Audio-homilía: Festividad de Todos los Santos 2012

Esta es una de las fiestas más bonitas que podemos celebrar. Dios es capaz de transformar la humanidad (que muchas veces es barro, contradicción, dolor, sufrimiento, injusticia…) y hacer brillar en nuestro corazón lo más genuino: la imagen y semejanza de Dios de la que todos somos portadores.

Esta fiesta sirve para equilibrar toda la mirada pesimista sobre la humanidad y reconocer que Dios no tiene límites. A Dios, que no tiene imposibles, le sirve nuestra pequeña humanidad para que el milagro ocurra: el Dios alfarero toma un poco de barro y saca un tesoro de él.

La fiesta de hoy es la de la reconciliación con la humanidad, porque tiene la semilla de la divinidad en su ADN. Dios nos dice que el amor tiene capacidad para transformar una frágil humanidad en algo muy valioso y muy grande.

La vida está llena de fracasos y de desolación, pero el final de la historia individual y de la colectiva están amenazadas de resurrección, de transformación gloriosa, como el pequeño gusano del que surje la maravillosa mariposa. Debemos creer en las promesas que Dios nos ha hecho.

Esta fiesta nos demuestra que la llamada a la santidad la tenemos todos en el corazón. Ojalá que no nos desanimemos ante lo negativo, sino que estemos alegres porque el amor hace menos ruido que las bombas. Hay mucha más gente abrazando, queriendo, construyendo que gente destruyendo. Que en este Año de la Fe el Señor nos regale la convicción de que sus promesas no quedan estériles.

Audio-homilía: Festividad de Todos los Santos 2012

Evangelio según San Mateo

Al ver a la multitud, Jesús subió a la montaña, se sentó, y sus discípulos se acercaron a él.
Entonces tomó la palabra y comenzó a enseñarles, diciendo:
«Bienaventurados los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos. Bienaventurados los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia. Bienaventurados los afligidos, porque serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque obtendrán misericordia. Bienaventurados los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos. Bienaventurados vosotros, cuando os insulten y os persigan, y os calumnien en toda forma por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque tendréis una gran recompensa en el cielo; de la misma manera persiguieron a los profetas que os precedieron»

Comparte este post

    Etiquetas: , , , , ,

    votar

    1 comentario Dejar comentario

    1. Audio-homilía de Todos los Santos: una llamada a la santidad que todos llevamos en el corazón… http://t.co/2uT7HUbc