Llamados a dejar de ser los «ni-ni» de la iglesia

En los últimos días resuenan los ecos de la JMJ de Río de Janeiro (a la que en este blog dedicaremos en breve una entrada específica).

Una de las cosas que más me ha llegado es la interpelación del Papa Francisco a que la Iglesia salga a la calle. Junto con la exhortación a obispos, sacerdotes, religiosas y religiosos a que pisen el terreno («un pastor debe oler a oveja» decía hace poco), se nos pide a todos los que formamos iglesia que participemos de la construcción del Reino.

Es algo sobre lo que se lleva hablando unos años: la llamada «nueva evangelización» que, entre otras cosas, nos impulsa a los seglares a tener un papel más activo en la comunidad.

Es hora de abandonar el sillón y la postura cómoda del que considera que con una misa semanal «cumple». Es hora de participar de las comunidades, de adoptar una postura crítica, de impulsar desde dentro y con el trabajo diario la necesaria renovación de la Iglesia, de mostrar con comportamientos coherentes la dicha de ser hijos amados de Dios…

(«Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura» Mt 28, 19)

Durante años, por no decir siglos, los seglares hemos sido los «ni-ni» de la Iglesia (seres que ni opinamos, ni estudiamos, ni trabajamos). No descarto que la cúpula eclesial en cierta medida fomentaba ese rol de niños mimados, haciendo descansar la evangelización casi exclusivamente sobre los sacerdotes. Pero eso se acabó… Es hora de dar un paso adelante. Y eso nos va a suponer un esfuerzo adicional.

En primer lugar de formación. Es lamentable lo poco que los cristianos sabemos de la doctrina, lo poco que conocemos las escrituras… Y así es difícil argumentar y defender posturas con un mínimo de seriedad.

En segundo lugar de espíritu crítico activo, más allá de lavarnos las manos como vulgares Pilatos cuando la cosa no nos gusta, echando la culpa a Roma, al Papa, a los obispos, a los curas… Tenemos que participar activamente en las comunidades y aportar nuestro esfuerzo, nuestro trabajo, nuestra creatividad y nuestro espíritu crítico. Y, por supuesto, denunciar desde dentro los comportamientos intolerables de la Iglesia de los que en algunos casos ha habido un repugnante silencio cómplice.

En tercer lugar de coherencia en nuestra vida y en nuestros actos. («Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis» Mt 7, 15-16)

En cuarto lugar de humildad. Se trata de poner lo que somos al servicio de Dios y de los demás, siendo conscientes de que la responsabilidad es nuestra, pero nuestras fuerzas son insuficientes y necesitamos la ayuda de Dios. («Actúa como si todo dependiera de ti, confía como si todo dependiera de Dios» San Ignacio de Loyola). Sin sentirnos elegidos, sin vanaglorias, sin orgullos, sin juzgar a nadie, siendo conscientes de que «llevamos un tesoro en vasijas de barro».

Si algo se extrae de la vida pública de Jesús, de la de los primeros cristianos y de la de muchos santos y santas es el PONERSE EN CAMINO.

Me parece bastante contradictorio auto-proclamarnos seguidores de Jesús desde la comodidad del sillón y de la misa dominical, desde el «cumplo y miento». Es curioso cómo nos encendemos y discutimos con ardor sobre la situación de nuestro equipo de fútbol, sobre tal o cual partido político, sobre el último y nauseabundo cotilleo del periodismo amarillo y agachamos la cabeza cuando se trata de hablar de nuestro Padre.

Estos días en España tenemos muy presente la tragedia del tren siniestrado en Santiago de Compostela y la ejemplar actitud de Angrois, el lugar del accidente, cuyos vecinos han pasado a la historia más gloriosa de este país por su actitud solidaria, activa, serena y humilde. Apenas unos cientos de habitantes de un pequeñísimo lugar cercano a la ciudad de Santiago nos han dado a todos una lección de vida: el trabajo silencioso con una humildad arrolladora y el poner todo lo que uno tiene al servicio de los demás. («El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas y vienen los pájaros a anidar en sus ramas» Mt 13, 31-35)

Ni más ni menos que eso es lo que deberíamos hacer todos. Y eso responde a las palabras de nuestro Señor: («dadles vosotros de comer» Lc 9,13 «Vosotros sois la luz de este mundo. Una ciudad en lo alto de un cerro no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para ponerla bajo un cajón; antes bien, se la pone en alto para que alumbre a todos los que están en la casa. Del mismo modo, procurad que vuestra luz brille delante de la gente, para que, viendo el bien que vosotros hacéis, todos alaben a vuestro Padre que está en el cielo» Mt 5, 14-16)

El movimiento se demuestra andando y a TODOS nos corresponde construir el Reino de Dios en la Tierra.

Comparte este post

    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

    votar

    9 Comentarios Dejar comentario

    1. Helen Bromley #

      Dios te bendiga – make a joyful noise to the Lord!

      • echadlared #

        Thanks for your support, Helen!
        God Bless You!!!

    2. Helen #

      On April 25, the date I left Canada to begin El Camino, the first reading was from 1 Peter 5 «Clothe yourselves with humility» and the daily Gospel reading was from Mark 16 «Go into all the world and proclaim the Gospel.» The Good News is that God so loved the world that He sent His only son – John 3:16.

      At Mass in Triacastela, the priest said that we can create our own hell here on earth – by being negative, judgmental, unkind, unloving; or we can help to create heaven – building God’s kingdom – here on earth by (read the fruits of the Holy Spirit), kindness, love, joy, hope, encouragement etc. Alleluia!

      Remember that the Church is holy; but we hold this treasure in earthen vessels – cracked pots, if you like. It is not perfect; but it is still the Church, the keys of which were given to St. Peter and his successors right down to our Holy Father, Pope Francis – servant of the servants of God.

      I want to encourage you on this amazing journey of faith. The following is from my Camino guidebook by John Brierley:

      RETURNING HOME

      The journey is not over and continues, as you will have it be, dedicated to the sacred or the mundane, to waking or sleeping. To help remind us of our true identity, I leave you with the following words of Marianne Williamson, distilled from ‘A Course in Miracles’ and immortalized in Nelson Mandela’s freedom speech.

      Our deepest fear is not that we are inadequate,
      Our deepest fear is that we are powerful beyond measure.
      It is our Light, not our darkness, that most frightens us.

      We ask ourselves, who am I to be brilliant, gorgeous, talented and fabulous?
      Actually, who are you not to be? You are a child of God.
      Your playing small doesn’t serve the world.
      There’s nothing enlightened about shrinking,
      so that other people won’t feel insecure around you.

      We were born to make manifest the Glory of God that is within us.
      It’s not just in some of us; it’s in everyone.
      And as we let our Light shine,
      we unconsciously give other people permission to do the same.
      As we are liberated from our own fear,
      our presence automatically liberates others.

      Let your light shine!

      • echadlared #

        Thank you, Helen, for following this blog and for helping us in this new «camino».
        It’s was a God’s gift meeting you on the Way!
        God bless you!

    3. Jose #

      A que te refieres con » la necesaria renovación de la Iglesia»?

      Normalmente se produce una situacion curiosa, ya que en la mayoria de los casos a mas religioso, mas a pies juntillas se siguen los dictados de arriba, y mas lejos se esta de postura critica de ningun tipico.
      Es decir, critica y fe profunda son -en la gradisima mayoria de los casos- incompatibles. Solo hay que ver los escasisimos, por no decir totalmente inexistentes criticas de miembros de la iglesia a su propia iglesia. Hasta que punto le esta permitido al cristiano opniar y disentir de la postura oficial basandose en la propia interpretacion de las sagradas escrituras. Ni tan siquiera eso esta claro. La iglesia es por definicion no democratica, en cuanto a que sus fieles tienen solo libertan solo dentro del orden establacido, pero la desviacion de la norma no es posible y no a lugar ya que aparece el argumento de falta de fe ante cualquier desviacion, lo que hace al propio cristiano verse atrapado en una dicotomia que lo atormenta, mas si cabe si desde la «curia» se lo machaca con infiernos, pecados capitales, e imposibilidad de entrar «en el reino». Cualquier disentimiento lo aparca «el buen cristiano» o bien a un lado o bien auto-incrementando su fanatismo (lease aqui la definicion Rae: Que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias u opiniones, sobre todo religiosas o políticas) que no obedece a razones. Por otra parte es logico, atender a razones es poner en duda creencias y «verdades absolutas» lo cual tambalea el estado emocional propio del catolico (digo aqui catolico porque no es lo mismo quiezas que en otras religiones). Eso lleva a que el catolico-no-critico siga a pies juntillas un conjunto de normas, que el se cree dictadas por Jesus, y con lo cual se siente bien consigo mismo apoyado en esa fe.

