La conciencia es la voz del alma, las pasiones son la voz del cuerpo

Introducción. Cuando los apóstoles le piden al Señor que les aumente la fe, no es sólo un reconocimiento humilde de la distancia que hay entre la mirada de los hombres y la mirada de Dios. Expresa también el deseo claro y sincero de entrar en la misma vida de Dios, en la mirada con la que Jesús afronta el encuentro con las personas y con las circunstancias.
“Porque mis planes no son vuestros planes, vuestros caminos no son mis caminos -oráculo del Señor-. Cuanto dista el cielo de la tierra, así distan mis caminos de los vuestros y mis planes de vuestros planes». Is 55,8-9.
Es pedirle que nos regale la clave para tener una comprensión integradora de nosotros mismos, de la realidad que nos rodea y de la vida en general. Hay momentos de verdadero desconcierto cuando escuchando nuestra voz interior reconocemos conflictos entre lo que hacemos, lo que deseamos, lo que nos gustaría, lo que en verdad podemos. Una de las principales causas de nuestra falta de alegría es la no identificación entre lo que vivimos y lo que nos gustaría vivir. Desde muy pequeños nos han preguntado: ¿Tú, qué quieres ser de mayor? Como si todo lo que vamos a vivir en el futuro, dependiera de nuestros gustos, de nuestros planes diseñados y de nuestras posibilidades. Y lo más cierto es que nuestras vidas se van construyendo fruto de nuestra libertad, de nuestras decisiones y fruto también de la mano providente y misericordiosa de Dios que nos acompaña, que nos guía y que nos regala las circunstancias para desarrollar los talentos y las habilidades que Él nos da. No podemos vivir con temor nuestra existencia, ni con la tristeza que se genera al sospechar que somos un error, que estamos mal hechos, que la vida es una broma pesada de alguien que se divierte con nuestras desgracias. Tampoco podemos poner el cartel de advertencia, peligro, a todo lo que nace de nuestra humanidad. Tanto el cuerpo como el alma vienen de las mismas manos. Me preocupan ciertas espiritualidades que rechazan toda la parte corporal, física de nuestra vida. La censura de todo lo que suponga gozar, sentir y disfrutar. El dualismo que enajena, que limita, que reduce a las personas a bonsáis cuando en realidad tienen capacidad de convertirse en un árbol grande y frondoso. Pedir a Jesús que nos aumente la fe supone pedirle que nos renueve y que nos cambie viejas creencias que nos confunden y nos alejan de la mirada original y bondadosa con la que Dios mira su creación.

Lo que Dios nos dice. «Vio Dios todo lo que había hecho y era muy bueno». Gn 1, 31. «Amas a todos los seres y no aborreces nada de lo que hiciste; pues, si odiaras algo, no lo habrías hecho. ¿Cómo subsistiría algo, si tú no lo quisieras?, o ¿cómo se conservaría, si tú no lo hubieras llamado? Pero tú eres indulgente con todas las cosas, porque son tuyas, Señor amigo de la vida». Sab 11, 24-26.
La bondad y la confianza de toda la realidad que nos rodea son las bases sobre las que construir nuestra vida. El amor que Dios ha puesto en toda su creación nos tiene que expulsar todos los miedos y temores.
«Nada que entre de fuera puede hacer impuro al hombre, porque no entra en el corazón sino en el vientre y se echa en la letrina. (Con esto declaraba puros todos los alimentos) Y siguió: Lo que sale de dentro del hombre, eso sí hace impuro al hombre. Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los pensamientos perversos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, malicias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro». Mc 7, 18-23.
Las pasiones, los deseos, la creatividad, las pulsiones son tan humanos, tan divinos, tan reales, como la compasión, la generosidad o la capacidad de perdonar. La curiosidad, el querer tener experiencias, el aprender, el investigar… no es la sede de los pecados o de los males de la humanidad. ¡Cuánto le debemos en el terreno de la ciencia y de la fe, a las personas que no se han conformado con aceptar las explicaciones heredadas sin más, sino que han buscado, que han arriesgado, que se han salido del camino trazado, para encontrar más verdad, más claridad, más luz!.
El mismo Jesús fue un transgresor de la religión que había recibido: «Los discípulos de Juan se le acercan a Jesús, preguntándole: ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos a menudo y, en cambio, tus discípulos no ayunan? Jesús les dijo: ¡Es que pueden guardar luto los amigos del esposo, mientras el esposo está con ellos? Llegarán días en que arrebatarán al esposo y entonces ayunarán». Mt 9, 14-15.
No podemos ni debemos demonizar toda la parte intuitiva, creativa y pasional que nos constituye. Como en todos los aspectos de la vida, tenemos que aprender a usarlos, a educarlos, a vivirlos no de forma egoísta y centrándonos en nosotros mismos, sino como vehículos a través de los cuales podemos expresar de una forma muy clara el amor, la comunión y hasta la capacidad de salvarnos.

