¿Sirven para algo las fechas de caducidad de los alimentos?

“Eso son pataqueiradas (tonterías)”, decía mi abuela Isolina cada vez que poníamos reparos a sus bocadillos de Nocilla argumentando fechas de caducidad expiradas, lo que sucedía a menudo porque ni ella misma sabía lo que escondía su gigantesca despensa.

Botes de Cola Cao, latas de conservas, cajas de galletas… hacinados en cada uno de los estantes del “comercio”, como ella llamaba al lugar oscuro y húmedo donde almacenaba  los alimentos que compraba durante el año, preparándose para nuestra visita en el verano. Allí había suficiente comida para alimentar al ejército ruso durante el cerco a Stalingrado. Por eso, no era extraño que algún producto se quedara olvidado en el fondo de las estanterías, absorbido por algún misterioso agujero negro.

En una de las incursiones en el “comercio”, el tío Verio encontró una lata de anchoas con fecha de caducidad de 1973, un dato completamente irrelevante de no ser porque estábamos en 1990. Para nosotros, aquella conserva era una auténtica pieza de arqueología alimentaria; para mi abuela, una oportunidad única de demostrar su teoría de que las fechas de caducidad eran un cuento chino.

Tratamos de arrebatarle la lata, pero todos los intentos fueron vanos. Inútil impedirlo. Sacó un abrelatas y con movimientos rápidos y nerviosos logró rescatar a las anchoas, que llevaban años apretadas como anchoas en una lata. Atónitos, presenciamos cómo se las iba comiendo una tras otra. Aquella noche pensamos que sería la última de la abuela, o que cuando menos amanecería con dolores de cólico nefrítico. Pero no fue así, se despertó como siempre, fresca como una rosa. “Ya veis, eso de la caducidad es un cuento chino”.

Desde entonces, soy escéptico con las fechas de caducidad y siempre que viene a cuento narro la anécdota de la abuela Isolina y la lata de anchoas de 1973. Hoy la recordé al leer un post sobre cuánto tiempo después de caducar se pueden comer ciertos alimentos sin que sufra la salud. Por ejemplo:

Leche: Se puede beber hasta una semana después de caducar, aunque pierde sabor y valor nutritivo.

Mayonesa de bote: Puede durar hasta un mes después de caducar.

Yogur: se puede comer hasta 10 días después de su caducidad.

Huevos: Mientras estén bien refrigerados, pueden consumirse entre tres y cinco semanas después de que caduquen.

¿Alguna vez has comido bien caducadito? ¿Tuvo alguna repercusión en tu salud?

Be Sociable, Share!

votar

Etiquetas: , ,

17 Respuestas para “¿Sirven para algo las fechas de caducidad de los alimentos?”

  1. bettyboop 2 septiembre, 2010 a las 3:36 #

    Estoy de acuerdo con la abuela. En Semana Santa había yogures en la nevera caducados desde hacía una semana. Dudé en comerme uno porque al día siguiente salíamos de viaje, al Bollo precisamente, pero me lo comí pensando que tirar la comida es un crimen. No me pasó nada. Cuando volví del Bollo seguían los yogures en la nevera, caducados desde hacía tres semanas. Me los comí porque tirar la comida es un pecado (así nos lo decía mi madre: “con la gente que se muere de hambre..”) No me pasó absolutamente nada. Lo de la fecha de caducidad es cuestión de marketing!
    bettyboop

  2. titajú 2 septiembre, 2010 a las 3:37 #

    Pues sí, claro que sí. Fui estudiante universitaria en Santiago; allí te comías lo que hubiese por cualquier lado cuando llegaba fin de mes y no quedaba presupuesto.
    Y los amigos de mi cuñado, en la misma situación que yo, hacían la compra en un conocido supermercado de la misma ciudad, y compraban exclusivamente alimentos caducados que había en las estanterías, porque el supermercado no se los cobraba.
    Yo nunca encontré ningún alimento caducado en el súper, supongo que ellos iban antes que yo.
    Por cierto, seguimos vivos todos y nos va muy bien.

  3. Marc Roig Tió 2 septiembre, 2010 a las 4:04 #

    De cuando era estudiante de nutrición (una carrera que nunca terminé, ehem), nos hablaron del tema de los yogures. Yogur es por definición un derivado de la leche con tales y cuales propiedades (número de bacterias, por ejemplo); pasado un tiempo, el número disminuye y ya no se le puede llamar yogur aunque eso no significa que sea malo para la salud. Si te has fijado, cada vez hay menos yogures en el súper y más “postres lácteos”, que duran más/son más baratos de producir.

    Otra opción sobre las fechas de caducidad es que el chiste no tendría gracia si no existieran:
    Va uno que abre la nevera con los ojos cerrados y después de muchos manotazos consigue agarrar la mermelada que buscaba; sin abrir todavía los ojos, la destapa, lanza la tapa bien lejos y por fin empieza a mirar.
    Su amigo, extrañado, le pregunta por qué lo hace así.
    -¿Qué es lo que aquí pone?- dice el de la mermelada.
    -“Consumir preferentemente antes de ver tapa”.
    -Pues eso.

  4. Sergio 2 septiembre, 2010 a las 4:30 #

    Si la cuajada es leche estropeada ¿cómo va a caducar? ¿ otra vez? Digo lo mismo del queso.

