«El Diario del Cómic» ¿una quimera?

En mi paseo turístico por Nueva York me encontré con el nº 301 de «The Comics Journal«. O lo busqué, bueeeno…
Ya saben que la revista más importante del cómic (¿a nivel mundial?) acaba como quien dice de reestructurar su modus operandi: ahora será web informativa de peso y referencia, con un testigo impreso anual. Dicho testigo es mucho más que un cuaderno grapado o un librito enlomado; es un verdadero objeto teórico ‘de luxe’, más de 600 páginas de tacto y vista exquisitos, una delicatessen…

 

…que además de ser un manual bien elegante, es una revista que encierra contenidos jugosos: artículos, análisis, entrevistas, etcétera.

The Comics Journal #301 - Joe Sacco detail

La verdad, uno se queda patidifuso ante este brutal tomo con forma de grueso libro literario. Se diría que se trata de un volmen de arte, de esos que lucen en estanterías como pequeños Taschen o libros de diseño avant-garde, pero en realidad también reclama atenta lectura por sus contenidos. Y, en fin, que uno entonces echa la vista atrás y recuerda vagamente la historia de la crítica/estudio de la historieta, en España casi inevitablemente (inciso, no ha lugar, en realidad, a la comparación: «TCJ» tiene una larga vida alejada de los esforzados trompicones de nuestra vapuleable crítica especializada, publica desde 1977, y de hecho su web, hoy, se nutre, entre otras cosas, de «artículos históricos» de la cabecera impresa… lo digo para entender que, claro que sí, lo sé, estamos a años luz de aquello por longevidad, por mercado, por… todo).

Hubo fanzines a reivindicar, ya en los años sesenta, tiempo en que comienza a percibirse la altura artística del cómic, algo, en fin, digno de ser criticado, estudiado. Fotocopias, máquina de escribir y muchas ganas. Un big… bang!

Clic para cerrar

Y hubo revistas/fanzines de muy largo recorrido abarcando los setenta, ochenta y noventa:

Personalmente, descubrí la existencia de una crítica historietística en 1989, un momento perfecto para dejarme «educar»: ‘Krazy Cómics‘ aún lo veo como ‘el fanzine totalmente profesionalizado’ (salvo en sus cualidades formales, su aspecto… hacían lo que podían y salía potable, pero revisado se aprecia una labor más ilusionada que con miras profesionales, en cuestiones de maquetación y aspecto general). Una revista de justo punto medio, capaz de abordar la actualidad del mundillo con la ligereza y dinamismo que precisa,  sin dejar por ello de ser seria. Incluso profunda en cierto grado. Y lo mejor: de la nada a un chaval con mucha Marvel, bastante DC y ya algo de Europeo, se le apareció una publicación mensual claramente ecléctica, capaz de atender a lo último de Marvel y a los clásicos de prensa, el underground y el Manga, Alan Moore e Ivá, Bourgeon y Beto Hernández. Una lección para un universitario que no había cumplido los veinte aún, en la que participaron firmas jóvenes (no tanto como yo entonces, claro), tanto que algunas de ellas son conocidos bloggers hoy, y que aportaban un grado de conocimientos y profesionalidad más que dignos (de hecho, a veces, añoranzas que tiene uno, releo aquí y allá cosas del Krazy). Por cierto, yo estaba suscrito, me llegaba a buzón. De nada, gente del «K», fue un placer…

Duró lo que duró, casi tres  años, y luego siguieron viniendo otras cabeceras, mejores o peores pero de menor empaque, en mi opinión, que «el K»

 

Ah, «Trama» es otro caso a señalar. Divulgó mensualmente el 9º arte durante unos cinco años, de una manera ¡gratuita!, completa en sus contenidos, profesional, incluso se atrevió con hacer las cosas a lo grande y se pasó, relativamente pronto, al «a todo color». Y ojo, para mí no es tema menor. Si hablas de un arte visual, y hablas de obras concretas donde el coloreado es tan importante como en «Arkham Asylum» de McKean, o un Bourgeon o una edición de las últimas dominicales de Krazy Kat, las reproducciones lógicas, serán a color, ¿no?.

