Noticias

Víctor Mora o la memoria colectiva

Ayer los aficionados al cómic nos enterábamos (y hoy toda España) del fallecimiento a los 85 años del escritor, teórico y sobre todo, guionista de historieta Víctor Mora.

0

Foto al autor procedente de El País: http://elpais.com/elpais/2016/08/17/album/1471454483_355601.html

A nadie debería de escapársele (lo considero cultura básica) que Mora es el creador de Capitán Trueno. Pero también de muchísimas otras cabeceras, como El Jabato, El Corsario de Hierro, Inspector Dan, el sheriff King, Dani Futuro o Las crónicas del sin nombre (exploración de terrenos adultos en la historieta de los setenta).

Si hay un capítulo crucial en la historia de la historieta en España, es el de los cuadernillos apaisados con tebeos de corte aventurero. El otro gran capítulo lo ocuparía la revista TBO y sus consecuencias. Pero si del cómic humorístico tendríamos que desplegar una nómina de autores plural y vasta para ser justos con esa corriente, hasta llegar al colapso inigualado del Mortadelo de Ibáñez, en el caso del tebeo de aventuras la capitalidad la atesora Víctor Mora. Hay otros títulos, muchísimos, y alguno ciertamente famoso (El Guerrero del Antifaz, Roberto Alcázar y Pedrín, El Cachorro…) pero con El capitán Trueno, Mora y una  lista de ilustradores de la que destaca el inicial Ambrós hicieron el que se señala como mejor de todos, el más vibrante y dinámico, el más progresista (Mora había estado afiliado al Partido Socialista Unificado de Cataluña, PSUC, y su pensamiento era opuesto, en lo político y en lo social, a la pacatería franquista) y qué diablos, cogiendo la manida frase con todas las pinzas que se quiera, sin duda el que mejor resiste el paso del tiempo.

Hace mucho que no leo Trueno, y desde luego no he leído mucho Trueno en mi vida, pero dudo que nadie que luzca más de cuarenta años en 2016 no haya tocado alguna vez en su vida las aventuras del capitán y sus compañeros Crispín, Goliat y Sigrid (eterna novia del héroe que fue más que la constante damisela secuestrada, en la serie). Las historietas de Mora eran chispeantes, alegres, dinámicas y enormemente imaginativas. Además el anacronismo fue sublimado por la fantasiosa pluma de Mora en un clásico de nuestra narrativa escapista:

5

Reinventando el tiempo de las cruzadas.

Creo que la primera vez que leí a Trueno debía contar diez, once años, y esa es la edad natural para un lector de El capitán Trueno. Recuerdo vaguísimamente la historia, un relato de acción risueña en países ignotos con bastantes dosis de fantastique. Ritmo vibrante y continuarás impactantes para lecturas semanales.

La historia del aficionado a los cómics se sostiene a través de varias vigas maestras, puntos clave que han mantenido viva la llama. Un Miller haciéndote ver que sigues teniendo edad para asombrarte con los superhéroes, un Eisner a través de cuyas páginas adviertes que sí, es un arte, un Moebius para volverte tarumba, una Satrapi que te descubre el universo de la novela gráfica adulta… un Capitán Trueno durante la niñez tiene esa capacidad, también. En mi infancia esa lectura breve, posiblemente, me hizo persistir, buscar más viñetas plenas de emoción y maravilla. Eran los años ochenta, el tiempo de los cuadernillos apaisados había fenecido hace mucho, pero Trueno me pudo demostrar que la imaginación y la maravilla llevaban cultivándose muchas décadas. En todo caso he olvidado muchas lecturas, muchísmias, pero no aquella. Porque Mora atesoraba un oficio y un talento sin demasiado parangón en su tiempo, y no herraba la diana. Sabía qué hacía y para qué, y lo bordaba.

Yo seguí a lo mío, porque además poco después irrumpió Fórum, el sello que hizo triunfar los cómics Marvel definitivamente en España, y me vicié (ya venía de Vértice, surco y Bruguera, pero Fórum era… otra cosa) pero indudablemente Víctor Mora pudo entrar en mi memoria lectora en un solo flash. Quizá de soslayo pero indeleblemente. Luego supe de su trayectoria, de sus circunstancias, de que toda la inventiva que lucían los diálogos de Astérix o Lucky Luke le debían mucho a él. No leí su incursión en el cómic adulto de los setenta (como Las crónicas del sin nombre con Luis García, seriado entre 1972 y 1980 en Pilote), pero quiero ponerlo también en valor, al nivel del viraje pocos años más tarde de un Carlos Giménez. El rey de “la historieta” entendía que el medio podía también ser un medio para relatos adultos.