  5. Kiko 2 septiembre, 2010 a las 5:09 #

    Hola,

    trabajo en la industria alimentaria y la fecha es la caducidad es la fecha hasta q el productor garantiza q el producto tiene “las mismas cualidades” como el primer día. Quiero decir, q tiene tantas vitaminas y valores nutritivos como la tabla que se indica en el envoltorio. Pasada la fecha de caducidad, el producto se puede comer sin problemas, pero puede tener menos aroma, menos vitaminas, menos sabor…etc, q si estuviera recién envasado.

    Saludos!

  6. leitzaran 2 septiembre, 2010 a las 6:11 #

    Al hilo de lo que dice Sergio, ¿el vinagre tiene fecha de caducidad?

    Vino >> Vinagre >> ???

  7. Allendegui 2 septiembre, 2010 a las 23:27 #

    Jajaja, Mónica, me sonaba alguna historia tuya con los yogures, pero no me acordaba. Titajú, bienvenida, espero que disfrutaras tus vacaciones. Marc, no conocía ese chiste, me he reído mucho con él. Sergio, todo sabe mejor cuando se estropea, si no, mira el queso con gusanos, ¿no te parece Leitzarán? Kiko, bienvenido al blog. Muchas gracias por ese apunte, ahora consumiré más tranquilo los productos caducados.

  8. Carmen 3 septiembre, 2010 a las 12:43 #

    Hoy mismo he saboreado un yogur con fecha de caducidad 31 de julio (de este año). De fresa y muy rico. Como si lo hubiera comprado hoy mismo.

  9. admin 4 septiembre, 2010 a las 15:01 #

    Carmen, ya ves que mi abuela tenía razón, aunque eso sí, creo que no me la jugaría con un yogur de 1973.

  10. rilley 8 octubre, 2010 a las 15:09 #

    Tras leer este post he tenido la valentía de comerme un yogurt caducado de 4 días xD

  11. Juan Manuel 15 octubre, 2010 a las 18:50 #

    Magnifica la historia de tu abuela!! En mi despensa hay una mermelada de fresa que dice Lote 2006 en la tapa, se quedo en el rincon mas profundo y jamas la vi…Se ve tan rica,jajajaaa Tu que opinas? Saludos!!

  12. Manuel 8 enero, 2011 a las 9:07 #

    Me pareció perfecta la afirmación de la abuela Isolina en relación a las fechas de caducidad: “esas son pataqueiradas”, yo en lo particular he tomado alimentos varios hasta con un mes después de su caducidad, y aquí estoy, bien tranquilo.

  13. Jtrorec 18 febrero, 2011 a las 12:14 #

    Yo suelo ser el encargado de limpiar (comerme) de la nevera los restos caducados, excepto los fiambres, que una vez muertos van directos a la ru00eda con cemento en los bordes que se hayan qedado duros. nSin embargo, cargo con un sambenito que me recuerda mi mujer cada vez que sale el tema de las fechas de caducidad o de los gatos:nHubo una vez en que habu00edan quedado rezagadas 2 u00f3 3 du00edas unas alitas de pollo de una conocida cadena de pizzas. Estaba yo con hambre y husmeaba la nevera en busca de alimento ru00e1pido. Tenu00edamos un gato, tambiu00e9n tenu00eda hambre y nos encontramos los dos merodeando por la cocina. Asu00ed que decidu00ed cederle las alitas y buscarme otra cosa. Bueno, a los dos du00edas el gato, Lucas, se puso un poco malo. La abuela de mi mujer: “este gato tiene algo del hu00edgado, se tambalea, estu00e1 amarillo y no para de beber agua”. El veterinario: “parece que tiene algo hepu00e1tico, por la deshidrataciu00f3n y el color amarillo de los ojos y encu00edas”. Gran pena de mi mujer y su abuela. No, de la abuela tampoco demasiada pena.nEl gato estuvo dos semanas a punto de ser fiambre, pero finalmente sobreviviu00f3. Y a mu00ed me ha quedado la fama, ya que no nos llevu00e1bamos demasiado bien, de que quise deshacerme del minino. Muriu00f3 dos au00f1os despuu00e9s y realmente lo sentu00ed. Pero menos mal que estuvo ahu00ed para comerse u00e9l las alitas y no yo. No he vuelto a pedir alitas.nAl margen de esto, coincido con que los yogures y otro montu00f3n de cosas se pueden comer perfectamente una vez caducados.

  14. doguiazul 10 abril, 2011 a las 17:20 #

    y por ej la harina se puede hacer masa con ella una vez vencida hace 5 meses?

  15. macki 11 marzo, 2012 a las 8:53 #

    bueno que les voy a decir . pues es que soy dueño de un mini market y por lo general siempre hay alimentos vencidos y quiero decirles que casi todo lo que como es vencido por que pues no voy a tirar nada y nunca me paso nada quiza los lacteos con mas de 15 dias no los coma pero el resto le doy . y hasta algun hot dog que se puso en verde lo comi y aqui estoy

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 1 septiembre, 2010

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “Eso son pataqueiradas (tonterías)”, decía mi abuela Isolina cada vez que poníamos reparos a sus bocadillos de Nocilla argumentando fechas de caducidad expiradas, lo que sucedía a menudo porque ni ella misma sabía lo q…

  2. Twitter Trackbacks for ¿Sirven para algo las fechas de caducidad de los alimentos? [allendegui.com] on Topsy.com - 3 septiembre, 2010

    […] ¿Sirven para algo las fechas de caducidad de los alimentos? allendegui.com/2010/09/01/%C2%BFsirven-para-algo-las-fechas-de-caducidad-de-la-comida/ – view page – cached This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 2.5 Spain License. Tweets about this link […]