PUDRIDERO 2 de Johnny Ryan

pudridero2_portada

Al grano: sigue el festín de hostias padre y muy señor mío. Y eso, para el caso, es bueno.
Pero además lo que no parecía probable resulta que sucede. Si al leer el primer libraco uno se sentía machacado por la fuerza telúrica de su violencia insolente y macarra, también es verdad que podría pensar que tras el guantazo por sorpresa ya estaba todo el pescado vendido. Pero resulta que en este nº 2  de Pudridero, de J. Ryan, nada ha decaído. Recopila los originales USA 3 y 4, y ha sido editado con primor y esa alegría por hacer las cosas bien que nos hace imaginar a los de Fulgencio Pimentel y Entrecomicscomics como María Von Trapp cantando y bailando dichosa en el verde valle, mientras sacan libros como este. Y de su seno surgen nuevas amenazas contra el ¿héroe? que por supuesto proceden del abismo o se coagulan en los cielos, porque todo en Pudridero es primigenio y básico, y los enemigos de Carantigua son más temibles y disparatados y vaginales y supurantes y fálicos y regurgitados y defecados que en su primera parte.

pudrirero 2

festín pútrido

Así que a lo de antes (violencia garrula, humor socarrón, sal menos gruesa de lo que aparenta, hostias, hostiazos, hostiones, ¿he dicho hostias? es un taco, pero lo uso porque en Pudridero hay unos cuantos tacos… de la hostia, claro) se añade cierta dosis de emoción, uno no sabe si hablar de una némesis o de qué, pero las cosas se enredan, sin duda. Y el dibujo hasta me parece más refinado (es una palabra empleada en el lugar equivocado, soy consciente) e imaginativo, y los diseños de personajes de Ryan merecen un estudio… que lo haga alguien.

Bueno, pues… buena edición, buen precio, más acción que en todo Vengadores vs. Patrulla-X y una promesa: continuará.

Be Sociable, Share!

Etiquetas: