Tierra Santa: un viaje inolvidable en 10 impresiones

Jerusalem desde el Valle de Josafat

Jerusalem desde el Valle de Josafat

Entre los días 5 y 12 de febrero, he visitado Tierra Santa en un grupo organizado por los franciscanos, la orden que custodia desde hace ocho siglos los Santos Lugares (en una labor verdaderamente encomiable). Entre la documentación del viaje nos dieron un libro cuyo título es “Tierra Santa, el viaje de tu vida”. Al leerlo pensé “el típico eslogan”. Tras 8 días recorriendo tierras de Galilea, territorios palestinos y Jerusalem, debo decir que ha sido el viaje más inolvidable, enriquecedor, evocador, impactante, sorprendente y desconcertante de mi vida.

Voy a tratar de ir plasmando en varios post las impresiones que me ha producido un viaje, que te sitúa ante realidades no siempre agradables, ante la diversidad, ante profundos y dolorosos contrastes, ante tus propios prejuicios y que te traslada a tiempos pasados (que siguen muy presentes). Para ello, y para facilitar el seguimiento de estas reflexiones, hemos abierto una sección específica, dentro de la categoría de Experiencias, en la que recopilaremos las experiencias y sensaciones de este viaje a Tierra Santa.

Y, para empezar, voy a tratar de resumir los impactos clave de este periplo:

–         Experiencia personal e intransferible. La visita a Tierra Santa es una vivencia íntima, individual, diferente para cada uno… Son muchas las situaciones, los lugares, las evocaciones… y cada uno se siente tocado de forma diferente, dependiendo de su contexto vital y espiritual.

–         Nada es lo que parece. La realidad de Israel, el conflicto de Palestina, la vida diaria en Jerusalem te hacen comprender con claridad que las cosas no siempre son blancas o negras, que hay formas distintas de entender la vida, que hay cosas que nos separan de los demás (pero también hay muchas cosas que nos unen). La sociedad actual tiende a establecer dicotomías con facilidad y a subrayar los extremos. Por eso es muy interesante conocer, palpar y vivir realidades diferentes. Flexibilidad frente a rigidez, tolerancia frente a intransigencia, diálogo frente a violencia…

–         Convivencia y división. Resulta curioso comprobar cómo en Jerusalem conviven multitud de credos en el día a día, mientras que de forma paralela se aprecia una profunda división religiosa. Es otro de los contrastes que se ponen de manifiesto en Tierra Santa.

–         Ortodoxia, detalles, mensajes. Destaca también en algunas situaciones una excesiva preocupación por los detalles, por la ortodoxia de las cosas, por la importancia del cómo y un olvido del mensaje, del fin, del sentimiento, del qué… Ya Jesús denunciaba la tendencia entre fariseos y escribas a centrarse en la forma y no en el fondo. “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque sois semejantes a sepulcros blanqueados que se muestran hermosos por fuera; pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda impureza” Mt 23, 27. 2.000 años después seguimos colgados de muchos dogmas, ritos y rutinas y, a veces, olvidamos la esencia. Incluso en la vida cotidiana damos demasiada importancia a las formas y dejamos de lado el verdadero sentido de las cosas.

–         Vivir la fe en primera persona. La visita a Tierra Santa es una auténtica transfusión espiritual, un tremendo impulso para la experiencia cristiana de cada uno… La vida y el mensaje de Cristo, que muchas veces oímos y no siempre escuchamos, resuena allí con fuerza, impacta, penetra, emociona y remueve. Cuando paseas por los lugares donde Jesús nació, creció, vivió, predicó, sufrió y murió, cuando celebras la Eucaristía en entornos tan evocadores… el Evangelio suena de otra forma y la oración se vive en primera persona. Este viaje interpela. Dios llama y sorprende en primera persona: no estamos llamados a ser cristianos “a distancia”… Nos invita a personalizar (a “customizar”) nuestra vida cristiana, a no creer por tradición o por educación, sino por vivencia: creo porque siento y porque experimento… “Entró entonces el otro discípulo, el que había llegado primero y vio y creyó; pues hasta entonces no había entendido la Escritura, según la cual, Cristo había de resucitar de entre los muertos” Jn 20,1-9

–         Intemporalidad del mensaje de Jesucristo. Viendo la realidad de Israel, analizando la situación actual del mundo, conociendo el contexto de las diferentes religiones… se hace evidente que el testimonio de Jesús no es historia pasada… está de plena actualidad. El dogmatismo, la delgada línea entre la alabanza y el desprecio, la intolerancia, la traición, la debilidad, la soledad, la muerte… y también el amor, el perdón, la fe, la sencillez, la humildad, la fortaleza, la unión, la misericordia, la redención, la esperanza, la vida… son sentimientos y actitudes que se palpan en nuestro tiempo.

