Mi amigo del otro lado

Mi amigo J., de 35 años, no tiene ordenador y entra en internet una vez cada tantas semanas, si le pilla de paso alguna biblioteca pública. Cuando escribo en este blog un texto que le puede interesar, le llamo por teléfono para que lo lea. Una vez quise enviarle un e-mail importante, pero como suelen cerrarle su cuenta de correo electrónico por falta de uso, imprimí el mensaje, lo metí en un sobre, le puse un sello, escribí sus señas y lo eché al buzón. A ver, ¿cuántos habéis bajado a la calle a echar un e-mail al buzón?

Pero mi amigo J. también tiene su agenda electrónica. Suele ser un papelito mal recortado que lleva plegadísimo en la cartera, donde anota con letra enana los asuntos que quiere consultar la próxima vez que entre a internet, así, sin mucha prisa. La última vez que vi su ciberagenda, estaba de lo más prometedora: Urumea, Jaca Palacio Congresos, Saint Lary Hincapie-Pereiro, Méridienne verte.

Vamos a hacer una prueba. No voy a avisar a J. sobre este post. Veremos cuánto tarda en descubrirlo -si es que lo descubre alguna vez- y si nos deja algún comentario -suele hacerlo muy de vez en cuando, con un curioso seudónimo-. J., tú que vives al otro lado de la brecha digital, dinos: ¿sois felices allí, vuestros amores os corresponden al menos en un veinte o veinticinco por ciento, hay algún paraje llamado Greenland o Groenlandia, soñáis con cangrejos, con niños ciegos, os acordáis de cómo se asfixió el ciclista Tom Simpson, tenéis fresas allí, al rezar os acordáis de las caravanas del desierto?

votar

14 Comentarios Dejar comentario

  1. Rubén #

    Aupa Mikel Laboa

  2. Yo también tengo curiosidad.

    • Ander Izagirre #

      Igual alguien le da el chivatazo… Me encanta imaginármelo ahora, en este preciso instante, caminando tranquilo por su mundo real, ajeno a estas tonterías virtuales que hacemos los de este lado…

  3. Apagarse
    Es lo mejor que tienen nuestras supertecnologias: desconectarse a voluntad.
    Ánimo a ejercitarlo con frecuencia.

  4. Yo hago listas en Google Docs que luego me sirven en el mundo de J., qué tengo que comprar en el eroski o qué libros me interesan para pillar en la biblioteca.
    El yin y el yang.

  5. esnabide #

    Conociendo a tu amigo J.diría que lo que es, es muy disciplinado, tanto en su ámbito profesional como cuando disfruta de sus hobbies.
    Estaría bien «no chivarse» y ver cuanto tiempo tarda en enterarse de este post.

    • J. #

      Lo siento. Al disponer de tiempo libre (un bien muy valorado) me he planificado esta agradable mañana (Irún, jueves 29 de diciembre, 12:40 horas) y entre otros objetivos he incluído el de la siempre interesantísima VISITA A LA BIBLIOTECA MUNICIPAL (soy habitual en la de Irún y Jaca). Digo «lo siento» porque debido a mi sinceridad no puedo quedarme tranquilo sin escribir que acabo de leer el Blog. Bueno Ander, no tengo palabras, ¡vaya «pichorradicas» que escribes! Como suelo decir que cada día es un pequeño viaje continuaré realizándolo y añadiendo consultas que van surgiendo en mi I PHONE 5. Mantendré interés. J.

      • Ander Izagirre #

        Me preocupas, J. ¡Has tardado nada más que dos días en leer este post! Estás enganchado al mundo virtual. Sal de aquí, hay esperanza, vete a Aguirre, compra una palmera de chocolate, pasea por las marismas, observa a las aves migratorias en su refugio invernal, rompe en pedazos tu aifon de papel y lánzaselo para que se lo coman.

      • Si llegas a contestar ayer, habría pensado en una inocentada de alguien.

      • esnabide #

        ¡veis!! muy, muy disciplinado………..

  6. iturri #

    Buen apunte, Izagirre. 😉

    El jueves a la noche estuve en el concierto que Ruper Ordorika dio en el Victoria Eugenia donostiarra y me acordé de este apunte: por lo de Mugalaris de la banda de Ruper y de que él canta el poema de Bernardo Atxaga al que se debe el título de este apunte: 37 galdera mugaz bestaldean dudan kontaktu bakarrari. Es decir, 37 preguntas al único contacto que tengo al otro lado.

    Lo del mail enviado por correo tradicional: no es lo mismo, pero en la segunda mitad de los 90, yo escribía cartas a mis amigos en mi ordenador casero usando para ello el programa Word Perfect, las imprimía y se las enviaba por correo tradicional. Y es que no tenía Internet en casa, ni tenía puñetera idea de qué era eso.

    ¡Ah! Al principio pensaba que tu colega J. estaba más lejos, físicamente. Lo imaginaba en Bolivia. 😉

    • Ander Izagirre #

      Pues resulta que J. vive en tu pueblo, to globalizazioa! Word Perfect erabiltzen zenuen: beti izan zara aitzindari teknologikoa, Iturri, nik Writing Assistant neukan, Word Perfect ez nuen ezagutu ikastolan erakutsi ziguten arte. Kazetaritzako karreran, hirugarren urtean Informazioaren Teknologiak izeneko ikasgai bat geneukan, eta lehenengo praktika irakasleari e-mail bat bidaltzea izan zen. Ai!

12 Trackbacks

Escribe tu correo:

Delivered by FeedBurner



Escribo con los veinte dedos.
Kazetari alderraia naiz
(Más sobre mí)