Audio-homilía: Festividad de la Ascensión 2012

En la celebración de hoy comprobamos cómo se integra lo negativo en la vida o cómo se pueden sacar buenas noticias de algo aparente doloroso o que supone una ruptura.

Hoy conmemoramos la separación del Jesús histórico de sus once amigos. Cuando alguien importante para nosotros nos deja, eso nos genera incertidumbre, sensación de soledad y de falta de referencias.

Pero de ese dolor por la separación surge la responsabilidad asumida por los discípulos y la conciencia de que ahora nos toca a nosotros hacer lo que él hacía.

Esta fiesta significa, por una parte, que Jesús sube el cielo y su historia tiene un colofón claro. El Señor no nos mantiene en la duda sobre cuál es nuestro destino. A pesar de las incertidumbres y de los avatares de la vida, el Señor nos dice que el final de nuestra vida es ascender «entre aclamaciones y al son de trompetas«.

Por otra parte, la Ascensión del Señor también nos revela que sólo maduramos cuando quien nos guía se aparta a un lado. Sólo damos pasos de crecimiento cuando el que lo hace todo deja de estar. Eso sucedió con los discípulos y nos pasa a todos. Sólo crecemos cuando nos vemos en la obligación de hacerlo. Jesús se va para dejarnos que despleguemos nuestros talentos.

Audio-homilía: Festividad de la Ascensión 2012

Evangelio según San Marcos

Entonces les dijo: «Id por todo el mundo, anunciad la Buena Noticia a toda la creación. El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará. Y estos prodigios acompañarán a los que crean: arrojarán a los demonios en mi Nombre y hablarán nuevas lenguas;
podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán».
Después de decirles esto, el Señor Jesús fue llevado al cielo y está sentado a la derecha de Dios.
Ellos fueron a predicar por todas partes, y el Señor los asistía y confirmaba su palabra con los milagros que la acompañaban.

Comparte este post

    Etiquetas: , , , , ,

    votar