Pero la aventura de la crítica especializada (o profesional) deparó sobre todo dos sorpresas en los últimos años noventa y primeros dosmiles: una revista divulgativa simplemente excelente…

…y antes aún, la heredera de un fanzine madrileño («Urich») destinada a convertirse en la mejor revista que yo conozca sobre cómics escrita en castellano.

Si el Volumen era fresco y actual, ligero pero con criterio, a todo color, inteligentemente abierto a todo tipo de anunciantes más allá de las ya ‘aburridas’ librerías especializadas, «U, el hijo de Urich» (anterior al Volumen y en cierto modo su hermano mayor) mantenía el aspecto fanzine pero los contenidos volaban a enorme altura. ¿Lo más parecido al Comics Journal en castellano? desde luego, así se dijo en alguna ocasión. Contenidos tan eclécticos como los del «Krazy», entrevistas jugosas y extensas (a veces, extensísimas), dossieres aún hoy de referencia, secciones necesarias (chivatazos de lo que se cuece en el extranjero para ir tomando nota, reivindicación de los grandes nombres del medio, atención a los nuevos valores nacionales…) y una zona de crítica de novedades excelente. Quizá, cierto, la libre extensión terminó por jugar a la contra del «U». Quizá obligar a la tijera en algún momento, alguna crítica de la sección, alguna entrevista a quien no daba tanto juego como un Ibáñez (a quien se puede entrevistar libros enteros y uno no suelta el tomo)  hubiera redondeado la cosa hasta un estado de perfección al que posibles herederos no han llegado.

Pero ¿herederos?

Hay y hubo revistas en los dosmiles, por supuesto. Pocas.

 

…pero o bien se han extinguido (un recuerdo para «Yellow Kid», pudo ser, pero duró un parpadeo) o permanecen hibernadas, o son voluntariamente sectoriales (lo que no es nada malo, simplemente una opción de «target», búsqueda de un lector concreto… y funciona: Dolmen tiene ya años y parece que buena salud aún).

En la era digital cabe buscar una explicación obvia a porqué no se ha regenerado un «mercado» que, en calidad, mostraba una línea ascendente hasta ese «U», revista que, de momento, queda como el mejor paso nunca dado en el mercado español (inciso, las ventas son otro tema, creo que eran suficientes para costear la propia «U», poco más). La red ha supuesto un lugar gratuito, un modo inmediato, y en el que además, si suena la carambola, eres MUY leido y te interesa sacar dinero, vas a sacar modestos réditos económicos sin asumir mayores pérdidas (banners, publicidad…). Profesionalización sin riesgos, sin la espada de los números, el necesario beneficio/ventas que precisa una empresa con gasto como es publicar una revista y distribuirla. Sacar en papel es costoso y arriesgado, ¿para qué hacerlo?. Además, «se puede» on line. Quiero decir que no hay ninguna lógica, digamos física, que impida ejecutar una publicación teórica profesionalizada y digital… no hay más que pasarse por Tebeosfera para comprobar que el medio electrónico puede ser plataforma para cosas tan jugosas como el «Gran catálogo de la Historieta» (excepcional, cuanto menos cuantitativamente), o  su imprescindible «número» monográfico sobre la historieta de terror, ejemplo de seriedad y hondura, con un ramillete de artículos sobresalientes.

Tendrá sus peros (los tiene, ¿quién no?, como una navegación confusa, o ser, me da la sensación, algo apriorística, antes que conclusiva) pero es la muestra evidente de que existen «publicaciones profesionales on line» con artículos y estudios de enjundia, trascendiendo las características más volátiles de la blogoesfera (universo en el que también se pueden rastrear artículos de empaque… no hay más que bucear en Mandorla, por ejemplo, para ver que hay calidad en todo medio y formato… de hecho, en ese blog su responsable está «reeditando» un antiguo libro sobre Batman publicado por Camaleón ediciones en 1998… ¿pierde dicho libro calidad por el trasvase? claro que no). En fin, que el medio –la red, los blogs…–  no tiene que ir «por su naturaleza» contra el modo –hacer las cosas Bien-.