–         Paralelismo: El viaje vital y espiritual de Jesús muestra paralelismos claros con la vida de cada uno. La labor oculta, el éxito, la aclamación, la plenitud, la incomprensión, el desprecio, la aceptación de la labor que uno debe realizar, el amor, el sufrimiento, la vida en comunión con los demás, el desarrollo espiritual… son sentimientos que todos vivimos en mayor o menor medida… y que in situ se viven más profundamente. La idea es que el paralelismo se traslada a nuestra forma de actuar al volver a nuestra vida.

–         Ama. Una palabra sencilla, breve, directa… No hay más… En apenas tres letras se resume el mensaje de Jesús. Todo en la vida es cuestión de aprender a amar (quien aprende a amar aprende a comprender, a sentir e, incluso a sufrir). Y si todos, cada uno en nuestros ámbitos, nos centráramos en vivir esas tres letras radicalmente… la historia sería muy diferente. “Amaos los unos a los otros, como yo os he amado” Jn, 15, 12 “Que todos sean uno: como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste. Jn 17, 21

–         Antes y después. Esta visita supone (debe suponer) un punto y aparte en la vida del cristiano. En Tierra Santa se intensifica la fe, se viven acontecimientos y situaciones en primera persona y se renuevan los compromisos. Es un viaje de los que dejan poso. Nada vuelve a ser igual.

–         Ven y cuéntalo. Todos los cristianos estamos llamados a la evangelización. La transmisión de nuestra fe (con sencillez, con humildad y con firmeza) no es patrimonio exclusivo de sacerdotes y religiosas. «Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” Mr 16, 15. Como rezaba una campaña publicitaria de turismo del País Vasco, la experiencia de Tierra Santa merece ser contada… merece ser compartida… Y es lo que pienso hacer… aunque iremos por partes…

Comparte este post

    Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

    votar

    12 Comentarios Dejar comentario

    1. JL #

      Hola a todos,

      Leyendo el articulo y los comentarios no me queda otro remedio que preguntar ¿están ustedes de cachondeo?

      Acabo de regresar del referido viaje (22 a 29 diciembre 2013), pasando allí esos días tan señalados, y debo decir que allí no he encontrado nada de espiritualidad ni nada de nada, aparte de que casi me revientan el estomago de tanta porquería que comen por allí, etc.
      Total, desastre sin paliativos; en cuanto a «respirar cristianismo» o «mensaje cristiano en su tierra», etc. en absoluto es así.
      Pero claro, si «todo depende de cada sensibilidad» pues entonces podemos argumentar cualquier cosa sin que sea rebatible por nadie y así nos quedamos tan a gusto con nuestras «creencias». Pues nada, a seguir creyéndose «iluminados», que así nos va en todo.

      Saludos.

      • echadlared #

        Buenas tardes.
        Antes que nada, gracias por leer nuestro blog. Todo lo que escribimos aquí son percepciones y reflexiones personales sobre lo que a los autores de este blog nos llama la atención, sobre nuestras experiencias vitales o sobre cómo vivimos nuestra fe.
        Lamentamos que tu viaje a Tierra Santa no haya sido positivo. Personalmente, te puedo garantizar que la experiencia descrita en este post fue tal y como la narré en su momento. Ni cuestiono ni pongo en duda la desilución que has sufrido, porque el que lo has vivido has sido tú. Pero sí te pediría que, desde la legítima discrepancia, respetes la experiencia que en este caso viví personalmente.
        No voy a utilizar como argumento, como comentas, que la percepción sobre Tierra Santa depende de la «sensibilidad» de cada uno. Pero sí te garantizo que las personas que escribimos en este blog simplemente compartimos nuestra fe y nuestras reflexiones con aquellos que las quieren leer, sin buscar adhesiones o apoyos y, por supuesto, sin creernos iluminados. Únicamente contamos cómo vivimos nuestro camino como cristianos. Y, por supuesto, asumimos que nuestras opiniones no tienen que ser plenamente compartidas. En la discrepancia y en la variedad está la riqueza.
        Una vez más, te damos las gracias por tu comentario y por leernos.
        Un saludo
        Echadlared

