exactamente lo que esperaba hasta que le vio en el Jordán.

La alegría y el encontrar sentido a todo lo vivido son claves que nos ponen en lo que Dios quiere para nosotros. La fe es la que ordena todas las piezas de nuestra vida que son como un puzzle desordenado.

A veces nuestra respuesta ante las múltiples facetas en las que tenemos que responder en la vida es simplemente sobrevivir en una especie de encefalograma plano. Otras veces intentamos entender nuestra vida, nuestra visión y eso nos provoca angustia y agobio.

Juan Bautista era un incorformista y por eso se fue al desierto, aún sin tener todas las claves ni los porqués. Cuando ve a Jesús, descubre el verdadero sentido a todo y pone orden a las piezas del puzzle de su vida. Y en ese momento aparece el gozo y la paz.

Cuando miramos nuestra vida desde la fe, entiendemos todo lo que nos ha ocurrido y lo agradecemos. Vemos nuestra biografía y nuestra historia acompañada y le encontramos sentido a la vida.

Ojalá entendamos que las circunstancias de la existencia no suponen un fracaso, que nuestra vida tiene sentido, que somos imprescindibles en el proyecto de Dios. Nada de autoestimas bajas, de tristezas, de nostalgias… Ojalá nos sintamos hijos de Dios y nos convenzamos de que estamos acompañados por Dios.

Audio-homilía: Este es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo

Evangelio según San Juan

Al día siguiente, Juan vio acercarse a Jesús y dijo: «Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. A él me refería, cuando dije: Después de mí viene un hombre que me precede, porque existía antes que yo. Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua para que él fuera manifestado a Israel».
Y Juan dio este testimonio: «He visto al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y permanecer sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: ‘Aquel sobre el que veas descender el Espíritu y permanecer sobre él, ese es el que bautiza en el Espíritu Santo’. Yo lo he visto y doy testimonio de que él es el Hijo de Dios».

Comparte este post

    Etiquetas: , , , ,

    votar