Audio-homilía: No estás lejos del reino de Dios

Uno puede no saber por defecto o por exceso. Este evangelio lo protagoniza un escriba, un estudioso de la palabra de Dios, pero muchas veces el exceso de información teórica provoca saturación. San Ignacio de Loyola decía «No el mucho saber harta y satisface el alma, sino el gustar internamente de las cosas de Dios«. Si la fe se queda solo en lo intelectual, provoca desconcierto. Al escriba del evangelio le llama la atención de Jesús su integración vital: su alegría, su acogida, la vida que emana…

No podemos edificar nuestra fe en el conocimiento, sino en la experiencia vital de que Dios es el que nos quita los miedos. Estamos en el Año de la Fe, pero no es momento para comprar más libros, para leer más, para llenar nuestra cabeza de más datos, sino el corazón de más experiencia de amor.

Hablando del primer mandamiento Jesús nos plantea: ¿te dejas amar?, ¿ves tu vida con los ojos con los que Dios la mira?, ¿te sientes hijo privilegiado de Dios?, ¿vives con el corazón lleno de sonrisas y abrazos?…

El Señor le pide al escriba (y a todos nosotros) que no nos pongamos a hacer mil cosas, a programar, a solucionar el mundo. Primero siéntete amado, porque, si no te sientes amado, integrado y seguro, no puedes amar, integrar y dar seguridad a los demás.

No podemos buscar recetas en un libro, porque la palabra que Dios quiere dirigir a los demás a través de nosotros nace del corazón.

Ese es el significado de la frase «dar gratis lo que recibimos gratis«. Se trata, en primer lugar, de dejarse amar por Dios. Y ese dejarse amar consiste en darnos cuenta de que Dios nos lo regala todo, para que nosotros lo disfrutamos y lo compartamos con los demás. Dios no rivaliza con nuestros afectos, pero nos pide que nos demos cuenta que las cosas no nos van a salvar. Si somos conscientes de todo el amor que recibimos a través de Dios, podremos después disfrútalo con los demás. Solo la fe nos permite mirarlo todo como un regalo.

Ojalá que aprendamos a percibir cómo Dios nos ama, para luego dar a los demás todo lo que recibimos.

Audio-homilía: No estás lejos del reino de Dios

Evangelio según San Marcos

Un escriba que los oyó discutir, al ver que les había respondido bien, se acercó y le preguntó: «¿Cuál es el primero de los mandamientos?».
Jesús respondió: «El primero es: Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor; y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a tí mismo. No hay otro mandamiento más grande que estos».
El escriba le dijo: «Muy bien, Maestro, tienes razón al decir que hay un solo Dios y no hay otro más que él, y que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios».
Jesús, al ver que había respondido tan acertadamente, le dijo: «Tú no estás lejos del Reino de Dios». Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Comparte este post

    Etiquetas: , , , , , , ,

    votar

    2 Comentarios Dejar comentario

    1. Audio-homilía de hoy: No podemos edificar la fe en el conocimiento, sino en la experiencia de sabernos amados por Dios http://t.co/67J0zyBE

    2. Audio-homilía de hoy: No podemos edificar la fe en el conocimiento, sino en la experiencia de sabernos amados por Dios http://t.co/67J0zyBE