insider

Acabo de poner en la red (en Academia.edu) una versión reducida de un estudio -a propósito de la película de M. Mann, El dilema (The Insider, 1999)- sobre la verdad en ficción y realidad, dicho sea así, de plano. El estudio se llama Sobre la verdad práctica y las ficciones poéticas.

El texto se ocupa inicialmente de fundamentar los territorios poéticos y de filosofía práctica (ética, política, estética) necesarios para luego, finalmente, poder sacar a la luz -a propósito de El dilema– esos asuntos implicados en confrontar “realidad y ficción” o “ficción e historia”, o bien hablar de “película histórica”, o bien de “historia basada en hechos reales”, etc.

Sin entrar en detalles técnicos, como lo hace ese estudio, se puede motivar la lectura diciendo que:

… cuando nos enfrentamos a ficciones poéticas genuinas, incluso con referencia a hechos históricos, lo que está en juego es inventar posibilidades que no coinciden necesariamente con ningún hecho histórico, pero que plantean una generalidad o universalidad real en la que esos mismos hechos quedan insertos, cobrando un sentido tendencialmente universal.

Para eso, necesitan resultar convincentes, es decir, gustosos (o –mejor- cautivantes) para cualquier espectador, en este caso: no en razón de lo que atañe a su historicidad, sino precisamente en razón de la universalidad de “lo posible” poéticamente presentado…

El estudio viene a razonar sobre estos asuntos de la universalidad de las historias realmente poéticas y su resultar cautivantes, apoyándose en buena parte en la imagen del actuar humano que simultáneamente se suele dar en este triple orden de rasgos de la libertad, que no coinciden entre sí y que, de menor a mayor realidad, intensidad y compromiso van así:

1) la libertad pragmática según la cual, desde la indeterminación, el hombre domina sobre sus productos y se entiende a sí mismo como producto autónomo, que

2) la libertad moral según la cual desde la estabilidad de la naturaleza se logran las virtudes y la armonía interior humanas, que finalmente

3) la libertad personal de trascenderse y destinarse efusivamente como criatura, sin condiciones previas, más allá del dominio sobre nuestros productos y nuestros actos.

Buena lectura.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *