Recolectando en Madrid la calabaza para Halloween

El próximo miércoles es día 1 de noviembre y se celebra la festividad de Todos Los Santos. La noche anterior es muy esperada, sobre todo por los niños y más jóvenes, porque se puede disfrutar de la fiesta de Halloween.

Pero, ¿a qué noche de Halloween que se precie le falta calabaza? A ninguna. Así es que no os olvidéis de comprarla. Yo ya tengo las mías. ¿Y sabéis de dónde las he sacado? Pues del mismo sitio del que proceden todos los productos de los que hablo en este blog, del campo madrileño.

Y es que los agricultores de la Comunidad de Madrid cultivan esta hortaliza en Villa Del Prado, Villaconejos o San Sebastián de los Reyes, entre otros municipios. Yo he apostado por la Finca Monjarama, situada en Sanse, donde este sábado hicieron un taller en el que los más pequeños y sus padres pudieron recoger ellos mismos las calabazas.

Allí arranqué las mías: una de la variedad Potimarrón, que es más pequeña, y otra calabaza Cacahuete, de mayor tamaño, ambas de color naranja. Sin embargo, el propietario de Monjarama, mi querido Hugo Vela, cultiva otras variedades de esta hortaliza como, por ejemplo, la Butternut, que tiene la piel beige y que es más alargada y en forma de pera. Todas ellas, que son ecológicas, se plantan unos cinco o seis meses antes de su recolección que suele ser entre septiembre y noviembre y siempre antes de que lleguen las heladas porque es una hortaliza muy sensible a las bajas temperaturas.

 

 

 

 

 

 

 

Y una vez que tuve las calabazas procedí al ritual de pintarlas. Me bastó con un rotulador negro, que me dejaron los trabajadores de Monjarama, para ponerles cara. Ahora, mientras llega la noche de Halloween, las tengo ya adornado la cocina de casa. Y he de reconoceros que no me puede gustar más como han quedado.


 

 

 

 

 

Todavía estáis a tiempo de comprar calabazas ecológicas Made in Madrid. Solo os tenéis que desplazar este lunes o martes hasta Finca Monjarama, que está a 17 kilómetros de la capital, y comprarlas. Y tomad nota del plan para que el año que viene podáis participar en su recolección, que es lo verdaderamente interesante.

Después que pase el 1 de noviembre, si no la habéis vaciado, podéis disfrutar de ella. Yo tengo previsto preparar una crema de calabaza. Lo mejor de degustar esta hortaliza son las múltiples propiedades que tiene para el organismo, entre las que destacan que disminuye el riesgo de padecer cáncer de próstata o enfermedades cardíacas, por su elevado contenido en Alfacaroteno y Betacaroteno; que es beneficiosa para la vista también por el Betacaroteno y por la vitamina A; que contribuye a eliminar el estreñimiento por su alto contenido en fibras; y que ayuda a reducir el colesterol. Además, tiene mucha vitamina C.

Con tantos beneficios es difícil no apostar por ella en nuestra dieta de este otoño. ¿Os animáis a celebrar Halloween de la forma más sana? Pues ya sabéis, cuando pase el día, a tomar calabaza.