Audio-homilía: Bautismo de Jesús (13/1/13)

Esta fiesta es una buena ocasión para que todos renovemos, de forma consciente, nuestro propio bautismo. Es el momento de redescubrir y agradecer profundamente el día de nuestro bautismo. Aquel día en que Dios dijo de cada uno de nosotros lo que él piensa que somos, al igual que hizo en el bautismo de Jesús.

Es muy importante saber lo que cada uno somos, descubrir nuestra identidad. Pero esa respuesta varia enormemente según quien la dé.

La respuesta de Dios ante Jesús fue: «Tú eres mi hijo amado». Y eso también nos lo dice a todos y cada uno de nosotros. Es decir, Dios asume todo lo que somos.

Saber que somos hijos de Dios tiene un efecto claro en nuestra vida, porque el amor expulsa los miedos y todo aquello que nos quita la paz. Si Dios cuida de lo más pequeño, cómo no va a cuidar de sus hijos. Sabemos que Dios no nos va a abandonar nunca. Es lógico tener miedos, pero podemos vencerlos con la fe y la palabra de Dios, con la creencia absoluta de que nada nos va a separar del amor de Dios.

Esa es nuestra identidad: estamos hechos y diseñados por Dios. Y, si somos hijos de Dios, somos amor y nuestra forma de amar es entregar la vida y compartir nuestra existencia con quienes nos acompañan en el camino.

Jesús, el día de su bautismo, se puso en la fila de los pecadores, de los rotos, de los que necesitaban un cambio de vida. Y Jesús no sólo se situó ahí, sino que además se identificó con ellos, amándolos.

Nuestra forma de vivir nuestro bautismo es amando de forma universal. Que el Señor nos seduzca para vivir ese proyecto tan entusiasmante de ser bautizados como hijos de Dios.

Audio-homilía: Bautismo de Jesús

Evangelio según San Lucas

Como el pueblo estaba a la expectativa y todos se preguntaban si Juan no sería el Mesías, él tomó la palabra y les dijo: «Yo os bautizo con agua, pero viene uno que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de desatar la correa de sus sandalias; él os bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego».
Todo el pueblo se hacía bautizar, y también fue bautizado Jesús. Y mientras estaba orando, se abrió el cielo y el Espíritu Santo descendió sobre él en forma corporal, como una paloma. Se oyó entonces una voz del cielo: «Tú eres mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección».

Comparte este post

    Etiquetas: , , , , , ,

    votar