Pero por otro lado, revistas de cine, de rock, y de cosas mucho más raras que los cómics, las hay en el mercado del papel. ¿Y porqué no existe un único ejemplo de nueva revista con capacidad de mover el asunto, colarse en las bibliotecas (el cómic es cultura, estamos de acuerdo), empatarse con el signo de los tiempos (¡eh!, ¿no vivimos un nuevo boom artístico y creativo?¿no está el cómic más presente que nunca en los media?) y fidelizar a un grupo de lectores asiduos con una publicación seria, profesional, ecléctica, actual y bien editada (mejorando lo presente de las pocas excepciones como un saludable Dolmen, que, ya he dicho, se orienta más específicamente hacia el subgénero de los superhéroes)? Pasan varias cosas: la primera, todo dios se cree a la altura, y lo «demuestra» en un blog que se hace cualquier tarde paseando por blogger.com. La segunda cosa, la red misma (que claro, es la primera, en el fondo) ¿no llega con los blogs? ¿no nos informan y analizan el género con calidad «La cárcel de papel», «Entrecómics», «Zona Negativa», tantos y tantos blogs colectivos o personales?¿la referida ‘Tebeosfera’ no demuestra claramente que el nuevo espacio para la divulgación y estudio de la historieta está on line y no on the quiosco/librería?. Entonces, ¿qué puede ofrecer diferente una revista en papel (o, caso de TCJ, en ambos soportes, pulpa y web)? Creo que bastante.

  1. Frente a lo inmediato que cubre como nadie la red y su apetitosa capacidad de interacción con el lector, la revista aporta análisis, dosieres extensos bien «templados», estudios minuciosos.
  2. Hay que contar con otra aportación, algo que por culpa de la WWW parece no tener importancia ya salvo en contadísimos casos: una línea editorial. Un libro de estilo. Y bajo esa línea o criterio «de revista» (piensen en lo diferentes que son «Rockdelux» y «Ruta 66»; «Cahiers» y «Fotogramas», «Qué leer» y el suplemento «Babelia») se albergan firmas. Y es criterio de la dirección de la revista buscar aquellas que entiende de máxima calidad (recuerdo que QUISE comprar «Volumen» por eso, porque allí dentro se anunciaban las plumillas que a mí me interesaba leer).
  3. Pero sobre todo, y aquí no cabe pensar «también en la red», propone un diálogo «matérico» inexistente ‘en línea’. El contenido viene empacado en un libro-objeto que, por sí mismo, tiene un valor innegable: ¿quién no aplicó a ciertas compras la coletilla «ideal para lucir en la librería», entre la sorna y cierto grado de verdad? Es el libro como material bello y palpable.
  4. Además una buena revista es un producto que interacciona con la historia de las revistas. «Volumen» marcó como objeto (primera a color, sí), del mismo modo que lo hizo «La aventura de la Historia» en un mercado donde las revistas sobre historia eran pequeñas, feas y en blanco y negro. Del mismo modo el ‘The Comics Journal’ 301, ese tocho, va a marcar la historia de las publicaciones teóricas y divulgativas sobre cómic ya desde su forma. Y luego, claro, una continuidad de plataformas de crítica regenera escuelas de análisis, pero esto ya es quimera plantearlo en este país. En España no hay nada que se parezca ya, en intenciones académicas (ya no digo plásticas, de valoración del objeto), a «TCJ», ni siquiera a «Rockdelux» (que cito por ser un histórico en su campo con una renovada apuesta por el espacio digital, y demuestra compatibilidad absoluta y retroalimentación). No conozco espacios transversales que mixturen una eficaz explotación de las posibilidades de la red con las que ofrece el soporte papel.

Quiero insistir al finalizar: la permanencia, el libro-objeto (vuelvo al 301 de THC, hay que tocarlo para sentirlo), son valores que, al menos yo, no encuentro en la pantalla de mi ordenador. Quizá en un tablet, que no deja de ser una puerta a algo nuevo, y físicamente muy manejable, se me revelen nuevas posibilidades en tanto que manejabilidad. Pero con todo seguiré sintiendo atracción por estas cosas:

 

Y con esta reflexión, solo resta cerrar este post con una pregunta al viento, o a mí mismo: ¿soy simplemente un sentimental de otro tiempo, o realmente en una revista, en un volumen destinado a la librería tras la atenta lectura, hay valores no mejores, pero sí diferentes o complementarios a lo que hoy por hoy (y en el futuro) nos ofrece la red?

