Un amigo

Hicimos juntos el primer viaje de nuestras vidas -aquella primera vez en que salimos de casa pedaleando sin saber dónde íbamos a dormir: teníamos 17-; y hace dos semanas salimos otra vez pedaleando desde casa sin saber dónde íbamos a dormir -tenemos 40 y casi 40-.

En medio, tantos viajes. Y siempre las mismas conversaciones. Me animo a decir que una de las gracias de la vida consiste en encontrar a alguien con quien pedalear y con quien hablar. Siempre el mismo pedaleo, siempre la misma charla: tanto, que a las conversaciones les hemos puesto números y así ya no tenemos que repetirlas enteras. Dice él: “La siete”, y nos reímos. Digo yo: “La cuatro”, y nos enfadamos.

En el quinto día de este viaje, reventé la cubierta trasera en Montréjeau.

20

Él cogió mi rueda y se fue pedaleando diez kilómetros hasta el siguiente pueblo en el que había un taller de bicis: Saint Gaudens. Yo cogí las mochilas y mi bici coja, me fui a la estación, esperé una hora y media y me subí al tren.

21

Cuando llegué a Saint Gaudens, él lo había arreglado ya todo y yo tenía rueda trasera otra vez.

Esta mañana, tras 1.070 kilómetros de pedaleo conjunto, nos hemos despedido con un abrazo en Ventimiglia. Ha cumplido otra vez su palabra: ha venido conmigo hasta el primer pueblo de Italia, ha cenado conmigo una pizza y esta mañana se ha vuelto. Ha girado hacia el oeste, yo he girado hacia el este. A los cincuenta metros, le he silbado, se ha girado, nos hemos saludado con los brazos en alto y hemos seguido pedaleando.

Me quedan cuatro o cinco días para llegar hasta el pueblo de S. También me gusta ir solo, voy a disfrutar estos días. Pero he escrito esta entrada, tumbado en la habitación de un hostal de Villanova di Albenga, porque he dicho “la nueve” y nadie me ha respondido.

23

PD: En esta foto -durante este viaje- yo llevo el mismo maillot que a los 17. No importa nada, pero me da risa.

votar

1 comentario Dejar comentario

  1. Josema #

    Un placer y lo mismo digo. En el 93 me esperaste en Ponferrada y este año me has esperado en Tarbes, paciencia la que tienes. Viaje tontorrón, pero como siempre ha aportado muchas cosas interesantes y curiosas (pienso que algo habrás influido).
    Por último y aunque no sea religioso me acuerdo de los santos que seguro nos han acompañado por lo menos en algún tramo del viaje hasta Italia: Saint Gaudens, Saint Martory, Saint Trófimo, Saint Maximin, San Julius Agrícola, Saint Raphael, San Ludovico y San Supertramp.

Escribe tu correo:

Delivered by FeedBurner



Escribo con los veinte dedos.
Kazetari alderraia naiz
(Más sobre mí)