Ana Galvañ revoluciona la historia del cartelismo del Salón del cómic de Barcelona.

El cartel de Comic Barcelona de Ana Galvañ me encanta. ¡Dentro hilo!:D  

  • Sugiere un cambio interesante, incluso necesario, a la dirección del Salón del Cómic de Barcelona, que ya el año pasado se empezó a intuir y que espero esta edición se materialice, y que pasa por la proclama “Menos robots y más cómics”. Esto es, dejar de lado lo transversal como motor de captación del interés mass media, para volver a focalizar en el cómic. El cómic como arte diverso, sin cánones estrechos y cerriles. Hay muchos cómics y pueden estar en Barcelona. Bienveniod el atrezzo, sean robots, una actuación de La Fura dels Baus, una exposición de tanques o pin ups de cartón piedra, pero como el extra, la salsa.
  • Estéticamente el cartel se mueve entre el clasicismo de Josst Swarte y el nuevo cómic contemporáneo, escuela Jesse Jacobs. Y por supuesto se mueve dentro del estilo consolidado de su creadora. Porque es de una autora consolidadísima ya, Ana Galvañ. Lo digo porque he leído comentarios que reconocen no tener ni idea de quién ha creado el cartel del evento más importante del mundo del cómic en España, y creo que estaremos todos de acuerdo en que el Saló no va a contratar a un pequeño e incipiente fanzinero semidesconocido para crear su cartel, por bueno que sea ese autor/a (por cierto, Gerardo Vilches y servidor entrevistamos a esta autora en CuCo 10, os recomiendo la entrevista). Nadie lo sabe todo, lo bonito es descubrir cosas nuevas (“Algunas de estas cosas no estarían mal, quiero probar algo nuevo”). El trabajo de Galvañ puede gustar o no, pero su propuesta estética no es inédita en el mundo del cómic: el medio abunda en ejemplos, de Polly and her pals a Arsène Schrauwen, obras separadas por una vida entera que participan de búsquedas ajenas a la vía naturalista-decimonónica. Imágenes: Sterrett, Schrauwen, Galvañ.Todos somos amigos de Polly Porque el cómic, como todo arte, se asienta en búsquedas. El antiacademicismo es la constante del arte desde el siglo XVIII/XIX, si crees que el cómic es un arte, toma nota de ello.
  • Su propuesta iconográfica es renovadora de los lugares comunes. Acabemos de una santa vez con el amasijo de “personajes de ayer y de hoy de nuestros queridos tebeos”: ¡si veo un Supeman más en un cartel de un evento de cómics me hago monje tibetano! Muy al contrario, el de Galvañ reivindica:
    • La mujer dentro del medio,
    • la lectura de cómics como placer,
    • el acto creador en el cómic, ese acto tan puro y simple que nace de un papel blanco y un estuche de lápices (con lápices, claro).
  • Por cierto, la estética del cartel NO es algo experimental e ilegible, domina hoy día la publicidad, el cartelismo, los dibujos animados de nuestors hijos…
  • Se escuchan críticas. Es lícito que el cartel no guste. No lo es tanto… lo de siempre, usar tus gustos personales como piedra de catapulta (desde la ignorancia) contra un autor, contra otro salón/evento, contra una línea de historieta con la que no comulgas, contra lectores de esa “otra línea” (que además muchas veces leen y aprecian también esos cómics que los cerriles señalan como el canon inamovible y Verdadero). Pero ¿sabéis qué? Me he cansado de meter hastags y palabras en el buscador para leer opiniones sobre el cartel de Ana Galvañ, y son ABRUMADORAMENTE POSITIVAS. Y me alegro mucho. Así que no hagamos una montaña de un grano de pus.
  • Por todo ello enhorabuena a Galvañ y a un Comic Barcelona que equivocado o no, demuestra que quiere moverse, avanzar, evolucionar. No estancarse. Por primera vez en muchos años tengo ganas de conocer este “nuevo” Salón, nuevo hasta en su nomenclaruta.
Be Sociable, Share!

Etiquetas:

1 comentario Dejar comentario

  1. David #

    Pues la verdad no se por que causa este revuelo.
    Revisando los cómics de los años 70 en la revista Trinca ya teníamos a Peter Petrake de Miguel Calatayud marcando algo nuevo y fresco…nada nuevo bajo el sol…tranquilos chicos