GIRLS DON’T CRY, de Nine Antico

Artículo publicado en Faro de Vigo el 24 de Junio de 2011

Las chicas con las chicas.

Desde Francia nos sorprende un cómic fresco y ácido que retrata, en clave de humor, las pequeñas miserias de la adolescencia y, más concretamente, de la femenina.

Nine Antico es una perfecta desconocida en nuestro país a la que, a tenor de “Girls don’t cry”, habrá que seguir de cerca. Esta nueva autora ya es popular en su país natal tanto por “Le Goût du paradis” (2008) como por “Coney Island Baby” de 2010. En ese mismo 2010 se editó la recopilación de las planchas que reúne “Girls don’t cry”, previamente publicadas en la revista “Muteen”, de moda femenina y para lectoras adolescentes. Así salieron las doce primeras planchas de este libro, como chistes sueltos, y añadiendo hasta un total de 56 páginas ha salido como libro, también ahora en España, de la mano de la Editorial Glenat.
La obra se puede leer (de hecho, se lée) de un tirón como la acumulación de indolentes anécdotas juveniles, una sucesión de estampas costumbristas de tres amigas parisinas, jóvenes, guapas… y huecas. Sí, hay vitriolo en este cómic con portada que rinde tributo nada disimulado al clásico de The Cure “Boys don’t cry”, y bajo su humor elegante siempre se agazapa una ironía presta a escalar al primer plano. Casi podemos hablar de cinismo, pero no es tan ácido el retrato, y la mirada de Antico, mujer y también joven (nacida en 1981), no es tan despiadada como crítica. Sin evitar cierto cariño, algo de añoranza por la juventud perdida… juventud loca, hueca, hasta boba, sí, pero en la que un estado mental o una sensibilidad son momentos de intensidad pura y auténtica. Cada página de este cómic se lee, pues, como una brevísima historia cerrada aunque los amoríos pueden permanecer de una a otra, y las situaciones, alargarse brevemente, si la autora considera que dicho momento requiere una cierta permanencia. Dentro de la futilidad y evanescencia propia del universo teen de las tres amigas, claro. La ropa, la moda, la pose en el pub, los chicos, más chicos, y por último… los chicos de nuevo, son los temas que vuelven una y otra vez al universo multicolor de “Girls don’t cry”. La pose, el complejo y la obsesión por lo superficial y los aspectos más banales de sus filias y fobias, constituyen todo aquello que queda evidenciado y criticado. Resulta curioso, por todo ello, pensar que las primeras páginas fuesen editadas en una revista súper pop y fashion, aunque bien pensado, la verdad, no resulta nada raro.
Y no es raro porque, más allá de lo que cuenta, está el estilo de Antico, depuradísimo, impactante, un dibujo de corte realista que se desdibuja por la vía del pop y el kitch, que adopta colores casi psicodélicos, haciendo de cada página un festín visual. Y además la distribución de plancha en tres tiras se beneficia de un movimiento constante de plantilla, con un uso siempre cambiante de la disposición de las viñetas (esto es, olvídense de una distribución de 3×3, y prepárese el lector a una fiesta de viñetas versátiles). Todo dominado por un sentido orgánico, como si cada página fuese un cuerpo vivo de formas suaves, que se ajustan unas a otras como piezas de un puzzle. Un trabajo exquisito, cuidado, nada agarrotado y que dota de vida y coherencia a un libro que podía caer en la monotonía. Y que resulta cualquier cosa menos aburrido, sin duda.

Be Sociable, Share!

Etiquetas: