Audio-homilía: Auméntanos la fe

Los apóstoles debieron ver en Jesús algo muy atractivo y/o muy difícil de hacer para hacerle esta petición. Si leemos el párrafo que va inmediatamente antes de este en el evangelio, lo entendemos mejor, porque encontramos la pregunta de cuántas veces hay perdonar al prójimo y el «70 veces 7» de Jesús.

Esto a los apóstoles (y a nosotros) nos parece muy difícil. Pero no son nuestras fuerzas, ni siquiera nuestros buenos propósitos, los animadores de nuestras buenas obras. San Pablo decía que desear el bien estaba a su alcance pero no realizarlo.

Los apóstoles reconocen que a Jesús le movía una energía diferente a la suya. Y se la piden al Señor. Y su respuesta es que la fe va en proporción a nuestra esperanza en que las cosas se van a lograr y a nuestro esfuerzo por hacerlas realidad. Se trata de creer que se puede.

La fe no es querer que Dios lo arregle todo mientras nosotros no movemos un dedo. Jesús les dice a los apóstoles que nuestra obligación es hacer lo que tenemos que hacer. Nosotros también pretendemos que Dios haga milagros, mientras nosotros nos quedamos con los brazos cruzados. Jesús nos pide que creamos que podemos.

Ojalá que nosotros dentro de nuestras posibilidades creamos que Dios cuenta con nosotros.

Jesús también nos exhorta a que no nos colguemos medallas. «Cuando hagas lo que tienes que hacer, no te creas la octava maravilla, vive del agradecimiento del Señor». Vivir en plenitud es nuestra obligación, no es para que nos vengamos arriba, sino para hacerlo y disfrutarlo como corresponde.

Ojalá que el Señor nos aumente las ganas de amar, que la generosidad para responder a las necesidades de los demás nos inunde y que no nos quejemos por hacer lo que tenemos que hacer.

Audio-homilía: Auméntanos la fe

Evangelio según San Lucas

Los Apóstoles dijeron al Señor: «Auméntanos la fe».
El respondió: «Si tuviárais fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijérais a esa morera que está ahí: ‘Arráncate de raíz y plántate en el mar’, ella os obedecería.
Supongamos que uno de vosotros tiene un servidor para arar o cuidar el ganado. Cuando este regresa del campo, ¿acaso le dirá: ‘Ven pronto y siéntate a la mesa’? ¿No le dirá más bien: ‘Prepárame la cena y recógete la túnica para servirme hasta que yo haya comido y bebido, y tú comerás y beberás después’? ¿Deberá mostrarse agradecido con el servidor porque hizo lo que se le mandó?
Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que se os mande, decid: ‘Somos simples servidores, no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber'».

Comparte este post

    Etiquetas: , , , , , ,

    votar