MILLER Walter M.

Yo quiero bañarme en mares de radio

El fin de semana hice una ruta muy peculiar para un futuro reportaje, saltando entre Álava y Burgos (estoy muy a favor de Burgos, ya lo he dicho, ¿no?), y pasé junto a la central nuclear de Santa María de Garoña.

Bah, parece bastante inofensiva, revestida con esa advocación mariana y rodeada por ese perímetro de arbolitos tan tranquilizador, en medio de un valle tan cuco y tan poco poblado: cualquier nube radioactiva mataría allí menos gente que las pulmonías que pronto acabarán con los fumadores temblorosos en el exterior de los bares en las noches de enero. Incluso si se escapara algún cuesco de estroncio, cobalto y plutonio, seguro que podrían cerrar el desfiladero de Sobrón con alguna compuerta gigante de plomo o algo.

Y me terminé de tranquilizar cuando descubrí que la región está preparada para catástrofes nucleares desde hace más de 1.200 años. Abundan las casas de los Picapiedra perfectamente equipadas con cámaras de roca -evidentes refugios antiatómicos altomedievales-…

 


 

 

 

…y con algo que me hará mucha ilusión escribir en el reportaje: sepulturas antropomorfas, sepulturas antropomorfas, sepulturas antropomorfas.

Algún día volveré a estos refugios antiatómicos altomedievales antropomorfos y releeré en ellos algunos párrafos de Cántico por Leibowitz, los que hablan por ejemplo de la Era de la Simplificación: «Pasaron los años y la Tierra todavía no estaba limpia. Así constaba claramente en la Memorabilia (…). Y el odio dijo: ‘Vamos a lapidar, destripar y quemar a quienes hicieron esto. Hagamos un holocausto con quienes idearon este crimen, junto con sus mercenarios y sus sabios; quemémoslos, que mueran junto con sus obras, sus nombres y hasta su recuerdo. Destruyámoslos a todos y enseñemos a nuestros hijos que el mundo es nuevo, que no sepan nada de los hechos antes ocurridos. Hagamos una gran simplificación y después el  mundo comenzará de nuevo'».

Imagen de previsualización de YouTube
11

Escribe tu correo:

Delivered by FeedBurner



Escribo con los veinte dedos.
Kazetari alderraia naiz
(Más sobre mí)