No estoy seguro de que el mundo que presenta la película "Juegos del hambre" (The Hunger Games), tan exitosa hoy (y en el próximo futuro con sus dos o tres nuevas partes, siguiendo las novelas), haya tenido semejante éxito por la crítica que ofrece de los manejos totalitarios de la vida y desde luego de la televisión en ese mundo.

Tampoco se trata de hablar aquí de esa película. Más bien se trata de hablar de un suceso en el que la vida de cada día imita o recuerda esa misma penosa o distópica realidad.

PANTOJA
No sé si Isabel Pantoja tiene hambre, ni sé si su contrato con Telecinco implica abandonar su vida, en lo que tiene de personaje público, en manos de la dirección de contenidos de Telecinco.

En todo caso, me parece penoso que lo que esté en juego sea la comercialidad del personaje que lleva el mismo nombre que la persona Isabel Pantoja.

Penoso por la manipulación comercial a que se somete, y penoso por la consciente y calculada manipulación o manejo en clave de entretenimiento por parte de Telecinco.

Penoso que sea la estricta razón de mercado lo que incluso domine -más allá de las relaciones personales- en las relaciones profesionales de comunicación.

¿Es el mercado el sol que da luz y calor y vida a las profesiones de comunicación? Si así se entiende, aunque sólo sea por un instante, me parece que habrá que comenzar a repensar bastante en serio qué tenemos entre manos cuando hablamos de comunicación pública.

Entre tanto, esto puede leerse en El Confidencial Digital:

Según ha podido saber El Confidencial Digital, la relación entre Isabel Pantoja y Telecinco se ha normalizado. Atrás quedan las disputas entre ambas partes, donde hubo una gran tensión que estuvo a punto de provocar una profunda crisis. Ahora, Pantoja hace caso de los que le dicen los directivos de la cadena.

El ejemplo más claro sucedió hace tan solo unos días. Isabel Pantoja estaba en su domicilio cuando pudo ver que en Telecinco estaban criticándola en directo. No le gustaba el tono. También hablaban de su hijo, Kiko Rivera y de su pareja, Jessica Bueno.

La cantante descolgó el teléfono y llamó a la dirección de Contenidos de Telecinco. Hay que recordar que el directivo que más trato tiene con ella es Leonardo Baltanás, director de Producción de Contenidos, que fue quien la convenció para firmar un contrato de cadena con Mediaset.

Pantoja quería entrar en directo por teléfono para defenderse de las críticas que estaba recibiendo. Sin embargo, según las fuentes consultadas por ECD, la dirección de la cadena no se lo permitió. Aseguran que no quieren ‘quemar’ su imagen, por lo que tomaron la decisión de que no participara en el programa.

Hay que recordar que no es la primera vez que Pantoja quiere defenderse personalmente de las críticas de un programa. La última vez estuvo a punto de provocar un terremoto: telefoneó a la competencia, Antena 3. Concretamente, al programa de Susanna Griso. La cinta con la grabación la conserva la cadena de Planeta en un cajón. Aseguran que algún día la emitirán.

Esta llamada de Pantoja a Antena 3 provocó que Telecinco sacara del cajón la ‘tv movie’ que tenía sobre la vida de la cantante. La cinta, que relataba con crudeza aspectos íntimos de la cantante, como su amistad con Encarna Sánchez, fue emitida por la cadena como represalia por la traición con la cadena de la competencia –léalo aquí-.

Al final, ambas partes firmaron un pacto para que Isabel Pantoja no tuviera que pagar dos millones de euros a Telecinco –amplíe aquí más detalles-.

 

One Response to Juegos del hambre televisivos: Telecinco ata en corto a Isabel Pantoja

  1. Muy fructifero la indicacion, Deberian haber mas paginas como esta. La voy a aconsejar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *