Este blog lo escribe Juan José García-Noblejas, para colegas académicos y profesionales de la comunicación pública, y también para toda persona interesada en estos asuntos.

De igual modo que hay fusiones empresariales, este nuevo blog “Repensar la Comunicación” es fruto de la convergencia de otros cuatro blogs que yo mismo mantenía abiertos, con contenidos y características relativamente similares.

El propósito de este blog reside en prestar atención primaria a las personas, en cuanto que -además de participar en la comunicación pública- todos gozamos de una dignidad personal nativa y cívica, que conviene siempre mantener presente, destacada sobre los restantes aspectos de nuestras personalidades, quehaceres profesionales y circunstancias vitales.

Este blog nace con 360 entradas publicadas y más de 150 comentarios, si bien las conversaciones sobre los contenidos se mantienen muchas veces, como hoy es corriente, a través de Twitter o Facebook.

La dirección de acceso directo en la red es tanto http://repensarlacomunicación.com, comohttp://gentedigital.es/comunidad/cotufas/, que era la dirección del blog que se amplía y sustituye aquí, y que hemos preferido mantener siguiendo el bien fundado consejo de los expertos y sobre todo amigos de Gentedigital.es. En cualquier caso, tecleando “repensarlacomunicacion.com” se llega directamente aquí.

En principio pienso que no hay que dar muchas explicaciones sobre los antecedentes, porque interesa sobre todo mirar hacia adelante con el propósito del blog, aunque conviene evitar las sorpresas o extrañezas que puedan confundir a algún lector. Por esto paso a comentar los blogs previos que aquí se integran:

– Repensar la Comunicación, del que toma nombre, era un sitio destinado pensar de nuevo la situación y las perspectivas de los modos y medios con que sale adelante la Comunicación pública. Volver a pensar en el fenómeno, sin quedarse o entretenerse demasiado en asuntos de poder, mercado, tecnología, globalización, etc., para poder tomar en cuenta a las personas como núcleo central de la Comunicación. Es decir, a quienes trabajan profesionalmente la Comunicación, a quienes son mencionados y aparecen de una u otra forma en los medios, y desde luego a quienes reciben y participan activamente en esos mismos medios.

– Cotufas en el Golfo, era el nombre (y sigue siendo la url referida a /cotufas/) del que “Repensar la Comunicación” toma el lugar entre los de “Gentedigital.es”. Tenía una premisa clara, tomada del Quijote: Sancho Panza dice que “el pobre debe de contentarse con lo que hallare y no pedir cotufas en el golfo” (Quijote, Parte II, cp. 20). La cotufa (la chufa) es un fruto que de ordinario “no se da en el golfo”: no se encuentra en el mar. Sancho se inclina por quedarse con lo que hay, sin mezclarse en aventuras que enseguida llama imposibles, mientras Don Quijote ve las cosas de otro modo. Parece prudente pedir y buscar mejoras en los oficios profesionales, entendidos como un servicio cívico entre personas, antes que como asunto técnico o comercial.

– PostWikileaks era un lugar dedicado a recoger y reflejar el giro que toma la comunicación pública a medida que se expande el efecto de Wikileaks. Básicamente ocupado en asuntos de transparencia informativa, dada la creciente necesidad de información y de civismo en la comunicación pública.

– Patologías de la Comunicación era un lugar especializado en señalar y observar algunos de los achaques entre bastidores del periodismo, la propaganda, las relaciones públicas y las ficciones destinadas al entretenimiento.

De este modo, Repensar la Comunicación se convierte en un blog de corte profesional, mientras que el otro blog, Scriptor.org, mantiene un aspecto más bien personal. Sin duda habrá reenvíos entre uno y otro, dado que -salvo ocasionales tareas estrictamente técnicas- es difícil separar las profesiones de comunicación de la propia vida de quien las practica.
____

cc James Field, para la imagen de las hojas de Gingko biloba en la cabecera.

La afición al Gingko biloba (el árbol más antiguo de los que existen hoy en día en el mundo, originario de China, desde hace unos 270 millones de años), nace del recuerdo del ejemplar que hay frente a la puerta principal del Edificio Central de la Universidad de Navarra, y que dió nombre al libro de la promoción en que, con muchos y muy buenos colegas, allí me gradué.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *