Escribe Nacho de la Fuente este breve razonamiento, lúcida reflexión casi irónica sobre una patología o un mal endémico de quienes (empresarios y presuntos periodistas) se olvidan de la verdad y del bien común.

Si quieres forrarte con esto del periodismo sé muy sectario y partidista. A todos los que lo son les va muy-muy bien. Es evidente que a los periodistas-tertulianos más parciales se los rifan las cadenas de radio y televisión para crear polémica y gritar a mansalva. Incluso les llueven columnas de opinión en potentes medios afines a su periodismo-propaganda. Si eres de derechas o de izquierdas las 25 horas del día y no admites ni un gramo de autocrítica hacia los miembros del partido que siempre defiendes te irá francamente bien. Te forrarás. Una parroquia de forofos te elevará a las alturas con unos vertiginosos índices de audiencia que te abrirán las puertas de los mejores despachos. Actúa sin escrúpulos y endiósate lo suficiente. Ni se te ocurra ser imparcial, objetivo o con capacidad para pensar o dudar. Por Dios, ¡ni dudes ni pienses! Si lo haces dejarás de ser un periodista de referencia entre tus parroquianos, sean zurdos o diestros, y rápidamente te apartarán del periodismo-espectáculo. Ese que a golpe de chequera pisotea al auténtico periodismo. Ese que antepone cantidad a dignidad. Ese pan nuestro de cada día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *