Publico en Scriptor.org una entrada más bien larga, que también tiene un título más largo (Juicios fáciles sobre fotografías instantáneas: publica, vende, opina sin datos, aunque produzcas víctimas (muy lejos de la justa presunción de inocencia) con el siguiente arranque:

En la prensa italiana ha tenido bastante relieve de comentarios y juicios más o menos editorializantes la publicación por parte de algunos diarios de una serie de fotografías de la Senadora Finocchiaro, bien conocida en la vida pública italiana como jefe del grupo parlamentario del partido PD, socialista, de centro izquierda. Los diarios mencionados -inúltil señalarlo- no tienen la misma tendencia política que la senadora Finocchiaro, por supuesto.

En Twitter ha aparecido de inmediato el hastag #finocchiarovergogna, con algunos comentarios más bien feroces: «gli agenti usati come domestici», «ritirate la scorta alla Finocchiaro», «vergogna, usare le braccia della scorta per andare a fare la spesa» y cosas así.

En esas fotografías -una, sobre estas líneas- puede verse cómo su escolta policial -en efecto- le ayuda a hacer las compras en Ikea, e incluso a elegir una sartén, etc. Pero -sobre todo- ha causado cierto escándalo que los tres encargados de su seguridad personal hayan sido empleados por la senadora para hacerse cargo de su carrito de la compra, y -como puede verse-, al prestar atención a esos menesteres domésticos, dejan precisamente desentendida la tarea policial asignada de velar por su seguridad personal.

Inmediatamente han saltado periódicos acusando a la senadora del PD por dar semejante trato a (o usar de) unos funcionarios públicos. Por su parte, la Finocchiaro se ha apresurado a decir que la escolta le viene impuesta incluso en sus vida ordinaria, y que el que lleva el carrito es su chófer y lo conoce desde hace 20 años, sin aclarar si por eso deja de ser policía; y ha insistido que ella no ha pedido esa escolta, sino que le ha sido impuesta en razón de sus ocupaciones políticas…

Otros, como Pierluigi Battista, que comenta el asunto en las imágenes bajo este pçarrafo, del Corriere-TV, más bien dicen -alejándose de la postura crítica respecto de la Finocchiaro- que lo principal en este caso es que hay que desconfiar de las fotografías, antes que usarlas como evidencia para el ataque o la denuncia por la primera impresión que ofrecen de la realidad, reflejando sólo el instante en que fueron tomadas. Y eso puede generar equívocos, si no mentiras…

(Sigue aquí…)

 

One Response to En Scriptor.org: sobre instantáneas periodísticas, juicios inmediatos, justicia y rentabilidad

  1. JJG Noblejas dice:

    En Repensar… anuncio que publico en Scriptor sobre instantáneas periodísticas, juicios inmediatos y rentabilidad http://t.co/ly25ibwV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *