Destacando 2014

Sin ser un año brillante,2014 ha sido el de tres trabajos excepcionales: Fabricar historias, de Chris Ware, Arsène Schrauwen de Olivier Schrauwen (dos tomos, a la espera de la conclusión en 2015) y Las meninas de García/Olivares. Pero hubo más tebeos, muy defendibles y, lo diré de paso como quien no quiere la cosa, posible regalazo en estas fechas.

Cito los que más me han marcado. Hay muchos más (por eso una codilla final, era demasiado injusto no citar otros trabajazos), pero mi idea no es ser exhaustivo y proponer unas pocas obras esenciales (¿he dicho que muy regalables, además?). No incluyo portada sino un ejemplo de su interior, para que lo “cates” mínimamente si no lo conocías. Haciendo clic en la imagen puedes ampliarla para leerla con detenimiento. Haciendo clik en el título os mando a la descripción editorial, donde acaparar datos para pedir cada libro en tu librería favorita:

3

Con FABRICAR HISTORIAS Chris Ware ha superado sus propios límites en una novela gráfica que indaga en el concepto del formato de los cómics: esto es lo nunca visto, una GRAN caja contenedora de tiras, comic-books, álbumes, “periódicos” y hasta lo que parece un tablero, todo albergando cómics de luxe que mantienen todo el ánimo innovador de su autor. La historia de un edificio y sus habitantes como (agrio) reflejo de la sociedad moderna. ¿El cómic de la década?

2

Cosa seria lo de LAS MENINAS. Adentrándose en Velázquez y su cuadro Las meninas, Javier Olivares y Santiago García practican la más noble espeleología posible: la búsqueda del sentido, el fin y la incidencia del arte en el ser humano. Un guión asombroso en manos de uno de los dibujantes más fascinantes del cómic nacional solo podían arrojar una obra maestra. No lo digo por decir, así que lo repito: una obra maestra.

Olivier Schrauwen se me antoja la única figura del cómic mundial que podría hacer sombra al gigante Ware. Completamente diferente al americano, Schrauwen brinda igualmente un catálogo de novedades formales vertiginoso en su obra. Y siendo toda su producción necesaria, es esta historia sobre su propio abuelo la más destacable. ARSÈNE SCHRAUWEN (ya dos partes, será una trilogía) es un relato que desde la experimentación formal más osada puede llegar a un lector generalista, al evidenciar tanto las potencialidades del cómic como la sensibilidad de la historia que el autor tiene entre manos.

9

En CUADERNOS RUSOS Igort desprecia las reglas consensuadas sin llegar a hacer ruptura pero sí buscando un camino particular. Y narra su historia preocupándose solo del resultado final. En la cabeza de Igort se diría que ese resultado deberá ser el impacto profundo en el lector. La verdad terrorífica de la Rusia contemporánea que destilan las páginas de esta novela gráfica es el sostén principal de la permanencia de este cómic en la memoria.

5

OJO DE HALCÓN, o los superhéroes cuando molan. Aunque Matt Fraction y David Aja se divierten subvirtiendo las normas que el fandom diría inamovibles: no hay disfraces, no hay grandes peleas (acaso una acción muy setentera, casi una coreografía a ritmo de wah wah) y predomina cierto tono de comedia sofisticada. Pero el top aquí es la imaginaciòn del ilustrador, un Aja brillante en cada número con un culmen, “Pizaa is my business”, que es pura magia comiquera. Guau.

7

Un clásico redescubierto, COWBOY HENK de Seele y Kamagurka es surrealista, irreverente, salvaje y tierno, un caleidoscopio para carcajearse a gusto con los más impensables disparates, y un abanico de humor que va de lo refinado (ecos de Groucho Marx) a lo tosco (muy underground por momentos). El post humor ya estaba aquí, en los ochenta.

culto
CULTO CHARLES ha sido el cómic nacional necesario. Un mini escandalete en las cavernas más cerradas (“¡Esto no es historieta!”) que realmente vino para hacerle preguntas al cómic, no para resolverlas. ¿Se puede contar las cosas de otor modo?¿Desandar la autopista para tirar por caminos de tierra asilvestrados?¿Reinventar las formas? José Ja Ja Ja responde: sí, sí y sí. Y con este semi debut (poquitas cosas previas) augura un autor imprescindible.

También me han gustado

  • Versus de Luis Bustos, el tebeo con pegada,
  • Fútbol, la novela gráfica (de Santiago García y Pablo Ríos): fútbol es vida, vida es historias, historias es mentir (a veces),
  • Una blanda oscuridad, de Sergi Puyol, esa mirada muy personalísima
  • Hechizo Total de J. Hanselmann, tu juventud ahora,
  • Tiempo de canicas de Beto Hernandez, tu infancia siempre,
  • lo que salga de la caja negra que es la cabeza de Gabriel Corbera,
  • o el caso que se debería estudiar en los libros de historia de la historieta, la revista en línea “Orgullo y satisfacción”, en la línea 2’0 de las cosas de Panelsyndicate, donde…
  • …Albert Monteys me ha alegrado el fin de año con ¡Universo!, el © del cosmos infinito.
0

BELLA MUERTE Y AURORA WEST

Al comentar en el periódico que para el último Visado pensaba hablar de dos obras norteamericanas dibujadas por autores gallegos se me propuso esto, un artículo unitario, una buena idea “comercial” (llamará la atención, espero, en los lectores del periódico) que quedó así (clic encima para leer).

 

: Visado : Página 6 Cómics Ríos y Rubín

0

¡UNIVERSO! de Albert Monteys

Con el éxito del Monteys más social o del puramente humorístico (reciente tengo la lectura de Ser un hombre, cómo y porqué), casi me olvido de lo que me atrapó del creador de Tato cuando lo descubrí. Está claro que Albert Monteys es uno de los más potentes autores del cómic de humor de nuestro país, con una capacidad bufa brutal no solo en el planteamiento del gag y su resolución sino en cada trazo, en la expresividad de sus dibujos. Pero además resulta que hace muchos años, en una galaxia muy lejana, el dibujante barcelonés creó un personaje de ciencia ficción (y humor, la sonrisa está presente siempre en su obra) llamado Calavera Lunar.

calavera lunar

 

Cruce imposible entre los cromos Mars Attack, la tradición de las danzas macabras, el cine de serie B y los esqueletos mejicanos, solo ver a este astronauta con calavera flotante dentro de una pecera/escafandra ya me vuelve loco.

Era un gran tebeo. Pero ¡Universo! es mejor.

universo

A la alegría de volver a leer a Monteys haciendo ciencia ficción hay que sumar que aquí estamos ante una aventura con mucha chicha, rica en mensajes, irónica, donde se combinan perfectamente la pasión por el género y el cayo de todos estos años en la denuncia gráfica. Y vemos que lo mejor del barcelonés ha confluido en su proyecto, quizá, más personal, o al menos en uno donde se nota que se entrega a fondo, donde cada página es un logro y donde casi a cada página aporta nuevas ideas.