Por otro lado la memoria colectiva de toda una generación, los que hoy cruzan la barrera de los sesenta/setenta años, está impregnada de la narrativa de Víctor Mora. Y cuando digo “toda”, digo TODA. Al menos la generación masculina a la que se dirigían los cuadernillos apaisados del género aventurero, los niños del franquismo que descubrieron mundos, historias, peripecias maravillosas en las cabeceras que Víctor Mora inventaba.

Su legado empapa la intrahistoria de este país, y su fallecimiento es un adiós irremplazable. Vivió 85 años y millones de historias en papel barato que podías conseguir en el quiosco de la esquina.

6

El Jabato, Mora y Francisco Darnís. fuente: http://gentedigital.es/comunidad/comics/files/2016/08/6.jpg

 

Las crónicas del sin nombre, cómic adulto por Mora y Luis García

Las crónicas del sin nombre, cómic adulto por Mora y Luis García

 

Traductor

Traductor de Astérix

 

Novela

Novelista

0

FOSFATINA2000

La editorial viguesa Fosfatina se hizo un pequeño nombre como abanderada de cierta vanguardia en sus primeros pasos. Publicando cosas de autores osados y muy jóvenes, pudo llamar la atención en ciertos lugares ad hoc, salones de la autoedición, por ejemplo.
Pero su pequeño hito está siendo ahora, y supone una idea tan romántica como cabal. Si el producto Fosfatina tiene algo de amateurismo (dentro de una estructura profesional, de una microeditorial hermana menor de otra literaria), mucho de mimo y todo de singularidad, ¿porqué no navegar ciertas aguas reservadas, se diría, a los autoeditores y el do it yourself? Si la era de la novela gráfica (¿está mutando, está pasando o es un concepto más elástico de lo que muchos creían?) promovía la autoridad del autor sobre todas las cosas, apegada pero no sumisa a un formato-libro que funcionaba en obras “para lectores maduros”, ¿porqué un editor que defiende la vanguardia y cierto espíritu de artesanato asalmonado (quiero decir, a contra corriente de todo) no va a investigar desde la raíz, esto es, desde la propia editorial, con el formato? Así nace FOSFATINA2000, una bomba artie con forma de micro-píldoras artesanales. Una colección de intencionalidad bimensual que frente a lo que ha sido y es la novela gráfica, sí imprime unos patrones físicos totalmente preestablecidos a sus autores. El juego es usar sobre todo papel reciclado o papel volumen, formato DIN A4, y la técnica de reproducción es la risografía.
Si no sabes qué es la riso, puedes leer este post del blog de Sergi Puyol, autorazo enamorado del asunto que lo explica magníficamente.

El proyecto sistematiza así una línea de cómics experimentales en lo formal (el método risográfico tiene cada vez más adeptos en el mundo del cómic de vanguardia, y en el de la ilustración artística en general) y en el fondo , pues las obras que se acogen al sello son osadas, investigan, atomizan y reconstruyen el medio, hasta en ocasiones soslayar lo narrativo. En su seno han cabido ya trabajos diversos: Roberto Massó, Pepa Prieto, Begoña García Alén, el incraíble José Ja Ja Ja, Ana Galvañ, Andrés Magán, que es una de mis actuales firmas de cabecera,  (su trabajo es por cierto el que me falta de esta colección, prometo ir a por él pronto) y Julia Huete. Todos abrumadoramente interesantes, aunque si me apuntas con esa escopeta y me pides un podio, partiendo de que me falta una lectura (Magán), apuntaría a Huete y Galvañ sin demérito del resto. Porque en serio, hay que ser muy fosfatino para hacer maravillas como esta colección, toda ella.

Gran Danés de Julia Huete

Gran Danés de Julia Huete

La editorial, además, ha inaugurado una suscripción anual, para hacerte con todos los números de la “serie”, el Club Fosfatina 2000, que claro, incluye descuentos, ahorros y regalitos. Y que acercará a tu humilde morada los trabajos ya editados o venideros de Huete (el mencionado arriba), María Ramos, Cynthia Alfonso, Berliac, Nacho García, Los Bravú, Óscar Raña y Berto Fojo.

2000 razones para apostar por “la 2000”

0

Fulgenciando, que es Pimentel.

¡FUERZA CON ESTO!
IV SUSCRI

Fulgencio Pimentel, que es como decir el Martín Berasategui de la edición de historieta en España, lanzan una nueva suscripción para seis degustaciones asombrosas, delirantes, y con muchas estrellas. Un menú como siempre selecto, una cata donde el atrevimiento, la curiosidad y la fidelidad tienen el premio de los mejores platos. Olvídense de cocineros fashion con cresta, ¡Fulgencio tienen garrote!.
O dicho sin tonterías, la fe ciega en las apuestas de la editorial Fulgencio Pimentel no dejan de ser apostar a caballo ganador, a obras siempre importantes. En esta suscripción aparecen platos conocidos por los gourmet de la viñeta: ese Jose Quintanar que firma Ja Ja Ja, un Olivier Schrauwen que completa un trabajo catado ya por estos lares pero que requería revisión urgente, más punch de bruja y búho (¿hay qeu decirlo? hablo de Simon Hanselmann) y algunos nombres que serán nuevas para muchos, y que vienen para, apuesto, asombrarnos.La suscripción supone además, que en el menú te regalarán postres exóticos (“alguna sorpresa loca”) y otras delicatessen.
Pes eso, ya sabes, y si bo sabes, pincha acá.
0

Darwyn Cooke

Toca hablar de Darwyn Cooke (Toronto, Ontario, 16 de noviembre de 1962–Florida, 14 de mayo de 2016), cuya muerte ayer, triste e injusta, noticiamos estos días. Su carrera es vasta y enmarcada en las más grandes editoriales de cómic del mundo: DC, Marvel. Además ha creado Parker, un poco lo que sería su proyecto personal al margen de la “industria”.
Se posicionó con fuerza a partir de su colaboración con Bruce Timm en las series de animación de Batman y Superman, éxitos catódicos que le abrieron las puertas a DC Comics. Su relación con las grandes editoriales fue intensa (con obras del calado de New Frontier, posiblemente su obra más exitosa) pero no por ello acrítica. De DC llegaría a decir que “solo me llama cuando quiere hacer algo divertido. Soy algo específico para ellos.”

No soy un gran seguidor de la obra de Cooke, pero reconozco sus virtudes. Con su dolorosa y temprana muerte perdemos un gran dibujante de cómics, dueño indudablemente de un dibujo fabuloso donde, prevaleciendo por encima de modas generales del maistream más hueco, siempre se ha mostrado estilizadamente exquisito y elegante:

BatmanSuperman

1

De Castelao ao mañá: unha ollada ao cómic galego

Ya es público: vuelvo a comisariar una exposición, en esta ocasión para el Servizo de Cultura e Lingua da Deputación de Pontevedra, a quien desde aquí agradezco su confianza.
Se trata de una muestra, parcial pero espero que jugosa, de cómic gallego a partir de la escasa producción hisotrietística del propio Castelao (producción que expondremos casi, casi íntegramente), en el marco de diversas actividades de la diputación pontevedresa en el “Año Castelao”.
Cuarenta y pico reproducciones en un paseo que comienza por el propio Castelao y avanza hasta el presente. Los que habéis visto aquella exposición que comisarié en su día para Museo de Pontevedra recordará las reproducciones “finales” que acompañaban a los originales. Bien, pues el material en esta ocasión es todo de aquel palo.

newsletter_castelao

0

Fosfatina, una editorial viguesa

Pequeño texto sobre las andanzas de una editorial arriesgada y excitante que, tengo la suerte, son vecinos de mi ciudad, los aprecio y además los defiendo porque su material es de lo más interesante del mercado digamos “de vanguardia” (término demasiado mórbido y elástico, lo que es vanguardia para ti, no lo es para mí, pero por entendernos).

Amplía para leer en un clic.

