El mejor restaurante de España está en Madrid

La Comunidad de Madrid tiene la suerte de acoger el restaurante que el Ministerio de Agricultura considera el mejor de nuestro país. De hecho, hace unas semanas le concedió el Premio Alimentos de España a la Restauración 2017. Se trata de Los Galayos, situado en la Plaza Mayor de Madrid, en la esquina con la calle Botoneras.

El Ministerio considera que de este establecimiento, con casi 125 años de historia, “hay que destacar su buen hacer en la gastronomía tradicional y la promoción del patrimonio culinario y cultural, a través de una mezcla perfecta entre restauración, cultura e historia”. Asimismo, explica que “el uso del producto nacional es inherente a este establecimiento, por ello en sus elaboraciones no falta el aceite de oliva virgen extra, ni en su amplia bodega los vinos con Denominación de Origen”, y concluye que “otra muestra de esta atención por los alimentos españoles son las jornadas, eventos e iniciativas que organiza, así como los atractivos menús específicos elaborados a base de productos nacionales”. Entre las jornadas que acoge cada año hay que destacar las de la judía, la albóndiga, el cerdo ibérico, la carrillada, el tubérculo o del cocido.

Cosechando Madrid lo ha visitado y nos hemos quedado prendados de todos sus productos, aunque si tenemos que elegir, sin dudarlo, apostamos por sus patatas revolconas, por las croquetas de jamón y de queso Cabrales con Brie, por el cochinillo asado, por sus Torrecnillos crujientes de cerdo ibérico y por sus Puntillitas con huevos de corral y juliana de pimientos rojos y verdes fritos.

 

 

 

Pero si se trata de vincular este restaurante de 1894 a Madrid, hay algo más que le une a la región que estar situado en la Plaza Mayor. Y es que Los Galayos utiliza producto de la región en sus platos. Por ejemplo, los espárragos trigueros rebozados, que son de lo mejor que hemos tomado en mucho tiempo, son de Perales de Tajuña. Las alcachofas vienen desde Villa del Prado, al igual que los tomates y las judías; los ajos de Chinchón, y los pimientos de Aranjuez. Y, además, el que apueste por un Gin Tonic después de comer o cenar podrá disfrutar de la ginebra de Alambique de Santa Marta, de Ajalvir, la reconocida Gin Bear. Eso sí, con un buen postre, como esta torrija.

Mamen Crespo Collada