Lo primero que sorprende es su espectacularidad. Entre Kirby y Kubrik de un modo evidente en los guiños, ahí arriba y sin amilanarse, pero también con mucho de cine B y hasta, bueno… yo he recordado El Dormilón de Woody Allen en sus momentos más tranches de vie. Y mucho Calavera Lunar, cómo no… hasta tenemos un personaje que es un cabezón semi pútrido encapsulado en una pecera, casi un reverso tenebroso de aquel icono amable. Evidentemente Monteys no es un autor tanteando el género sino que lo lleva dentro, se nota que si durante tiempo ha mantenido una línea de actualidad porque la vida le ha llevado a ello (con paradas siempre en esa ci-fi que se nota que adora, recuerda Carlitos Fax), dentro de su cabeza el género también ha seguido creciendo. Por eso esta obra huele madura, rica y se ve fuerte. No hay tanteo sino plenos hallazgos: el tránsito inicial de un primerísimo plano a la nada a la creación de todo, fluye con natural armonía, lo cual no deja de asombrarme; el paso de dicho momento “kubrikiano” a “diecisiete mil millones de años en el fututo”, es sin embargo abrupto y nos descoloca llevándonos a otra ciencia ficción más K. Dick. Contemos: en seis páginas el cómic te asombras unas cuatro veces. Esto no es de recibo y demuestra la altura de enorme narrador de Monteys y la categoría de ¡Universo!.

universopag

Universe!, la english versión

A partir de este montante de noqueos por KO página a página, se construye una historia de saltos temporales y especulación con un ultracapitalismo obsceno de por medio, pero tan delirante que no pierde el poso del humor socarrón marca de la casa. Engarza tonos e intenciones casi divergentes y los sirve en un conjunto sólido, que no rechina ni se ve artificioso: te ríes porque te hace gracia (a ver…) y te hace pensar porque tiene “tela”. Parece fácil que todo fluya. No lo es, es meritorio.

Y el cómic finaliza con un epílogo que descacharrará al lector de aquí y posiblemente dejará descolocadísimo al guiri, porque nos devuelve al Monteys más payaso y en primera persona. Un making off de la propia obra que, por supuesto, no sobra en absoluto, porque explica el proyecto con esa chispa tan suya.

Otro aspecto a tratar: en estos tiempos de cómic on line o webcomics en tanteo de nuevos medios (el digital, claro), creo que este es el tebeo que mejor entiende el medio electrónico para el que se ha creado, de los que he leído. ¡Universo! no se edita en papel, lo vende en formatos digitales y en tres idiomas (inglés, castellano y catalán) Panelsyndicate.com (precursora iniciativa creada para alojar Private Eye, otro tebeo digital, de Brian K. Vaughan, Marcos Martín y Muntsa Vicente). Y está pensado para su lectura en pantalla, tableta (es mi opción) o, supongo, hasta móvil. Pensado y bordado: su diseño de página cambiante logra una lectura dinámica; el color es brillante, de “fantástico” pero también de “brillo”, de emanación, con tonos vivos, expresivos y cuidadísimos que dan un ambiente de maravilla permanente y que además llaman al ojo desde la pantalla.

Vamos terminando, la historia es mejor no desmenuzarla. Se trata de un relato autoconclusivo, envenenado, divertido, que además va a suponer el primero de una serie de cuentos sutilmente entrelazados (un personaje que se repite y cosas así). Lo puedes comprar al precio que te venga en gana, de cero € a lo que quieras (no lo lleves gratis hombre, o si lo haces y te gusta, al menos vuelve a descargarlo una 2ª vez, pagando lo que consideres que se merece), y te llevarás 38 páginas de autoedición para la era 2.0, que son todo magro, y del bueno.

Avisado quedas.

0

Fulgencio Pimentel en Faro de Vigo

A propósito de la edición del maravilloso Vampir, L’Amour, he dedicado hace unos días (¡se me pasaba el subirlo aquí! cabeza) un artículo a la casa Fulgencio Pinmentel, a mi juicio una de las editoriales más interesantes del panorama nacional.

Zasca, a un clic, te lo lees enterito.

: Visado : Página 6 Cómics Fulgencio

0

TRADUCCIONES, de Inés Estrada

traducciones

Traducciones de Inés Estrada: portada y contra.

Ediciones Valientes es un interesante nido de juventud y arrojo autoral con una mirada atenta a latinoamérica, que nos está regalango sorpresas a no perder de vista. Traducciones, de Ines Estrada, me ha sorprendido muy gratamente en este sentido.
En Traducciones Inés relata en 48 páginas una vida común, una historia mínima con tintes íntimos, generacionales inclsuo. Como la autora, Lucía, la protagonista, es joven, vive en México. La obra quiere reflejar lo que posiblemente sea una vida muy común de cualquier chica joven e independizada, luchando por subsistir con trabajos 2.0, en un entorno-desastre y con carencias afectivas e inclsuo, en el caso, sexuales.
Este tranche de vie, que decían los galos, se relata con exactitud gracias a un dibujo que detalla el cero glamour de tal situación (en comparación, las Girls de Lena Dunham son lo más “cool” y sofisticado del mundo), un espacio de desorden y mugre detallados, de abandono físico desarreglado y de sentimientos turbulentos enmascarados en conversaciones banales vía chat. El dibujo es feista, de raíz underground y hermanable al de una Power Paola, y muy eficaz en esa búsqueda de transmitir desde cierta tosquedad los estados de ánimo. Además se permite variaciones sutiles para acompañar cambios tonales o la inmersión en el mundo de los sueños (muy carnales, por cierto). Por otro lado pese a alguna inconsistencia en la narración, algún énfasis innecesario, Estrada planifica con mucho gusto sus páginas, logrando un cómic de lectura dinámica y absorvente. Y desde el otro lado del océano su español cargado (lógicamente) de giros y palabras autóctonos me resulta maravilloso (se agradece la cartilla con la traducción de palabras y giros como güera o “valer verga”).

Se redondea la obra con una edición sencilla pero detallista (preciosa su portada en sobrecubiertas), y me deja tras la lectura con ganas de leer más obras de la autora.

Si quieres comprar este bonito comic book, puedes hacerlo en línea directamente a Ediciones Valientes. Aquí

0

VERSUS, de Luis Bustos

Uno de los tebeos del 2014, con un trabajo formal abrumadorrrr.

Clik para agrandar y leer mi artículo en Faro de Vigo.

: Visado : Página 6 Cómics Fulgencio

0

SER UN HOMBRE, CÓMO Y POR QUÉ, de Albert Monteys

Ser-un-hombre-Monteys-portadaEl humor, qué cosa tan maravillosa. El cómic de humor, qué cosa tan maravillosísima… hay un algo propio que este medio le otorga a lo de reírnos que lo hace colosal, que a mi juicio supera al género cuando viene practicado por otros artes. Es sutilmente distinto, solo equiparable con el humor gráfico (que en el fondo no deja de ser cómic, como un haiku no deja de ser poesía aunque diste mucho de las características de una oda épica). Es

EL DIBUJO

… combinado con la narrativa.
Por supuesto que con una película como “Arsénico por compasión” te ríes a gusto, como en una novela de Sharpe o en cualquier forma narrativa si hace buen humor, pero la capacidad humorística que posee el trazo del dibujo en sí mismo, trasladado a la capacidad discursiva de la historieta, hacen al cómic un lugar de poder para el humor. La elaboración humorística de un dibujo tiene algo potentísimo. ¿No es descacharante esta caricatura de Albert Monteys?

Ser-un-hombre-Cómo-y-por-qué-Autorretrato-520x245

 

Te ríes porque el mismo dibujo te hace reir, y porque su unión con el texto refuerza la humorada. La fuerza expresiva del dibujo unido a la palabra, eso es lo que tiene a palas Monteys, quien además tiene ese dibujo que me pierde: un dibujo que en sí mismo es humor a carcajadas. Es una apreciación personal, pero yo miro las viñetas, las expresiones que dibuja Monteys y ya comienzo a reírme.

Luego, caro, está lo que se cuenta, porque el autor tiene mucho discurso y siempre desde un humor certero, y ya no os digo en Ser un hombre, cómo y por qué, donde me he encontrado al mejor Monteys que recuerdo. Es este un tebeito lindo, grapado, cuidado por la editorial ¡Caramba! donde el autor clava su ironía en uno de los tópicos más poderosos de España, la de lo macho, el hombre hombrón, el machismo, en fin, que hay en una sociedad que no hace tanto no permitía a la mujer disponer libremente de los ahorros familiares.

Y lo borda en una serie de inspiradísimas andanadas de ideas vitriólicas, un personaje (El Sargento, macho-man que te cagas) y esa batería de recursos humorísticos que Monteys aplicaba en El Jueves y aplica en Orgullo y satisfacción, del cátálogo al test pasando por un desbordante “Mapa del sexo” que vale por un cómic entero, de descacharrante que resulta su lectura (mi lugar favorito del mapa, la “cúpula sagrada de la madre y la hermana”).

masculinidad

Mordaz, profundo entre tanto cachondeo, imaginativo y siempre brillante, esta autoproclamada “guía de luso de la testosterona” es otra perlita en el guardajoyas que es la escena actual del cómic español. Y de paso, aquí os podéis comprar lo nuevo de Monteys, ¡UNIVERSE! un tebeo on line del que terminaremos hablando por aquí, seguro.

 

0

Hulka, de Pulido y otros autores

“Hulka” es un “pijmas” que funciona, sin inventar nada pero haciendo un relato digno, divertido y con un Javier Pulido que es para cantar odas normandas de agradecimiento.
En Faro de Vigo lo conté asi (clic en la imagen para leer el texto):

: Visado : Página 6

0

Graf Madrid 2014: space is the place

Apetece reflexionar sobre Graf, el festival alrededor del cómic de autor, la autoedición y adláteres (ilustración, vamos) que con la de hace una semala y pico en Madrid ya lleva cuatro ediciones, entre la capital y Barcelona.

Hablamos de un evento que en esa última jornada ha ubicado su feria del cómic (33 stands entre editoriales “independientes”, galería de originales y autoeditores/fanzineros) y sus charlas en el Museo ABC de Madrid, y esto no es algo por lo que se deba pasar de puntillas. La asunción de un crecimiento natural, que no pierda la perspectiva de lo que uno es y ha sido, pero que sepahasta donde quiere llegar, es parte fundamental de todo proyecto con visos de permanencia. El inmovilismo gangrena porque nunca es tal: o te mueves o te estás moviendo hacia abajo sin darte cuenta, por inacción. Pero el movimento debe ser ponderado, para no perder la esencia cuando esta es tan buena como la de Graf.

¿Y Graf qué es? No es un salón “mainstream”, desde luego. Su espíritu es más DIY, su alma, una intensa apuesta por la creatividad.  Pero en su abrazo aspira a ser otra cosa diferente a un ferión del fanzine. Conozco en mi entorno eventos interesantes en este aspecto, pero Graf no da la espalda a editores como Astiberri, por citar a los que tienen un perfil más, digamos, “potente”. Y esto es buenísimo. Hacer compartir una misma vitalidad a quien edita “Arrugas”, una galería de originales (Vidas de papel) y un grupo de fanzinerosos sacando sus locuras es importante porque es una apuesta ética que comparto. Detrás de este espacio que hermana propuestas tan diversas hay un aglutinante: repseto por el arte del cómic, por la creatividad, por el autor y la obra.

Los stands: vender, comprar, mirar y charlar con mucha gente.

Los stands: vender, comprar, mirar y charlar con mucha gente.

 

He comprado bien poco, al final, aunque hubiera podido llevarme cincuenta mil cosas, pero maleta obliga ;) Y lo que he ojeado sin llegar a llevarme era ciertamente interesante. Pero Graf es más que comprar y vender (aunque ello es importante, es la parte contratante de la primera parte), hay una… una segunda parte contratante: las ideas. Las charlas. Las que vi (enteras o parte), fueron excepcionales, interesantes, divertidas y hasta marcianísimas en algún caso. Y participadas (llenazo perpetuo, también la zona de stands fue un “no se cabe” brutal en las horas “calientes”). Y bueno, fue una gozada escuchar a Luis Bustos, David Aja (me perdí su charla del viernes pero su participación en la de Bustos fue sobresaliente), Eva Vázquez hablando de su trabajo para prensa, o David Sánchez reduciendo a cenizas el postureo al describir una obra propia como algo que se le ocurrió, le gustó y lo hizo por eso, porque le gustaba, sin más discurso. Espero que todas las charlas se bajen a You Tube, porque merecen la pena.

Charlas en Graf. Pensar el cómic, hablarlo.

Charlas en Graf. Pensar el cómic, hablarlo.

Otro evento importante fue la visita guiada por Javier Olivares a su exposición sobre el cómic “Las meninas”. Asistir a una explicación con tantísimo discurso, desenfadada pero rebosante de chicha y mandanga, conceptos, ideas, revelaciones… ha sido impagable. Y llegamos así a hilvanar con el inicio de este post. La exposición llevaba tiempo ya en el ABC, pero el ojo de la gente de Graf ha sido sabio. Unir su propuesta a esta exposición fue un modo de imbricar con enorme naturalidad a un museo notorio con una propuesta de creatividad insobornada. Y así se da un pequeño salto más, que engrandece al proyecto y le da nuevos matices. Rompiendo barreras imbéciles que pretenden separar culturas por pisos (altos, bajos…) y demostrando que sin sinergia con el “real world” el cómic pierde la partida, el hermanamiento Graf/ABC se ha demostrado natural, lógico y con futuro.

Las meninas expuestas.

Las meninas expuestas ante la mirada de su autor.

Graf se ha redimensionado en su edición Madrid 14, porque apostando por la creación y el autor ha querido (ha sabido) buscar un locus donde su visibilidad crezca más allá de la presencia de los habituales a este tipo de fiestas (porque Graf es fiestas también, pub, conciertos y dj sesiones, aunque yo no llegué, vamos mayores y los viajes nos matan, me temo). Y con esta voluntad de crecer sin negarse, su triunfo ha sido completo. No es necesario hablar de cifras para constrastar ese éxito. Las hay ya, han contentado a la organización y suponen crecimiento, pero el tema no es cantidad, sino cualidad. Graf Madrid 2014 ha sido un dechado de buenas cualidades, mucha calidad, y es ya algo insustituible en España alrededor del cómic.

Pero más allá del análisis, para mí Graf es una oportunidad de reencuentros y emociones personales, así que no puedo acabar sin citar con pasión, devoción y amor a la gente con que he charlado, comido, cenado o al menos saludado con más o menos fugacidad: Martín López Lam, Juan Berrio, Manuel Bartual que se merece tres saludos efusivos (broma privada), David Aja, Javier Olivares, Pablo Ríos, los Rantifusos, Luis Bustos, Borja Crespo (uno de “los Graffers”), Los Bravú, David Sánchez, Nacho García, José Ja Ja Ja, Eva Vázquez… y la tripulación de Entrecomics Cómics, y César Fulgencio, Christian Osuna y por descontado Gerardo Vilches, co-chalado en esa cosa que hacemos bajo el nombre de CuCo y que esperamos de señales de vida pronto (¡parte del número 3 se cocinó en Graf, amigos!)… y debería citar a más gente, seguro, que olvido ahora. Dense por besados, abrazados y genuflexionados todos.

Gerardo Vilches y Octavio Beares (the CuCO Experience) charlando en Graf con Martín López Lam, autor, editor y mejor persona.

Gerardo Vilches y Octavio Beares (the CuCo Experience) charlando en Graf con Martín López Lam, autor, editor y mejor persona.

0

UNAHISTORIA, de Gipi

Recorte: mi artículo para Faro de Vigo sobre el retorno (triunfal) del italiano Gipi. Para leerlo comodísimamente, clic en la imagen:

: Visado : Página 6

0