Premios del Saló

Conste que es un poco estéril hablar del tema tras una reflexión tan acertada como la de Santiago García (leer aquí). Pero no quiero dejar de hacer sonar mi voz de desconcierto ante unas «nominaciones a», y unos premios del Saló que, por necesarios e importantes, necesitan una profunda actualización. Las nominaciones, las ausencias en boca de todos, son tema habitual año tras año (y las paranoias freaks, y los insultos.. parece que en 2010 todo es más tranquilo, por fortuna). Pero es verdad que en vez de ruido inane merece la pena, de una vez, reflexionar y ver qué cosas no nos gustan o son mejorables en dichos premios.

Este año como todos, hay poco consenso, y muchas voces en la blogoesfera que critica las nominaciones y las ausencias. Personalmente yo tampoco entiendo que no se momine «Notas al pie de Gaza», pero quizá este aspecto va en gustos (que son como los cuartos traseros). O quizá no. Y en todo caso los premios reflejan la actualidad. Y si, de un modo general, se empieza a advertir que dichos premios están fuera de esta realidad, del presente de la historieta; que, en fin, no capturan el momento, y del momento obvian lo mejor… ¿de qué servirán?

Con todo, son temas subjetivos. Por ello mejor centrarnos en lo que mejoraría la situación. Creo que la transparencia es un debe (¿quién exactamente ha votado? no sabemos con exactitud, mucho menos con nombre y apellidos), y creo que ciertamente el modelo de las categorías puede replantearse. Se debe mirar qué premios realzan al medio (y a la industria nacional que soporta al medio, y a nuestros autores, que esto es un salón de aquí) y además que sean, profesional y artísticamente, merecidos. Guión, dibujo… bueno, son categorías, pero es verdad, como se lee en Mandorla, que hay otras vías, más cercanas por ejemplo al espíritu Angoulême.

Pero no, no voy a proponer soluciones que no tengo, y sí plantear que efectivamente veo puntos débiles. Y que, creo, el Saló de Barcelona (el más importante evento nacional referido al cómic sin ningún género de duda) debe plantearse también él mismo. Porque suya es la posibilidad de mejorar. O la de estancarse, claro.

Be Sociable, Share!