_ Visado _ Página 6 Cómics Fosfatina-001

0

CuCo 4

Desde hace unos días ya está disponible el cuarto número de CuCo, Cuadernos de cómic, la revista que Gerardo Vilches y el que firma aquí codirigimos para solaz y reflexión de todos vosotros.

Gratuita como siempre, y remodelada su web para poder descargar no solo el número completo si no también texto a texto, los contenidos de este cuarto cuaderno pasan por dos estudios muy jugosos donde aparecen nombres mayores: Hal Foster, Paco Roca, Gallardo o Altarriba y Kim. Nombres a los que se añade una entrevista tamaño XXL a Manuel Bartual (Sexorama, ¡Caramba! Orgullo y Satisfacción…) que completamos con un texto a cuatro manos de menda y Gerardo, centrado en la editorial ¡Caramba!

Y por supuesto, críticas, un buen puñado, en el estilo ya característico de nuestro proyecto, de análisis riguroso que va más allá de la aproximación meramente informativa )o, por supuesto, del “me gusta/no me gusta”).
Descárganos en nuestra web

0

No Tengo Mamá photobook (o albumcito)

No voy a repetir la cantinela de lo bueno que es que este tipo de eventos etc-etc, ni a contaros mis batallitas festivaleras y que si estuve con  tal y cual persona/amigo.

No Tengo Mamá merece fotos, y eso os doy: todas, salvo las indicadas, provienen del Facebook de Seara Records, promotores del evento.

NTMm es un festi gratuito y callejero, que circunda un museo céntrico de Vigo, ubicado en una zona peatonal. Entrada.

Entrada del NTMm, un festival gratuito y callejero que circunda un museo céntrico de Vigo, ubicado en una zona peatonal.

Mercadillo. Foto de servidor.

NTMM sorteo

Concursos, rifas y premios: sorteo de un lote de cómics, discos y mandanga diversa.

NTMM1

Mesas redondas. en un café en la calle misma del evento.

Cadaver exquisito, un mural pintado in situ por la gente del festival, que posteriormente se vendería. En la foto, Dea, de Los Bravú. Foto de Helena Exquis

Cadáver exquisito, un mural pintado in situ por la gente del festival, que posteriormente se vendería. En la foto, Dea, de Los Bravú.
Foto de Helena Exquis.

NTMM COCKTELES

Cocktail time in Mamá Street.

NTMMKids

Espacio para niños, el Taller de Monstruos.

NTMM PORONGA FM

Radio on line: PORONGA FM

NTMM COMBATE DE DIBUJANTES

Combate de dibujantes: Total War de luxe edition.

NTMM ROCK

Conciertos.

Además en el festival se proyectaron los cortos que concursaban en el seara.Mov (no tengo foto).

¿Qué, qué os ha parecido No Tengo Mamá?

0

DK III

The Dark Knight III: The Master Race.
DKIIILa tercera parte de Batman: el regreso del Señor de la Noche (así se tituló su primera edición en castellano, en los ochenta) será una miniserie de ocho números que publicará DC Comics,con motivo de conmemoración de los 30 años desde su publicación (que será en 2016).
Frank Miller, creador de las dos entregas previas (ambas, en mi opinión, cumbres del género superheróico y dos de las obras más importantes del medio) colabora en el guión con Brian Azzarello.
Podremos verlo a partir de otoño de este 2015, y cuanto menos demuestra, ya, la capacidad de un mito del cómic (Miller, no Azzarello, claro) para mantenerse en el centro del negocio/huracán con cada nueva obra que propone: la noticia está en boca de todo el mundo afín al cómic.