Cómo podemos vivirlo. La fe nos tiene que despejar los miedos y los temores a sentir, a gozar, a vivir. Conozco mucha gente que tiene miedo a reír en una Iglesia porque al ser terreno sagrado lo concibe como una falta de respeto. Y me asusta la imagen de Dios que estamos proyectando. ¡Menos mal que hay voces muy autorizadas que nos animan a ser felices!. Sólo por hoy no tendré temores. De manera particular no tendré miedo de gozar de lo que es bello y creer en la bondad. Juan XXIII

Comparte este post

    Etiquetas: , , , , , ,

    votar

    4 Comentarios Dejar comentario

    1. Jose #

      He leido uno de esos libros que decis, no recuerdo el nombre ahora, de un cura vasco que habla sobre el amor de la pareja. No habla de sexo explicitamente (algo que nunca hace ningun escrito proviniente de «la curia» aun siendo desde un peldanho bajo) pero si deja medianamente claro que que el amor y el gozo el uno del otro obedece al amor y no a estar casados o no estar casados, algo que no dijo jesucristo aunque los textos biblicos pueden interpretarse hoy asi, y manhana asa. El caso es que a este senhor le han tirado varias veces de las orejas. Si es el libro de Pagola. Me lo ley dos veces. Vamos que un pequenho pequenho atisbo se asoma y le dan un palo en toda la cara. Ya me direis como pretende la iglesia «adoctrinar». Pues asi, adoctrinando, solo se arrima gente que por alguna razon «pasa por el aro». Yo no digo que los que somos criticos o pensamos de otra manera tengamos la respuesta y el camino. Tambien buscamos respuestas, y las cuestiones sexuales son solo un ejemplo, y yo no encuentro nunguna respuesta en la iglesia. Si puede que alguna oveja miembra del rebanho me de alguna respuesta, pero resulta que esas ovejas son las descarriadas. La iglesia no tiene respuestas para tantos temas tan importantes hoy en dia. Se ha quedado anclada en 1900, y ahi esta. Es muy bonito decir que los valores tradicionales son los mejores, pero con la maxima de «cualquier tiempo pasado fue mejor» no se va a ninguna parte. Por otro lado, y por daros otro ejemplo del «feeling» que se transmite a los que un dia decidimos salirnos de la iglesia por la puerta grande, es que cuanto mas se sube en el escalafon organizativo de la iglesia, mas lejos estan los obispos, cardenales, arzobispos, etc de la gente y las preocupaciones de la gente. Cuando yo leo cosas de Yogis, de budismo etc, los gurus, los que estan ahi arriba son los que mejor transmiten esos valores que ellos defienden y esa forma de ver las cosas. En la iglesia es al contrario, puedo encontrar un parroco bueno que lo de todo por los demas, y que encarne comprension, amor, compasion etc, pero esa no es la imagen de la conferencia episcopal, solo preocupada en prohibir prohibir, sacralizar y sacralizar. El mensage es sexo no, preservativos no, homosexualidad no, masturbacion no, divorcio no, esto no y aquello tampoco. Yo no quiero hacerme la religion a mi medida, me da igual lo que haga la iglesia, pero desde fuera veo que la iglesia para todo esto no tiene respuesta. Como tampoco tiene una posicion en temas de ecologia, y de finanzas. Ha atacado la iglesia al mundo financieramente dominado al que nos encaminamos? no. Es un tema para ellos sin importancia, o mucha menos de la que puede tener que dos tios del mismo sexo se quiran y se abrazen. Bastante triste. Acabo ya. Para ser no-catolico he leido a pagola, me he tragado enteras un par de conferencias de prensa de la conferencia episcopal, me he leido documentos de la conferencia episcopal, y la editora de este blog lo sabe, y no he encontrado la luz en ninguna de las palabras, al contrario, solo he encontrado sombras. Que pretendo entonces con toda esta critica? porque me rompo los cuernos? pues porque creo que la iglesia esta llamada a formar parte -conmigo o sin mi- de una trasformacion de la sociedad cada dia mas necesaria con valores mas humanos y universales. Y no esta en la via, por mucho que Francisco con cuatro comentarios haya entreabierto una puerta por la que parece se aprecia minimamente un poquito de luz al otro lado. Muchas gracias.