O, una última pregunta sin solución: ¿nos deparará un futuro cercano una revista heredera del «Hijo de Urich»? Personalmente veo una coyuntura tan difícil como, merced a las nuevas tecnologías, sugerente, que obra tanto de repelente (lo dicho: el papel hoy, ¿eco del pasado?) como de posible aliciente por sus posibilidades como «extra» (o algo más) de una publicación en papel. Así que ¿quién sabe?

la gran pregunta

PD: no se sienta «discriminado» quien no ha sido citado, no quise ser completista ni conozco, por supuesto, toda la red de redes o la historia de las revistas 🙂

Be Sociable, Share!

9 Comentarios Dejar comentario

  1. The Watcher #

    Muy interesante esto que planteas, Octavio. Yo llevo dándole un tiempo vueltas a todo esto. Mi opinión es que no debemos confundir medio con formato… El medio electrónico es sólo una fórmula «nueva» de publicación, y como tal puede dar cabida a cualquier tipo de texto. Yo creo que tenemos que empezar a cambiar el chip todos. Es verdad que internet parece más adecuada para cuestiones inmediatas, que el papel perdura y los posts se los lleva el viento… pero esto no tiene por qué ser así. Yo creo que es factible trasladar el funcionamiento de una revista a la publicación on line sin mayores problemas. Tú mencionas varios ejemplos, pero yo en lo que más me fijo es en las publicaciones académicas. Hoy en día es cada vez más frecuente que los departamentos universitarios publiquen sus revistas en formato electrónico, sin que eso implique renunciar a todos los controles de calidad que tiene una revista de este tipo: revisión de pares, línea editorial, correctores, etc. Estas revistas luego son distribuídas (la mayoría pagando, claro) a los repositorios digitales de las bibliotecas universitarias que lo soliciten. En el mundo académico ya no hay diferencia alguna entre papel e internet, o está dejando de haberla rápidamente. Claro, un blog es otroa cosa, de eso ya hemos hablado. Permite ciertas cosas, uno puede publicar un artículo curradísimo pero el funcionamiento de una revista es otra cosa. Pero ¿por qué no sería posible una publicación a lo TCJ en español en la red? Claro, no es exactamente lo mismo, a mí también se me cae la baba viendo tus fotos, pero ahí han sido lo suficientemente inteligentes como para dar un plus con el formato que atraiga a compradores. AHora mírate casi cualquier publicación académica en papel. Yo tengo delante un par de un departamento de la universidad donde estudio. Son «feas», en B/N, tamaño pequeño, apenas sin fotografías… Cuesta dios y ayuda sacarla porque cada vez merece menos la pena. Lo que intento decir es que en la red se pueden hacer cosas muy chulas, más de lo que permite el papel salvo excepciones como el TCJ… Y estoy convencido de que se van a ir haciendo, tanto en divulgación/actualidad como en el ámbito académico.

    Un saludo y perdón por el tocho, que me he enrollado cosa mala.

    • octavio #

      sin perdones, has aportado la otra cra, con la que estoy de acuerdo totalmente. Aunque todos vemos TCJ como una quimera, la realidad es que la tecnología on line está revolucionando todo y la edición ahí es «nunca cutre» tan fácilmente como puede ser austera hasta matar… las dificultades técnicas se estrechan muchísimo on-line, vamos.
      Con todo, me remioto a mi final, a la idea casi romántica y, temo, de genreación. Soy «de revistas», y la red no es del todo lo mismo, por el punto citado: el atractivo que tiene en mí «la materia». es uqe es un plus, aunqeu acarrea, hoy por hoy y a la hora de la verdad, temo, más inconvenientes (costes, pérdida…) que virtudes, frente al publicar on line (tema que en ectores académicos, por cierto,m no sigo en absoluto…).

      • The Watcher #

        A mí también me gusta la revista en papel, por cuestión generacional (no nos llevamos tanto ;)) pero asumo que el paradigma está cambiando. Piensa otra cuestión que yo ahora estoy viviendo en primera persona: a la hora de llevar a cabo una investigación o un trabajo de una asignatura, supone una comodidad inmensa hacerlo a través de internet, consultando publicaciones electrónicas. Cuando algo sólo están papel, me implica ir al quinto pino a buscarla en una biblio, comprobar in situ si realmente me vale o no, pedirla prestada (si la prestan, si es revista normalmente no y hay que sacar fotocopias), devolverla en quince días, etc.) Es un engorro. Que sí, que así estudiamos todos la carrera, yo el primero, pero ahora no lo concibo :).