0

Fosfatina movement

Es muy interesante, el momento actual del cómic nacional. Aciago en tiempos de regresión cultural en España y cuesta arriba en un momento de baile en la cuerda floja. Quizás, pero en determinados aspectos a mi entender, momento ilusionante.
La presencia de pequeños editores que luchan por crear un espacio propio, alejado de las grandes ventas pero sostenible, es una de las varias consecuencias, creo, de algo que algunos defendemos: la novela gráfica, mucho más que un formato, ha expandido el mercado, no en el sentido de grandes ventas (que también, en algunos casos) si no en la capacidad del cómic de encontrar nuevos lectores, lugares y modos de venderse. Logrado el objetivo de presencia mediática y de diversificación del target, algunos valientes han decidido explorar las esquinas en sombra, buscando a un tipo de lector muy determinado, quizá “curtido”, quizá simplemente curioso y venido de áreas culturales que vuelven al cómic (el mundo de lo artie, los paladares que gustan de la experimentación literaria o cinematográfica…). Estoy convencido de que ese posible lector que rastrea experiencias nuevas no es tan minúsculo como podría parecer. El asunto es llegar a él, encontrar los modos y lugares, tocar las teclas adecuadas, hacer servicios de prensa a los medios que pueden encontrar a ese lector, seleccionar los lugares físicos de venta sin renunciar, en la medida de las posibilidades de la tirada, a los más habituales, y potenciar la venta directa desde las webs propias.
Como dijo Ata (de Autsaider cómics) en una entrevista radiofónica, “quien quiera forrarse, litio y agua potable”. Submarinos del cómic como la propia Autsaider, Apa-Apa o Ediciones Valientes no aspiran a ventas millonarias aunque en el trayecto también pueden pelear por encontrar obras que no renunciando al decálogo del editor, sean capaces de romper la barrera de lo minoritario. Pienso en la oferta de Entrecomics Comics con Versus de Luis Bustos y Azul y pálido de Pablo Ríos, o Fulgencio Pimentel apostando por Simon Hanselmann, que con Bahía de San Búho y antes Hechizo Total podría ser un sólido caso de historieta generacional (del desencanto).

Mi ciudad, Vigo, descansa sobre una ladera bastante empinada que cae directamente al mar. Estamos acostumbrados, en fin, a que nuestro caminar sea costoso, y empeña el esfuerzo personal con unas cuestas bastante locas. Por eso la presencia de Fosfatina en esta city no me extraña. Hechos al esfuerzo para el avance, los fosfatineros plantean su opción editorial como una búsqueda de valores dentro del cómic más hermético, y en la escena local. Su catálogo es diminuto aún pero cuenta ya con uno de los valores más sólidos del panorama nacional, un Andrés Magán que, puedes apostarlo, está destinado a ser un nombre de los potentes, con una propuesta tan arriesgada como, en ciertos aspectos, de vocación popular (búscalo en Tik-Tok).

Pero hay más, y lo último de Fosfatina es una apuesta de, otra vez, riesgo y arrojo. Subamos con ellos la cuesta, porque su última ocurrencia pasa por ser una carta de amor a la risografía. Y esa carta se divide en seis partes, una colección de nombre Fosfatina 2000 con autores de lo más interesante y que expande el radio de acción de la editorial más allá de lo local, en un crecimiento muy lógico. Estos breves tebeos a medio camino del fanzine y el objeto exquisito saldrán a razón de uno cada dos meses, y los puedes comprar en su web o en templos de la sabiduría como Fatbottom, la tienda barcelonesa. En Vigo los encontrarás en el café-librería Detrás do Marco (mmm… ¿alguien de Vigo es lector de este blog?).

 

Al final del viaje, cierre en broche de oro con una antología alrededor del experimento risográfico.extrasolar

De momento ha salido dentro de la colección “Extrasolar”, de Roberto Massó. Massó es conocido por su debut Medieval Rangers, de DeHavilland Ediciones, un libro de lujo, visualmente poderosísimo e impactante. En su último trabajo Massó lleva su estética a la página de cómic más tradicional, y crea una historia nuevamente cargada de iconografía pop (lo espacial, lo psicodélico). El tebeo, 16 páginas prácticamente mudas, es como un haiku sobre un traslado en nave espacial con delirio “kubrickiano” incorporado. Todo contado con el tono costumbrista del “slice of life” (qué redundancia acabo de escribir, je). Melancolía y tranquilidad para un hecho portentoso. Además “Extrasolar” es naración gráfica, y gran parte de su discurso lo arroja el cuidado, el equilibrio de la página, y los juegos cromáticos que se logran con la “riso”. Como todo poema, en fin, además del mensaje hay que contar con lo que la forma expresa.

extrasolar

Y en junio, Pepa Nieto, que os avanzo, promete. Y luego ni más ni menos que José Ja Ja ja, y Begoña García-Alén (que ya colaboró con Fosfatina), ¡Ana Galvañ! y cerrando, el ya citado Magán.

Fosfatina subiendo la cuesta, sí, pero con ganas.

¿No apetece seguirles?

0