      • echadlared #

        Gracias por seguir este blog y por tus comentarios, Jose.
        Sin ánimo de dogmatizar, precisamente en este foro lo que tratamos es de huir de verdades absolutas, de juicios absolutos y de seguidismos fanáticos.
        Independiente de la imagen que hayamos dado históricamente los cristianos (que, como profesional de la comunicación, debo reconocerte que es, en gran medida, un fallo nuestro), hay mucha gente en la iglesia (tanto arriba como abajo) crítica con la doctrina y abierta a la discrepancia. Más que creerlo, doy fe de ello.
        La diferencia, el punto de vista contrario, la crítica (en términos de respeto) enriquecen…
        Durante mucho tiempo se ha transmitido una doctrina de infiernos y pecados capitales, de dogmas y de fariseísmo, que ha alejado a mucha gente de la iglesia. No digo con esto que no deba haber normas, pero se debería dejar claro (desde todas las instancias de la fe) que los primeros mandamientos (y principales) son amar a Dios por encima de todo y al prójimo como a uno mismo. Esta pequeña frase encierra un montón de sustancia y cumplir esto requiere suficiente esfuerzo.
        Te animamos a que sigas leyendo este blog y planteando todas las dudas o comentarios que quieras, aunque te recordamos que este es un foro en el que escribimos un grupo de cristianos (consagrados y seglares) que no dependemos de ninguna institución oficial, por lo que nuestras opiniones son muy personales.
        Gracias de nuevo

        • Jose #

          Bienvenida toda renovacion que mejore lo presente. Y si es que este papa trae algo nuevo que Dios lo cuide porque le van a poner zancadillas en nombre de Dios, de Jesus y de la fe, unas pocas. Los que estamos fuera de la iglesia no percibimos ese movimiento de cambio y critica que augurais, ni esa masa de gente -desde luego de arriba menos- pero bienvenido sea tambien. Y no critica por criticar si no porque algunos creemos que hace buena falta. Cope, ABC, Razon, los medios oficialistas de la iglesia transmiten lo que transmiten. Los metodos de la iglesia son los que son, y los mandamases de la iglesia dan la imagen que dan y por que quieren. Criticos dentro de la iglesia? Como las meigas, que haberlas hailas. Y si las hay calladitas que estan que nunca las ha escuchado nadie. Desde este pulpito que teneis aqui parece que quereis ayudar a una renovacion. Bienvenida sean, tanto la renovacion como el blog. Saludos.

          • echadlared #

            Te agradecemos el interés por conocer desde fuera, la crítica desde el respeto y el apoyo a este blog, Jose.
            Te animamos a que sigas leyéndonos y planteando todas las dudas y debates que consideres. En la medida de nuestras capacidades y de nuestras posibilidades, y desde una postura no oficial, trataremos de adentrarnos en ellos.

    4. Jose #

      Donde dices:
      «No descarto que la cúpula eclesial en cierta medida fomentaba ese rol de niños mimados, haciendo descansar la evangelización casi exclusivamente sobre los sacerdotes.»

      deberias haber escrito:

      «No descarto que la cúpula eclesial en cierta medida fomentaba ese rol de SIERVOS SERVILES CORDERITOS DOMINADOS SIN VOZ NI VOTO Y AMEDRENTADOS, haciendo descansar la evangelización casi exclusivamente sobre los sacerdotes.»

      Seria mas acorde a la realidad.