    2. echadlared #

      Gracias a todos por compartir vuestras opiniones y sensaciones

    3. Antonia #

      Queridos amiguos del Viaje a Tierra Santa.
      Yo tambien quiero dejar mi testimonio de la Tierra del Señor.
      Empiezo dando gracias al Señor que ha querido que visite esos Lugares Santos.
      Gracias al Padre Emérito por ser un guía excepcional y saber traducir esa Fé de forma sencilla y humilde.
      Gracias a mis Compañeros de viaje y a aquel con el que llevo unida 33 años de mi vida . Lo he visto feliz ,contento y emocionado,yo me he sentido doblemente feliz viviendo mis sensaciones y lo que el me transmitía.
      Gracias a todo el grupo , pues de cada uno me he traido algo especial y que guardo en mi corazón .
      Gracias a Txus y Marisa por aportar esa juventud , esa frescura y esa alegría al grupo.
      El testimonio de Marisa ha sido ejemplar , el Padre Celestial la ha conocido y ahora es su Mejor Amigo.
      Pienso que todo cristiano debería visitar estos Lugares Santos donde Jesucristo, nació , vivió y fué crucificado. Aunque el Señor está en todas partes , allí en esas Tierras lo sientes mas cerca de tí. Si todo el mundo viviera esta experiencia la vida terrenal sería diferente.

      Un abrazo

    4. Nerea #

      ¡Qué bonitas impresiones! ¡Qué buen análisis! ¡Cómo nos transmites estas vivencias! Gracias por compartir tu viaje con nosotros. No tenía muchas ganas de ir a Tierra Santa pero tú me has convencido y ójala pueda ir pronto.

    5. Salvador #

      Yo en principio solo tengo palabras de agradecimiento ,en primer lugar a la persona que ha hecho posible este maravilloso viaje , la cual me acompaña siempre en el viaje de la vida y me hace sentirme el hombre mas afortunado del mundo,me ha dado dos hijos fenomenales y que pertenece a la Oden Tercera de los Franciscanos.Ha sido un gran gozo poder renovar nuestros votos matrimoniales en Caná.
      en segundo lugar al Padre Emérito por estos Ejercicios Espirituales que ha conseguido que sea este viaje,por su amabilidad,sencillez y buen hacer .
      Y como no a aquellos compañeros peregrinos, que en pocos días han sido modelo y ejemplo de Fe y Espiritualidad y que estarán siempre en nuestros corazones y en nuestras oraciones.
      También aaquellas personas que desde Almagro han trabajado para que esta Peregrinación llegue a buen puerto.
      Ya comenté que para mi esta Peregrinación ha represntado en mi vida un borrón y cuenta nueva,pues aunque mi educación ha sido muy religiosa (estudié primaria en La Salle y bachillerato en los Slesianos)mis dudas han sido constantes en mi vida,cosa que me ha impulsado a buscar sin descanso y de pronto sin esperarlo, en un viaje sin preparar se hace la Luz ,En el Primado de San Pedro ya noté que algo pasaba , que no había preparado mi mente y alma.A partir de aquí todo cambia ,empiezo anotar otras sensaciones y en cada sitio recuerdo y rezo por algo:por los mayores que ya no estan y les debemos tanto en el Santo Sepulcro,por nuestros hijos en Belén ,por los que lo pasan mal por todos los motivos imaginables, por nuestros familiares y amigos, y en cada lugar un sentimiento nuevo ,desconocido hasta entonces,que espero guardar para siempre.
      La alegría ha entrado en mi casa
      La Buena Nueva