        Yo por cierto fui comprador de Dolmen durante muchos años, y también de la Trama, me gustaban. Y hoy lamento mucho no haber comprado la U u otras revistas por falta de interés (cuando uno era fan hardcore de los SH, ya sabes), por eso si alguien se curra la digitalización de estas revistas le estaré eternamente agradecido. Eso sí, tengo claro que si el U vuelve algún día, será en pantalla. Sign of the times!

        • octavio #

          yo, que lo dejé «al viento» y preguntado, creo que (y me entristece por morriña, claro) no va a venir otra revista de librería y mensual o trimestral, para eso le gana la partida la red, claro, así que supongo que las publicaciones que vengan y si vienen serían on line (aunque el modelo TCJ no es un imposible, ojo, o el modelo RDL, para el caso, auqneu les avala una historia de décadas y un estatus).
          Hacer de ello una empresa rentable, supongo que no es una quimera aunque no sabría decir cómo (banners, y tal, pero no es mi mundo… los banners de este blog, por ejemplo, no me dan ni un duro, son cosa de la empresa gentedigital, y en El Octavio Pasajero, como es evidente, no hay esponsors ni lo shabrá ;D)

      • Álvaro Pons #

        En los campos científicos, la publicación en papel es ya obsoleta. Las grandes publicaciones científicas son ya on-line. Algunas mantienen la versión impresa, pero como un extra. La realidad es que no conozco a nadie que consulte las revistas científicas de mi campo en su versión impresa, todo el mundo lo hace en la on-line. Y, desde luego, eso no resta ni un ápice de su calidad…
        Creo que no debemos confundir lo que nos gusta, como bien dices, con la realidad. Y esa realidad dice que la publicación on-line es el futuro y el papel, como ese maravilloso TC 301, es para los dinosaurios que seguimos acumulando y acumulando papel. 🙂

        • octavio #

          esto responde a mi primera pregunta, jeje… que era claramente engañosa, como ves por mi 2ª respuesta a Watcher, busco la charleta y la sana discusión sobre el tema en este momento «bisagra»

        • octavio #

          en todo caso, te matizo que, como he insistido, no niego la mayor, que on line puede darse la misma calidad intrínseca que en papel, pero sí advierto que, en fin, puede también entenderse que no es la misma experiencia una lectura en Ipad que «tener» el TCJ 301. Esto es así más allá de generaciones, es un hecho objetivo, no una añoranza subjetiva.
          Lo que también es evidente es el abrumador caudal de ventajas que arrastra la experiencia on line…

  2. octavio #

    Y en todo caso, cabe preguntarse, aceptando el futuro «virtual», porqué no las hay, o porqué se pueden contar con los dedos de una mano…

    • octavio #

      (digo, revistas digitales con el espíritu que estamos comentando, claro…)

8 Trackbacks

  • Octavio Beares - si lo vuevo a revisar, lo borro :) "El Diario del Cómic" ¿una quimera? - http://t.co/f4Z6hLHr
  • Octavio Beares - @mandorlablog, Joan Navarro, @TEBEOSFERA ... ¡y muchos más, en mi (amable) punto de mira! ;) en http://t.co/9WM2Mzdt
  • Octavio Beares - también apariciones estelares de @alvaropons, @ZonaNegativa, en cierto grado @fcnaranjo y hasta uno que pasaba por allí http://t.co/9WM2Mzdt
  • Octavio Beares - revistas, portales, blogs, plumillas y The comics Journal, todo cabe hoy en Serie de Viñetas.Fin del autobombo, lo juro http://t.co/9WM2Mzdt
  • TEBEOBIEN - si lo vuevo a revisar, lo borro :) "El Diario del Cómic" ¿una quimera? - http://t.co/f4Z6hLHr
  • Entrecomics - En su blog, @OctavioB_ habla sobre las revistas teóricas en España. http://t.co/xgEMP2Jk
  • Gerardo V. - Hale, ya le he soltado la chapa a @OctavioB_ . ¿Os habéis pasado ya por su post de hoy? http://t.co/GxlA6Yao
  • gentedigital - “El Diario del Cómic” ¿una quimera? http://t.co/Z3ZK6dhJ