      • echadlared #

        Estamos totalmente de acuerdo, Jose, en que, como dices textualmente, «la iglesia esta llamada a formar parte de una trasformacion de la sociedad cada dia mas necesaria con valores mas humanos y universales». Y en que debería poner más luz y menos sombras, lo que no siempre se consigue. Es cierto que la curia (y a veces los propios cristianos) ha estado y está alejada de los problemas reales de la gente (el mismo Papa Francisco lo he reconocido abiertamente y está trabajando en su reforma).
        En mi opinión, lo que debemos hacer quienes nos llamamos cristianos es tratar de vivir con coherencia el mensaje de Cristo, sin engaños pero sin falsos ritos y mitos. Creo que poner la propia conciencia (que se alimenta del Espíritu Santo y del conocimiento de las Escrituras) y el amor por encima de todo puede ser una buena guía. Probablemente no sea la respuesta definitiva, pero al menos es la que en mi caso particular estoy tratando de aplicar.
        Agradecemos de nuevo tu interés por estos temas y tu participación en el blog. Creemos que es bueno debatir e intercambiar opiniones y conocer otros puntos de vista, en vez de quedarnos estancados cada uno en nuestras pequeñas parcelas. Y también entendemos que es positiva la búsqueda de respuestas desde el ámbito en que cada uno nos encontramos. Gracias!

    2. Jose #

      El problema es que dentro de la iglesia los que pensais asi sois la minoria, ya que si bien tu dices «La fe nos tiene que despejar los miedos y los temores a sentir, a gozar, a vivir», la iglesia se ha valido de la prohibicion de gozar, de la prohibicion de sentir y del miedo para ganar o «forzar» adeptos a lo largo de los siglos de los siglos. Una luz de cambio con Francisco? quizas, pero tardara muchos anhos. Ademas los que buscamos respuestas no las encontramos en los textos, razonamientos, y escritos dogmaticos que se vales de grandes y elocuentes frases para al final no sacar a nadie de la duda de nada excepto del que pasa por el aro y acepta los preceptos como ordenes y lineas rojas infranqueables. Si bien tus palabras son esperanzadoras, lo cierto es que cuando se habla de gozar, por ejemplo, no se expecifica, nunca se va al grano, nunca se le llama a las cosas por su nombre. Ve Dios con buenos ojos que yo goce con una mujer sin estar nosotros casados? Si o no? La iglesia me dice da un No rotundo y yo no puedo imaginarme a Jesus respondiendo a esa pregunta con un No. La prohibicion de algo por los que nunca «lo han probado». No digamos ya actitudes con homosexuales y demas. Si, Francisco ha dicho alguna cosa bonita, pero no son mas que pequenhas perlas en un mar infinito de intolerancia contra los homosexuales. Sexualidad, anticoncepcion, homosexualidad, incluso aborto, y me atreveria a decir ecologismo y conciencia civica de comunidad son temas que la iglesia deja de lado para dedicarse a hablar de un dios al que esas cosas no le importan mas que para prohibir y constringir la conciencia de la gente ante llamadas naturales del cuerpo. En fin gracias por el articulo de todas formas.

      • echadlared #

        Gracias por tu comentario, Jose. Tienes razón en muchas cosas. Hay gente a la que le da miedo hablar abiertamente de muchos temas, pero no es algo general. Siempre que generalizamos nos dejamos fuera muchas opiniones o opciones. Hay un montón de libros sobre sexualidad, sobre homosexualidad y sobre otros temas que no van en la linea de la prohibicion y del miedo. Te animamos a que sigas leyendo el blog y participando con tu opinión. Desde aquí estamos abiertos a debatir y a profundizar en todos los temas. Gracias de nuevo y saludos