Sep 092019
 

La liquidez económica es una de las mayores preocupaciones que tienen hoy en día todas las empresas, siendo un problema que afecta a la economía y finanzas de manera global. Para hacer frente a sus obligaciones estas empresas necesitan facturar rápido para cobrar lo antes posible y reinvertir lo restante en el negocio. Sin embargo, éste es habitualmente un proceso lento y tedioso, con lo que contar con la ayuda de una empresa profesional como Intrum soluciones empresariales para la gestión de créditos puede ahorrarte varios quebraderos de cabeza. En cualquier caso, aquí tienes cinco consejos que puedes seguir para agilizar los procesos:

1. Adquiere el hábito de facturar y reserva un tiempo de la jornada para ello. Siguiendo siempre los mismos pasos, todo será más rápido y sencillo. Es conveniente ordenarlas y separar las pagadas de las impagadas, ya que si esto no se hace seguidamente es fácil que alguna de ellas caiga en el olvido. En cuanto a la periodicidad, lo ideal es hacerlo diariamente, aunque esto dependerá básicamente del volumen del negocio. Es importante, sin embargo, que se haga dentro de las horas laborales, ya que en varias ocasiones te vas a tener que ver obligado a contactar al cliente por teléfono, siendo de esta forma mucho más fácil la localización.

2. Reacciona sin afectar negativamente la relación con el cliente. Lo fundamental antes de pasar a la acción es realizar un estudio del caso, así la reclamación no se hará de forma improvisada y te evitarás el olvido de puntos importantes. Así, una vez estudiado, es recomendable intentar siempre un acuerdo amistoso que satisfaga a todas las partes, evitando dañar futuros acuerdos y permitiendo el matenimiento de la relación laboral. En este sentido, contar con la participación de una empresa como Intrum facilitará enormemente el proceso de negociación y el acercamiento entre las partes.

3. Ofrece descuentos por el pago rápido y recargos por el retraso. Los incentivos económicos suelen motivar la acción de las empresas en gran medida. Por tanto, establecer una reducción de la factura si se paga dentro de un tiempo limite o una penalización si se paga después del plazo predeterminado pueden actuar como grandes aliados a la hora de ceñirse a los tiempos fijados.

4. Haz un seguimiento especial de las facturas internacionales y ofrece flexibilidad en los métodos de cobro. Si trabajas con clientes internacionales, conviene adjuntar las instrucciones de pago en el idioma del cliente junto con la factura para así evitar cualquier tipo de confusión o excusas. Además, recuerda desglosar la factura en la moneda que se haya convenido con el cliente y, si es posible, ofrécele la posibilidad de pagar con el método que le sea más conveniente, lo que te permitirá recibir el dinero con mayor rapidez.

5. Recurre a la justicia. Pese a la buena voluntad que podamos tener, a veces llegar a un acuerdo no es posible. En estos casos, para evitar un retraso mayor, y siempre que la deuda sea dineraria, líquida, vencida y exigible, es recomendable llevarla a los juzgados. Aportando las pruebas oportunas, antes o después el cliente se verá obligado a pagarla.

Be Sociable, Share!
 Posted by at 12:45

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)