Una vendimia con estrellas Michelin

Tardó en llegar, pero no defraudó. Es como se podría definir a la vendimia de este 2018 en la Comunidad de Madrid. Por la climatología de este año, comenzó algo más tarde de lo que es habitual, bien entrado el mes de septiembre. De ahí que algunas bodegas hayan terminado ya iniciado noviembre.

Sin embargo, la espera ha merecido la pena porque las previsiones, a falta de datos oficiales finales, apuntan a 15 millones de kilos de uva, una cantidad algo más alta que la media de los últimos años, según ha revelado el presidente del Consejo Regulador Denominación de Origen Vinos de Madrid, Antonio Reguilón.

En cuanto a la calidad, también está en los mejores parámetros. «Excelente» es la palabra que utiliza Reguilón para definirla. Y un claro ejemplo de ese valor se encuentra en Morata de Tajuña y, en concreto, en las Bodegas Licinia.

DESDE 2005

Allí, en el año 2005, Víctor Algora, su propietario, natural de la localidad y nieto de agricultor, decidió dedicarse a su pasión dejando su trabajo anterior y, para ello, llevó a cabo varias plantaciones.

En 2006 sacaba al mercado el primer vino de estas bodegas, que se llama Licinia y que es considerado uno de los mejores de la Comunidad de Madrid y también de nuestro país. Y no es para menos si contamos con que Víctor tuvo claro que no iba a hacer un vino más. «Enfoqué todo para lograr el mejor vino del mundo», asegura. Y en ello está.

Hasta tal punto es relevante, que está en la carta de vinos de nueve restaurantes con estrella Michelin, entre ellos, Coque, DiverXo, La Terraza de El Casino by Paco Roncero y El Club Allard.

ESPACIOS GOURMET 

Además, se vende únicamente en establecimientos exclusivos tales como el Club del Gourmet de El Corte Inglés, Lavinia, Bodegas Santa Cecilia o BACO. En Internet se puede encontrar en la tienda online Bodeboca.com.

La calidad de este vino es fruto de un cuidadoso proceso de selección de la uva. Primero, en campo y, después, en la bodega, donde se selecciona de nuevo la uva minuciosamente antes de pasar a los depósitos.

PROMOCIÓN

Licinia es solo un ejemplo de calidad de los vinos de la Comunidad de Madrid, pero hay muchos más. Solo hay que ir descubriéndolos porque no dejan de mejorar cada día. De hecho, el presidente de los Vinos de Madrid asegura a este blog que el objetivo que se ha marcado a corto y medio plazo es promocionar los caldos de la región por todos los lugares.

Eso sí, pretenden que «los madrileños sean los principales consumidores». Y ya no tienen excusas, y más, cuando se envasen y comiencen a comercializarse los de esta campaña, que ha sido excepcional.

Esta vez, el tiempo, que siempre está en la mente de los agricultores, se ha portado fenomenal y con una primavera lluviosa y un verano suave ha dejado la uva en las mejores condiciones de maduración. Se notará en los vinos.

Mamen Crespo Collada

Fotos: Chema Martínez (periódico GENTE)