    6. marisa #

      TODAVÍA NO HE PODIDO REPONERME EMOCIONALMENTE DE ESTA EXPERIENCIA…NO HAY DIA QUE LO SIGA RECORDANDO Y SINTIENDO UNA GRAN PENA DENTRO DE MI….PUES SIENTO QUE ALGO DE MI SER ESTA ALLÍ…LO ECHO MUCHISIMO DE MENOS…HE SENTIDO UNA GRAN PURIFICACION EN MI, TODA CONFUSION E INCLUSO CONTRARIEDAD CON LA IGLESIA SE HA ACLARADO…HE SENTIDO CADA UNO DE LOS LUGARES COMO UNA PARTE DE MI VIDA.YO NUNCA HE TENIDO UNA EDUCACION RELIGIOSA…PERO DESDE MUY NIÑA HE SENTIDO LA PALABRA DE DIOS EN MI INTERIOR…EN TIERRA SANTA SENTI QUE ME ENCONTRABA CON MI PADRE CELESTIAL Y NO QUERIA VOLVER A SEPARARME DE EL…PARA MI VOLVER FUE MUY DURO, CONFORME ME ALEJABA DE JERUSALEN ALGO SE DESGARRABA EN MI CORAZON.TIERRA SANTA NO HA SIDO UNA EXPERIENCIA, NO HA SIDO UN VIAJE….HA SIDO UN CAPITULO DEL LIBRO DE MI VIDA QUE TODAVÍA NO HABIA LEIDO Y QUE FORMA PARTE DE MI….GRACIAS A TODOS MIS COMPAÑEROS DE PEREGRINACION..PUES TODOS Y CADA UNO DE VOSOTROS ME HABEIS LLENADO EL ALMA…GRACIAS A MI PADRE EMERITO PUES HA SIDO Y ES UN GRAN AMIGO Y COMPAÑERO,EL HA SIDO EL CANAL QUE YO HE NECESITADO PARA CONECTAR CON LA PUREZA DE DIOS…Y ESO NUESTERO PADRE CELESTIAL LO SABIA….TXUS ERES SIMPLEMENTE MARAVILLOSA Y ESPERO QUE QUIERAS SER MI AMIGA….UN ABRAZO LLENO DE AMOR.MARISA

      • Lucero #

        Leer tu experiencia me refuerza más los deseos que tengo de visitar esos lugares que para mi significan mucho pues es la tierra y el paisaje que vivió Jesús y María así que gracias.
        Sólo una pregunta para una persona que esta caminando más lento después de una cirugía de meniscos son muy pesadas las caminadas? Porqué no me preocupa el sube y baje de el transporte ni que hay muchos lugares para conocer el mismo día haciendose el dia muy ajetreado sino las caminadas largas por que es difícil en una caminada muy larga seguir el paso de los guías a veces.
        Gracias y que envidia de ti de haber tenido esas sensaciones de cercanía a Dios.

        • echadlared #

          Hola Lucero. Sobre la consulta que me planteas te comento que, al menos el viaje que yo hice, era más de autobús que de caminatas. Sí es posible que haya momentos de estar parado de pie. En cualquier caso, no puedo más que animarte a adentrarte en estas tierras tan cargadas de energía y de espiritualidad. Y, si aún no te sientes con fuerzas por tus meniscos (yo también pasé por eso), date tiempo. En cualquier caso, la experiencia merece la pena y hay muchas formas de ir a Tierra Santa. Desde luego, yo te recomiendo hacerlo con los Franciscanos.
          Ánimo con tu recuperación y mil gracias por seguinos.
          Un afectuoso saludo.

    7. DEMETRIO #

      * Experiencia del viaje -simplemente maravilloso-; impactante en todos y cada uno de los lugares visitados. Te hacen sentir distinto y más cerca, mucho más cerca de Dios. Cada recorrido evoca su presencia y sientes sensaciones de recogimiento y paz.
      Resulta dificil expresar estos sensaciones pero, desde luego, para mí este viaje me ha resultado plenamente reconfortable y ha reforzado mi fe.
      Recomiendo a quienes puedan realizar esta peregrinación, que la hagan y comprobarán estas vivencias inolvidables.

    8. Toñi #

      Impactante el texto y la impresión retratada de un área del planeta desde el que el mundo inició una profunda transformación hace 20 siglos y desde el que estamos viendo cómo comienza una nueva era. Al margen del credo de cada uno, hay lugares que guardan y transmiten la energía de generaciones, con sus mensajes, sus ilusiones, sus esfuerzos, sus luchas, sus triunfos, sus miserias… y éste es uno de ellos.

    9. Echadlared #

      En el blog, primeras impresiones de un viaje inolvidable a Tierra Santa http://goo.gl/3mYq2